Compartir

Barco - Mañana empieza todo - El PalomitrónSamuel (Omar Sy, Intocable) es un fiestero y un mujeriego que huye de la madurez mientras conduce un yate turístico en una Ibiza francesa. Una mañana, Kristin (Clémence Poésy, In Bruges) deja un bebé en sus manos y le dice que es su hija, para después huir en taxi. Él vuela a Londres para, sin éxito, buscarla y devolverle a la bebé. Samuel, que no habla inglés y ha perdido la cartera, es salvado por Bernie (Antoine Bertrand, Louis Cyr), quien está dispuesto a darle todo lo que él necesite (y más). Desde que Bernie le tiende su mano, Samuel lucha para darle lo mejor a su hija, Gloria (Gloria Colston), mientras viven en Londres y él comienza a trabajar como especialista de cine.

Puede que algunos ya conozcáis esta premisa, ya que nos encontramos ante un remake de No se admiten devoluciones (2013), la película mexicana de más éxito en taquilla (y con diferencia) de la historia del cine mexicano. El éxito de la película quizá no se traduce en el producto final, pues es un filme un tanto irregular, pero la trama es, cuanto menos, sorpresiva, y tiene algunos giros de guion bien trabajados. Es eso, la trama principal, lo que aprovecha Mañana empieza todo, de Hugo Gélin (Comme des frères). Haciéndose con el esqueleto del filme original, la película francesa se aleja de la mexicana.

Lavando los dientes - Mañana empieza todo - El Palomitrón

Lo que ocurre es que, pese a distanciarse de la película mexicana, se mantiene toda la estructura argumental. Así, si bien los diálogos, el contexto (Francia y Londres, en lugar de México y EE. UU.), y algunas situaciones han cambiado, el guion sigue fiel al original. Como bien hemos dicho, el punto del filme original era su guion y los giros que este contenía, por lo tanto, estos ya no nos sorprenden, porque están prácticamente calcados de una obra a la otra. En Mañana empieza todo muchos otros aspectos son de elogio, pero si uno ha visto ya la película original, posiblemente perderá el interés. En cualquier caso, analicémosla sin tener en cuenta la primera.

En el aspecto temático, es muy atractiva la progresión dramática que vive la obra: si bien en un primer momento estamos ante una comedia, paulatinamente el drama irá pincelando la comedia original, hasta hacer mella, girando el cuadro final. Pasaremos del humor puro del comienzo al humor con toques de comedia, para finalmente encontrarnos ante un drama con toques de comedia. El pincel con el que se pintan los puntos álgidos, tanto dramáticos como humorísticos, suele estar en la mano de Omar Sy. Es evidente que el papel fue escrito para él (así nos lo contaba el propio director cuando le entrevistábamos). Junto a él destacan las interpretaciones de Gloria Colston y Antoine Bertrand. Sin duda, este último nos arrancará más de una carcajada. En la otra cara de la misma moneda está el papel que interpreta Clémence Poésy, cuyo personaje no acabaremos de comprender. Si bien es cierto que ella es la pieza clave que debe antagonizar con el protagonista, sus motivaciones para actuar como lo hace no acaban de quedar naturales, algo que quizá hubiese habido que pulir desde guion o dirección.

Taxi - Mañana empieza todo - El Palomitrón

Falta mencionar la banda sonora, que convence en todo momento y nos acompaña muy acertadamente hasta el final. Y una vez lleguemos a ese final, es el hecho de haber visto o no la primera película lo que probablemente decante la balanza hacia la satisfacción o el desengaño. Si habéis visto la película original, quizá no os haga falta, o quizá os enfade, estar ante una película que respeta fielmente la trama principal. Estamos ante un remake que se puso sobre la mesa para buscar taquilla, y eso es evidente. En cambio, si no habéis visto la película original, esta es superior en todos los sentidos: interpretaciones, humor, fotografía, diálogos y un largo etcétera que abarca todos los aspectos excepto, por supuesto la originalidad. En conclusión, si habéis visto No se admiten devoluciones, esta película puede que consiga poco más que entreteneros; en cambio, si no visteis la primera (o esta os maravilló y queréis disfrutar su reinterpretación), sentaos en la butaca y preparaos para un filme muy entretenido y con muy buena dirección, que ha sabido aprovechar muy bien la película original, que no podía considerarse destacable, para convertirse en algo digno de ver.

LO MEJOR:

  • Las risas con la comedia y la empatía que transmite el drama.
  • Querremos que Omar Sy también sea nuestro padre.
  • Un remake que mejora prácticamente en todo a la película original…

LO PEOR:

  • …pero que seguramente no despertará nuestro interés si ya vimos la primera.
  • Que no va a trascender.

 

Eloy Rojano

No hay comentarios

Dejar una respuesta