Compartir

Lo que de verdad importa actores El Palomitrón

Ya lo cantó el personaje de Emma Stone en La La Land (La ciudad de las estrellas): Un poco de locura es la clave, para darnos colores para ver, ¿quién sabe a dónde nos llevará? 

A veces la locura es necesaria. A veces simplemente hay que ser valiente y arriesgar. Y eso es lo que ha hecho Paco Arango atreviéndose a dar un paso en firme: es el primer director que ha apostado por rodar una película 100 % benéfica, cuya recaudación se destinará a la red de campamentos para niños con enfermedades SeriousFun Children’s Network fundada por Paul Newman en 1988 con la que la Fundación Aladina colabora estrechamente, fundación presidida por Paco Arango. Se trata de unos campamentos que cambian la vida a los niños y les demuestran que no debe haber límites. Cada año la Fundación Aladina lleva una media de 125 niños españoles enfermos de cáncer seleccionados de entre 25 hospitales públicos de España a los campamentos situados en Barretstown (Irlanda), uno de los 30 campamentos de la fundación de Paul Newman. En 2007, Paul Newman invitó a Paco Arango a formar parte del consejo, cargo que sigue ocupando actualmente.

Campamentos Paul Newman El Palomitrón

Se trata de unos campamentos que, como bien explicó Paco Arango en el preestreno de Lo que de verdad importa en Barcelona, logran darles a los niños enfermos de cáncer otra visión de la vida. Allí se conocen niños de diferentes nacionalidades que se comunican entre ellos y se sienten libres de ataduras que la enfermedad por desgracia les proporciona. La enfermedad les aporta muchos límites, lo que es una idea totalmente equivocada, y a través de los campamentos se trata de demostrar a los niños que nada es imposible (allí realizan actividades de las que no se creían capaces). Toda esta diversión siempre bajo la supervisión médica correspondiente y sin coste alguno para las familias de los niños seleccionados. Además, este verano Aladina colabora por primera vez con Dynamo, un campamento en Italia al que se enviarán 18 niños.

Hay que recordar que Paco Arango ya hizo en 2011 una gran labor con la película Maktub, con la que parte de su recaudación fue destinada al Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, donde gracias a esa ayuda se inauguró una nueva zona pionera de trasplantes de médula ósea, bautizada con el nombre Centro Maktub. Se trata de un espacio al que acuden los niños para superar el periodo de aislamiento en un entorno colorido y con luz natural que les haga olvidar en la mayor medida posible que se encuentran en un hospital. Metas como estas son las que la Fundación Aladina trata de alcanzar, ya que la sonrisa de los niños es su mayor recompensa.

Ahora llega Paco Arango con Lo que de verdad importa dando un paso más allá y apostando por un proyecto 100 % benéfico. Se trata de una película que sorprende, ya que envuelve no solo el drama, la comedia y la magia de manera eficaz, sino que casa a la perfección con el tema del cáncer dando esperanza y logrando en el espectador la sensación de buenrollismo. Es complicado conseguir que emociones tan diversas no choquen y sean rechazadas y que logren cohabitar y compenetrarse con tanta naturalidad y, a la vez, divertir y entretener. Y esto es lo que precisamente esta película promete y realmente da. Lo que de verdad importa supone comprometerse no solo con el buen cine, sino también con una buena causa.

Paco Arango El Palomitrón

Su inicio apuesta por una escena cómica en la que no solo abre el apetito del espectador, sino que describe en pocos segundos a su protagonista Alex, interpretado por Oliver Jackson-Cohen (Mr. Selfridge, Un mundo sin fin). Este realiza una correcta actuación desprendiendo en todo momento autenticidad y protagonizando los momentos más cómicos de la cinta. Paco Arango también optó por incorporar al elenco de actores a Camilla Luddington (Anatomía de Grey), probablemente la primera chica que rechaza al guapo Alex y que hará que su vida se tambalee (en el buen sentido). Se unen al reparto nombres como Jonathan Pryce (Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra, Taboo) o Jorge García (Perdidos).

Más adelante en el relato aparece un personaje que aporta la empatía y la esperanza a Lo que de verdad importa: Abigail, una niña enferma de cáncer que hace un pacto con Alex. No solo se trata de un personaje que aporta mucha ternura y diversión a la película, sino que la actriz que la interpreta, Kaitlyn Bernard, brilla con luz propia y es lo mejor de la película. Una joven actriz de tan solo 14 años que enamora a la cámara dominando a la perfección la dura labor de transmitir fortaleza, fragilidad y alegría al mismo tiempo. La película adquiere una luz especial cuando ella aparece en pantalla, dando no solo una lección de vida a través de su personaje, sino también de interpretación y de brillar con luz propia.

Lo que de verdad importa Paco Arango El Palomitrón

Lo que de verdad importa es de esas películas hechas con el corazón y que inunda al espectador de positivismo. Además, estamos ante una buena película muy cuidada en todas sus actuaciones, en sus toques de humor, su fotografía y, sobre todo, en su mensaje y su manera de transmitirlo.

Paco Arango se convierte con esta película en un director cuyo ejemplo debería ser seguido por más cineastas. Apostar en la actualidad por una película 100 % benéfica es una cuestión de valientes para los tiempos que corren. Sin embargo,  Paco Arango no cree en los imposibles cuando se trata de hacer el bien. Y ojalá sea el primero de muchos en atreverse con este proyecto llamado Lo que de verdad importa. ¿Una locura? Sí, pero una locura tan sana como necesaria.

Gabriela Rubio

No hay comentarios