Compartir

Madrid, above the moon

Hay películas que son como paseos agradables por nuestras ciudades favoritas, y en las que los protagonistas caminan para mostrarnos cada monumento, cada paisaje y, a la par, nos enseñan cómo son ellos mismos. En Vacaciones en Roma, Anna y Joey nos muestran la capital italiana; en Antes del amanecer, Céline y Jesse lo hacen con la ciudad de Viena; en Corre, Lola, corre, su protagonista nos enseña Berlín; con Amélie vemos Paris; en El turista, Elise y Frank nos descubren los canales de Venecia; en 28 días después, Jim pasea por Londres, y en Begin Again, Gretta y Dan nos ofrecen las mejores imágenes de las calles de Nueva York. En Madrid, above the Moon, la nueva cinta del madrileño Miguel Santesmases (Madrid 11M: Todos íbamos en ese tren, Días azules), se hace algo parecido (salvando las distancias de su hilo argumental), pero con Ernesto en la capital de España.

Madrid, above the Moon cuenta la historia de Ernesto, un hombre en paro dedicado a la fotografía que pasea cada día por el centro de Madrid haciendo fotos a turistas. Así conocerá a muchas chicas, a las que intentará impresionar con su “vida”. Entre ellas se encuentra Susan. Aunque se gustan, les costará abrirse, pero poco a poco se irán conociendo. Santesmases ha sido el encargado de redactar un guion aparentemente normal (aunque se escribió a medida que se iba rodando la cinta). Con una narración tranquila y un metraje de 92 minutos, se echa de menos un poco de acción (aunque tendrá un giro final que nos sorprenderá, algo que consideramos positivo y que se agradece). La historia del mujeriego que busca atraer a todas las turistas irá cambiando a medida que va avanzando el largometraje.

Madrid, above the moon

Madrid, above the Moon es una película pequeña, con poco presupuesto y producida gracias a mecenas a través de crowdfunding. La película nos muestra la fotografía de Madrid, a través del trabajo de Alberto Pareja, con su grandiosa Plaza de España, su fantástica Plaza de Oriente, el Museo Nacional del Prado… Gracias a esto, los enamorados de Madrid, residentes o no, podrán revivir (y anhelar) sus momentos en estos lugares. Además, la cinta nos mostrará rinconcitos que no todo el mundo conoce.

El peso de la cinta lo lleva su reparto, encabezado por Víctor Vidal (Vampyres), que encarna a Ernesto, un chico enamorado de las mujeres, que irá evolucionando a medida que avanza la película para mostrarnos su verdadera historia. Helena Sanchís (Stockholm) será Susan, una joven que tardará un poco en caer rendida a los encantos de Ernesto (aunque al final caerá) y, extrañamente, desaparecerá sin más. Por suerte o por desgracia, Ernesto conocerá más tarde a Alma, interpretada por Rocío León (Afterparty), una chica que, al principio, parece no encajar con Ernesto; sin embargo, cuanto más tiempo pasen juntos, más se atraerán, e irán descubriéndose el uno al otro. Completa el reparto Bernabé Fernández (Invasor), que hará de Alfredo, el amigo comprensivo y consejero del protagonista.Madrid, above the moonLa película es técnicamente correcta, sencilla y bien marcada, con planos largos que consiguen que el espectador acompañe en el paseo a los personajes. Sus diálogos, rodados en inglés (excepto cuando los dos amigos hablan) ayudan a dar forma a su narración y facilitan que la cinta se pueda exportar a otros países (y llegue así a más espectadores). Podríamos decir que se trata de un filme independiente que huye de cualquier convencionalismo del cine comercial y de las comedias románticas, puesto que muestra temas profundos (cómo fingir ser otra persona o cómo funcionan los sentimientos, por ejemplo); para ello, echa mano de paradojas con los dioses y la luna, esa que cada noche aparece en el cielo. Todos estos factores harán que reflexionemos sobre el amor, porque no hay que olvidar que, por encima de la luna y rodeado de estrellas, todo sería mejor, puesto que veríamos venir las cosas antes y de otra manera. Si a eso le añadimos una buena compañía, la situación sería mucho más mágica.

LO MEJOR:

  • Su improvisación.
  • Filme no convencional.
  • La sorpresa final.
  • El paseo por Madrid.

LO PEOR:

  • Poca acción.
  • Tener que esperar para la sorpresa final.
  • Puede que no termine de convencernos.

 

María Páez

No hay comentarios