Compartir

Hay dos maneras de hacerle frente a una grave enfermedad: de forma negativa o de forma positiva. La segunda opción es la que muestra John Krasinski en Los Hollar, que además de dirigir, también protagoniza. Krasinski ha dirigido la cinta Entrevistas breves con hombres repulsivos, y como intérprete se hizo conocido gracias a su papel en The Office.

Los Hollar cuenta la historia de John Hollar, un artista que, de forma inesperada, debe abandonar su estable y buena vida neoyorquina para regresar a su ciudad de nacimiento en el medio oeste debido a un tumor cerebral que pone a su madre en gravedad, en el limbo entre la vida y la muerte.

John tendrá que enfrentarse a diversas situaciones que le crispan, como las que suceden en todas las familias: un hermano y un padre con el que lidiar, una madre que aún cree que es su pequeñín y una pareja que deja en Nueva York. Todas ellas en este trabajo han mostrado a la perfección el lado humano y realista del largometraje, aspecto que nos gusta (y mucho) y con el que el público podrá empatizar. Un guion ligero que a mitad de la segunda parte sí que es verdad que se nos hace un pelín pesado, pero que con su inesperado final nos convence en su conjunto.

Jim Strouse (Personas, lugares y cosas) ha sido el encargado de escribir el guion, y en los Hollar nos muestra una película nada excesiva, ni demasiado hilarante ni muy sensible. Tiene un poquito de todo, pero sin caer en la lástima, ni tampoco convirtiéndose en la típica comedia comercial norteamericana (punto que nos gusta), pero tampoco se le puede pedir más de lo que da, por lo que Los Hollar es un arma de doble filo.

Su reparto está compuesto por grandes actores como Richard Jenkins (Bone Tomahawk) como Don, el señor Hollar, un hombre ansioso nervioso, en plena crisis en su empresa, al que inestabiliza aún más Ron, el hermano de John, encarnado por Sharlto Copley (Hardcore Henry), un metepatas, dependiente personal, pero con buenas intenciones ante todo, que dará escenas muy divertidas junto al reverendo Dan y el enfermero.También está la fantástica Anna Kendrick (Trolls) como Rebecca, la novia de John, personaje que, pase lo que pase, no pierde la paciencia ni la bondad. Esta siempre quiere lo mejor para su pareja, aunque eso signifique que se aleje de ella. Por otro lado está la gran interpretación de Margo Martindale (El cielo es real) como Sally, la madre fuerte que, a pesar de las adversidades, nunca pierde la sonrisa ni las ganas de hacer bromas, además de ser el nexo de reunión y unión todos los integrantes de la familia; y por último, su propio director, John Krasinski (13 Horas: Los soldados secretos de Bengasi), que interpreta a John, el más coherente de la familia, que pone la cordura y tira de todos ellos hacia adelante en todo lo que pasa. John, en su vuelta a casa, se tiene que enfrentar a su exnovia Gwen, a sus antiguos compañeros de clase y al ambiente de cuando era pequeño tras haberse alejado de todo ello desde hace años para irse a la gran ciudad de los rascacielos.

Ver las preocupaciones de todos ellos, en definitiva, sus problemas a corto y largo a plazo es lo que nos hace acercarnos e introducirnos en esta historia que nos hace reír y llorar. Aunque sí que es verdad que a veces queremos que se decante por ser un filme de comedia, o por lo contrario sin medias tintas. Los Hollar es un largometraje para todo tipo de público, sencillo pero que llega a nuestro interior. Los Hollar son una familia humilde, con sus normalidades y sus excentricidades: una familia sencilla, en carne y hueso, que os invitamos a conocer.

LO MEJOR:

  • Su buena dirección.
  • Poder conocer a una familia normal.
  • El reparto.
  • Te da risas y lágrimas.

LO PEOR:

  • Pedir más de lo que da su equipo.
  • A veces quieres que se decante más por uno u otro género en algunos aspectos.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta