Compartir

13 reasons why - El Palomitrón

A excepción de las canadienses Between y Degrassi, a Netflix le faltaba un drama adolescente de producción propia en cartera. Para cubrir ese hueco aceptó encargarse de la adaptación del best seller 13 reasons why (Por trece razones), de Jay Asher, a manos de Brian Yorkey (ganador del Pullitzer por el musical Next to normal) y con la producción ejecutiva de Selena Gómez y su madre Mandy Teefey, quienes pusieron en pie el proyecto.

No es de extrañar que la plataforma se hiciera con los derechos de la serie, ya que la novela ha sido un fenómeno editorial desde su publicación en 2007, contando con el apoyo del NY Times. La propia estructura del libro, dividido en trece episodios centrados en cada uno de los personajes, hacía aún más viable su adaptación televisiva.

Por 13 razones es la historia de Clay Jensen (Dylan Minnette), un joven adolescente que recibe un paquete con varias cintas de cassette. La persona que las ha grabado es Hannah Baker (Katherine Langford), una compañera de instituto y de trabajo que se ha suicidado días atrás. Cada una de las caras de las cintas supone un motivo, con nombre propio, por el que Hannah ha decidido quitarse la vida. Esos nombres son los de Clay y otros compañeros que también han recibido las cintas. En cada uno de los trece episodios, Clay escucha una nueva cara y avanza en su particular investigación sobre la muerte de su amiga.

Hannah, nueva en la ciudad, es desprejuiciada y carismática. Todo ello le hace atractiva a ojos de sus compañeros y compañeras, pero a la vez la convierte en una blanco fácil para los dardos de todos los que se sienten rechazados por ella. Clay, el típico nerd guapo y del montón, siente una rápida atracción por Hannah en cuanto empiezan a compartir tiempo juntos como vendedores de palomitas en un multicine. El suicidio de su compañera afecta a las relaciones de Clay con su entorno y a su propia salud emocional.

Por 13 razones - El Palomitrón

El tono de la serie se aleja del de otros fenómenos adolescentes con protagonistas muertos o desparecidos como Pequeñas mentirosas o la más reciente Riverdale, mucho más autoparódicas e hiperbólicas. Conforme avanza la trama, entendemos que la serie se tome en serio a sí misma y hable con delicadeza del bullying y el acoso sexual que sufren muchas jóvenes en los centros escolares y que está amparado social e institucionalmente.

Por 13 razones plantea de forma honesta cuestiones como la venganza ante la falta de justicia, el machismo, las nuevas formas de ciberacoso, el slut blaming a las mujeres (avergonzarlas y criticarlas por su vida sexual) y sus consecuencias. El retrato de los personajes resulta verosímil y la angustia adolescente está muy conseguida.

Además de Bryan Yorkey y Selena Gómez, detrás del proyecto hay muchos nombres conocidos. En la producción ejecutiva encontramos a Elizabeth Benjamin (UnReal) y los episodios están dirigidos, entre otros, por Tom McCarthy (Spotlight), Jessica Yu (American Crime, Anatomía de Grey), o Gregg Araki (Mysterious Skin). Por 13 razones se estrena mundialmente el próximo viernes, 31 de marzo.

Fon López

No hay comentarios

Dejar una respuesta