Compartir

 

MR_ROBOT_still.0.0

 

La “caja tonta”, el “rectángulo catódico”, la “pequeña pantalla” (también conocida como televisión, o como más os guste llamarla) está viviendo actualmente (y desde principios del s. XXI) su particular edad de oro; una senda que comenzaron series de calidad y calado como LOS SOPRANO, THE WIRE, A DOS METROS BAJO TIERRA o TWIN PEAKS, producciones que cambiaron la forma de hacer y ver televisión, que le otorgaron al formato más peso cualitativo en sus productos y, por ende, más exigencia entre los espectadores.

Heredera de todo ello es la serie que ahora nos ocupa, MR. ROBOT, que bebe de las producciones cinematográficas y televisivas de las tres últimas décadas para traernos algo fresco, pero sin olvidar las raíces de las que viene. El planteamiento, a priori sencillo, nos presenta el punto de vista de Elliot Alderson (RAMI MALEK), un ingeniero de seguridad informática en una empresa tecnológica de día, y hacker insaciable de noche. Aunque en un primer vistazo podríamos asociar el argumento a clásicos ya vistos en grande y pequeña pantalla, lo cierto es que este va evolucionando de maneras hasta ahora nada convencionales con la apertura del entorno de Elliot y de su interacción con este, mostrándonos males tan nuestros y tan arraigados a nuestra sociedad como son la depresión, la soledad, la psicosis y demás enfermedades o problemas anímico-psicológicos que, inevitablemente, se erigen como la plaga de nuestro siglo. Situaciones que la serie aborda sin paños calientes y con toda la crudeza de que es capaz, llevándonos por los parajes más oscuros de las modernas urbes del globalizado mundo en que vivimos, así como los subterráneos de estas, antaño tangibles y ahora digitales, convertidos en pozos insondables de información.

 

xMrRobotTrunk.jpg.pagespeed.ic.fZOQ3-EWav

 

Elliot, que en un principio comenzará hackeando personas y entidades de su alrededor, acabará por topar con un grupo con aspiraciones más elevadas, que requerirá sus conocimientos para asestar un duro golpe al entramado financiero formado por el voraz capitalismo. A su vez, sus fobias y miedos internos, su relación con el medio en general y con la sociedad en particular, marcarán las pautas de un epitafio al humanismo y, a la vez, oda de este, en una era en la que la razón y la tecnología han eclipsado los sentimientos y naturaleza humana.

Para quienes os preguntéis por su reparto, este está encabezado por RAMI MALEK (NEED FOR SPEED), quien destaca entre un gran elenco formado por caras conocidas como CHRISTIAN SLATER (NYMPHOMANIAC), MICHAEL GILL (HOUSE OF CARDS), PORTIA DOUBLEDAY (CARRIE), CARLY CHAIKIN (SUBURGATORY), MARTIN WALLSTRÖM (EASY MONEY III) o FRANKIE SHAW (BLUE MOUNTAIN STATE). Su interpretación aséptica, fría y distante, con breves destellos de sentimentalidad y empatía, hacen de Elliot Alderson uno de los mejores personajes (y más creíbles) que ha dado la televisión en los últimos años.

La portentosa trama, su cuidada banda sonora, el excelso montaje y la preciosista fotografía acompañan a un elenco que destaca en los momentos clave y nos traslada pausadamente en las transiciones entre conflictos y resolución de los mismos. Por todo esto y mucho más, para muchos, MR. ROBOT es la serie del año y quienes os decidáis a verla entenderéis por qué.

Desde El Palomitrón os invitamos a verla, disfrutarla y reflexionar sobre ella, pues como los buenos platos o brebajes, esta serie deja un regusto que podemos saborear una y otra vez aunque ya la hayamos terminado. Atreveos a adentraros en ella: no os arrepentiréis.

 

LO MEJOR

  • Un enfoque bastante realista de la sociedad de la información actual desde el punto de vista de un hacker, algo que faltaba en la parrilla televisiva.

LO PEOR

  • Sus referencias son a veces tan evidentes que lo hace parecer falto de originalidad cuando no lo es.

 

 

 

Juan Carlos Corredor

 

 

1 Comentario