Compartir

 

LOCKE. Crítica. El otro cine. Cien y estrenos en El Palomitrón.

Ivan Locke (TOM HARDY) es un jefe de obra y cabeza de familia sensato y responsable que adora su trabajo y quiere a los suyos. Todo se irá al traste en una sola noche. Ivan recibe una llamada inesperada: Bethan ha roto aguas; el parto se adelanta dos meses. Los problemas son evidentes, al día siguiente debe tenerlo todo preparado para la mayor descarga de hormigón que se haya hecho jamás en la historia de Europa y, por si fuera poco, Bethan no es su mujer. Por un lado debe dirigir toda la obra a distancia y usar a Donal, uno de sus empleados, como sus ojos y sus manos. Por el otro, deberá explicarle a Katrina, su esposa, que unos meses atrás, en un viaje de trabajo, tuvo un único desliz y eso desembocó en el embarazo que ahora llega a su fin. ¿Por qué Ivan Locke siente toda esta responsabilidad? ¿Por qué no se desentiende de todo y continua su vida como si nada hubiera ocurrido? Muy sencillo, él estuvo exactamente en la misma situación que ese niño. Él fue un hijo bastardo que no conoció a su padre hasta los veinte años. Tanto es el resentimiento que siente, que no se puede permitir hacerle lo mismo a su retoño nonato. LOCKE es una historia sobre responsabilidad, deber, lo que está mal y lo que está bien y lo estricto y honrado que debe ser uno consigo mismo.

LOCKE. Crítica. El otro cine. Cien y estrenos en El Palomitrón.

Desde el momento en que el protagonista entra en el coche, hasta cuando está a punto de llegar al hospital, este es el tiempo de la acción. Ni la cámara ni el actor se atreven a abandonar en ningún momento el interior del flamante BMW. Todo el film se sustenta en las llamadas telefónicas de Ivan y sus monólogos reprochadores hacia su ausente y desaparecido padre (muy al estilo CARTA AL PADRE de KAFKA). No sorprende que alguien como el inconmensurable TOM HARDY lleve a cabo un trabajo tan asombrosamente perfecto; con BRONSON ya nos dio un toque de atención y dejó más que clara su valía. Pero que ya fuera sabido el talento de HARDY, no implica que desaparezca la estupefacción al ver como borda uno de los que sin duda estará entre los papeles más difíciles y complejos de su prometedora carrera. No es solamente el hecho de estar solo durante la hora y media de film, sino el estar sentado en todo momento o basar toda interpelación con voces salidas de los altavoces del automóvil o con el vacío del padre que se imagina. La evolución de los sentimientos, la frustración, la rabia, el agobio o las consecuencias de una noche de borrachera, muchos elementos que el actor británico gestiona con maestría.

LOCKE. Crítica. El otro cine. Cien y estrenos en El Palomitrón.

Siempre es interesante ver qué pasa cuando un guionista decide ponerse a dirigir, pero rara vez el resultado es tan extremadamente satisfactorio como con LOCKE. STEVEN KNIGHT, conocido por trabajar en series y por ser el autor del magnífico guión de PROMESAS DEL ESTE, se aventura en el intrigante mundo de la dirección. A esta fabulosa producción del 2013, se le añadió el mismo año REDENCIÓN, aunque no con la misma brillantez. La idea de encerrar el protagonista y mantenerlo en el mismo espacio, y a solas, durante toda la película no es una innovación; recordemos la reciente ENTERRADO. Pero cuesta recordar laguna de estas arriesgadas producciones sin fallos. El montaje es dinámico e intenso, arte y fotografía se complementan con una sutileza escalofriante y el sonido, no debemos olvidarnos del sonido, crea una atmósfera impagable. Deshacerse en elogios es lo único que uno puede hacer al terminar el visionado de una obra tan monumental como esta.

 

LO MEJOR:

  • TOM HARDY; simple y llanamente.
  • Todo lo demás. Un guión sin fisuras, los aspectos técnicos cuidados hasta el último detalle y una sinergia global que te deja clavado en el asiento.

LO PEOR:

  • Que este tipo de temáticas no atraigan lo suficiente como para que una película así se publicite hasta la saciedad.
  • Que el doblaje vaya a destrozar el hermoso acento inglés de los actores.

 

 

Adrià Naranjo

No hay comentarios