Compartir

 

NIÑOS2

 

Resulta curioso. Hace unos días desayunábamos todos los redactores de El Palomitrón, y todos estamos de acuerdo en que las críticas tienen que ser constructivas. Destrozar el trabajo de un creador, no valorar el esfuerzo que supone sacar adelante un proyecto, los insultos y el desprecio total hacia una obra es algo que está desterrado de nuestra línea editorial. Es muy difícil hacer una crítica de NIÑOS GRANDES 2 respetando nuestra filosofía, así que más que una crítica, esto es un aviso.

No tenemos ni idea de quién es el público objetivo de esta producción. La peor película que un servidor ha visto en mucho tiempo es un folletín de chistes escatológicos  (pedo-caca-eructo-pis) bochornoso que sólo consigue que le espectador se sonroje sólo por el hecho de estar prestando atención a lo que ve en pantalla.

Publicitada como comedia familiar, estamos convencidos de que nuestro deber de avisaros. Ni los padres os vais a reir, ni encontramos aptas para el público infantil  sus constantes alusiones depravantes al sexo femenino. No hay nada que podamos defender en esta película. Parece mentira que a estas alturas estos productos vean la luz, y resulta desolador que encuentren distribución fuera de Estados Unidos en detrimento de títulos que rebosan talento y no encuentran sitio en las carteleras de nuestro país. No es preocupante, es alarmante.

 Si queréis llevar a los niños al cine, optar por otros títulos mucho más instructivos, divertidos, y amenos. Hay mucho donde elegir.

 

 

LO MEJOR:

  • Verla resulta tremendamente práctico si el día de mañana queréis hacer cualquier ranking que recoja las peores películas, ya sea del año, de la década, o de la historia.
  • La sala de proyección de SONY. La mejor de las que hemos tenido oportunidad de conocer.

 

LO PEOR:

 

  • TODO.
  • ¿Cómo es posible que ADAM SANDECES (perdón, SANDLER) sea uno de los cómicos de más éxito en Estado Unidos?
  • La incertidumbre que le invade a uno cuando oye a alguien reírse en la sala…

 

 

Alfonso Caro.

 

 

Compartir
Artículo anteriorTHE PURGE
Artículo siguienteTHE CONJURING. EXPEDIENTE WARREN

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

2 Comentarios

Dejar una respuesta