Compartir

 
 
Making-a-Murderer-Logo-Netflix

 

A finales de 2015 se fue expandiendo un runrún en internet sobre la serie documental de NETFLIX MAKING A MURDERER, que ha acabado por convertirse en todo un fenómeno en las redes. En un momento en el que los dramas criminales están funcionando de maravilla tanto en cine como en televisión, el añadido de relatar un caso real muy dilatado en el tiempo ha permitido a la plataforma online marcarse un nuevo tanto respecto a los canales tradicionales.

La trama

MAKING A MURDERER presenta la historia de Steven Avery, un ciudadano del condado de Manitowoc (Wisconsin) condenado injustamente a prisión en 1985 por violación e intento de homicidio y que tardó 18 años en ser liberado gracias a una prueba de ADN. De su detención y de todo el tiempo que pasó en la cárcel tiene bastante responsabilidad el departamento del sheriff, que ignoró todas las pruebas que apuntaban hacia otro delincuente y al que Avery demandó reclamando una indemnización de 36 millones de dólares en 2003.

 

Steven Avery
Ficha policial de Steven Avery en 1985

 

En 2005, a los pocos días de iniciarse el procedimiento judicial para determinar si el departamento obró por error o de forma negligente, la joven Teresa Halbach, que acababa de visitar el desguace de la familia Avery para fotografiar unos coches, desaparece, y Steven es acusado de su asesinato. Este es el punto de partida de un proceso que durará años y que la serie muestra a lo largo de 10 episodios.

Los protagonistas

La familia Avery, perfecta representante de la América profunda, es bastante impopular en Manitowoc. Los antecedentes penales de Steven por algunos delitos leves que cometió en su juventud y la antipatía que los suyos despertaban en el condado no ayudaron a su defensa en el caso de violación. Sin embargo, su exculpación y la injusticia que sufrió durante dos décadas le convirtieron en una estrella mediática con la que los políticos querían fotografiarse.

 

Avery Family
Steven posa junto a sus padres tras ser excarcelado

 

Sus padres, de los que vemos entrevistas en todos los capítulos, su prima, su pareja, su hermana y su sobrino Brendan, que resultará clave en el segundo proceso judicial, son algunos de los familiares con presencia en el documental. Los antagonistas son los responsables de la fiscalía, varios miembros del departamento del sheriff, investigadores e interrogadores. También podemos ver cómo los abogados de Steven preparan sus estrategias de defensa, comparecen ante la prensa, se desenvuelven en el estrado y se reúnen con parte de la familia Avery. Todos ellos contribuyen a que la historia avance sin necesidad de contar con un narrador.

Cómo se hizo

Detrás de MAKING A MURDERER se encuentran MOIRA DEMOS y LAURA RICCIARDI, estudiantes de cine en 2005 a las que llamó la atención un artículo de The New York Times sobre la excarcelación de Avery y decidieron viajar a Manitowoc para rodar un documental sobre él. Cuando tenían su equipaje preparado para regresar a Nueva York, les sorprendió la noticia de la desaparición de Teresa Halbach y la detención de Steven, por lo que decidieron continuar con un proyecto que se ha alargado 10 años en el tiempo, según informa The Daily Beast.

 

Moira Demos and Laura Ricciardi
Moira Demos y Laura Ricciardi

 

La banda sonora, otro de los aciertos de la serie, es obra del oscarizado GUSTAVO SANTAOLALLA (BABEL, BROKEBACK MOUNTAIN). Las guionistas y directoras llegaron a reunir más de 700 horas de grabación entre las entrevistas a los familiares, los juicios a los que asistieron, los interrogatorios policiales y otros materiales audiovisuales que, a su vez, sirvieron como pruebas judiciales. Decidieron estructurar la serie en 10 capítulos con tantos giros de guion que el espectador oscila entre la indignación, la esperanza y el desaliento. Es más, debe asumir que se enfrenta a una historia de múltiples interpretaciones, como explica la propia Demos: “Una de las cosas que aprendí rodándola es que el hecho de que te hagas preguntas no significa que vayas a obtener una respuesta”.

 

 

Fon López

 

No hay comentarios