Compartir

Patrulla Ministerio del Tiempo El Palomitrón

El Cisma de Occidente (1378-1417) fue una de las grandes crisis religiosas, políticas y civiles de la historia. Con hasta tres papas reclamando en algún momento la silla de San Pedro, los países católicos tuvieron que posicionarse en un bando o en otro. A este periodo tan convulso fue al que pudimos viajar con el último capítulo de El Ministerio del Tiempo, aunque las cosas por el presente tampoco están nada tranquilas.

Un recurso desesperado

Papa y Levy Ministerio del Tiempo El Palomitrón

El grupo del Ángel Exterminador ha secuestrado a Abraham Levi (Paco Obregón), el creador del libro de las puertas. Le amenazan con hacer daño a su familia si no encuentra una manera de viajar al futuro. El hombre recoge sus estudios y crea una puerta temporal con la que viajará hasta el castillo del Papa Luna (Gerardo Malla) donde le entregará el libro. Este último, intentando huir de sus enemigos, terminará en la Peñíscola de 2017, y Levi a su encierro.

La patrulla, que ahora tiene como miembro a Lola Mendieta (Macarena García), deberá ir a averiguar si el anciano que han tomado por loco en la localidad castellonense es o no el verdadero Benedicto XIII. Los protagonistas llegan justo a tiempo al hospital, pues un Ángel Exterminador ya estaba rondando al pontífice. Este les explicará su conversación con el rabino y cómo llegó al tiempo presente. Lo llevarán de nuevo a su tiempo, no sin antes asombrarse con lo que nuestro siglo tiene de particular.

Negociar hasta con el diablo

Salvador recuerda cuándo llegó al ministerio y cómo Adolfo Suárez (Jaime Pujol) le explicó las particularidades de su cargo, en especial la de luchar por la conciliación y la concordia. Él decidirá retomar este espíritu y se dispone a negociar con Marta (Belén Fabra). Le ofrecerá salvar a su padre, condenado por terrorismo, a cambio de información. Esta aceptará la propuesta. Mientras, la patrulla descubre que en el libro que les ha entregado el papa aparecen las indicaciones para viajar al futuro, a 2025. A la mañana siguiente, el castillo es atacado por los miembros del Ángel Exterminador, que atrapan a Benedicto XIII para reclamar el libro.

Monjes guerreros

Alonso Templario Ministerio del Tiempo El Palomitrón

La patrulla huye por los pasadizos de la fortaleza y llega a un salón donde se celebra una ceremonia templaria. Han viajado a un siglo antes, hasta el refugio de algunos de los últimos miembros de la orden. Estos reconocen en Alonso a uno de sus antiguos compañeros y les ofrecen su ayuda para lo que necesiten. Tendrán que solicitar el favor muy pronto, pues Pacino recibe una llamada en la que le ofrecen canjear el libro por Levi y el Papa Luna. Conseguirán infiltrar a los guerreros en el castillo y atacarán por sorpresa a sus enemigos.

El futuro no está escrito

Secuestro Ministerio del Tiempo El Palomitrón

Han salvado a los dos hombres y han conseguido el libro. En el ministerio consiguen que el padre de Marta sea trasladado al presente desde el siglo XVII, pero este ataca a su hija, dejándola muy malherida, y la acusa de traidora. Salvador, tras hablar con Levi, opta por destruir el escrito para prevenir posibles peligros; no sabe que Pacino tiene fotos del contenido en su móvil. ¿Podremos ver a los protagonistas viajando a ese futuro próximo o mucho más allá? En cualquier caso, otro capítulo bien planteado y que nos acerca más a la presumible gran confrontación con esos enemigos del ministerio.

Refugiados, excolonias y reyes

En el adelanto que se nos ha ofrecido del próximo capítulo, vemos a los funcionarios del tiempo lidiar en diversos frentes: un grupo de refugiados moriscos aparece en el centro de Madrid provenientes de 1609, Alonso y Pacino deben proteger a Simón Bolivar (Juan Pablo Shuk), Ernesto, Lola y Velázquez deben reunirse con Felipe III… Vamos, que se barrunta una sesión cargadita de emociones.

Rocío Alarcos

No hay comentarios

Dejar una respuesta