Compartir

 

lincoln0

 

En 1985 SPIELBERG rodó, para sorpresa de todos, un filme intimista y con una carga dramática desconocida en su carrera: EL COLOR PÚRPURA. Ésta historia nos relataba la dura vida de una adolescente negra, a principios del siglo XX; una historia cargada de dolor y humillación. A SPIELBERG le valió 11 nominaciones (aunque su cinta fue barrida en estatuillas por MEMORIAS DE ÁFRICA), y a WHOOPI GOLDBERG un inicio de carrera muy prometedor (ese año su papelón le valió el globo de oro), y digo inicio porque después de esto, WHOOPI se dedicó a buscar fantasmas y contar chistes en los shows catódicos americanos. Doce años más tarde SPIELBERG  se embarcó en el navío AMISTAD (1997), para presentarnos una película que denunciaba el tráfico de esclavos desde el viejo mundo al nuevo, y defender los derechos humanos en uno de sus largometrajes más irregular, criticado, y menos comprendido.

Con LINCOLN se quita la china del zapato y vuelve a echar una mirada al tortuoso camino del reconocimiento de la igualdad de derechos de los afroamericanos frente a los blancos en Estados Unidos. Ésta vez el episodio que el director elige es la igualdad de derechos frente a la ley, coincidiendo con los últimos coletazos de la guerra civil americana. Se quita la china del zapato porque LINCOLN es un filme maduro, en el que SPIELBERG se recrea, se rodea de actores de primerísima línea, un diseño de producción cuidado al detalle, y firma un proyecto personal al que llevaba dando forma ya unos cuantos años.

 

lincoln30

 

Para narrar este histórico capítulo de la historia americana SPIELBERG usa la figura del presidente americano Abraham Lincoln como verdadero motor e impulsor del triunfo de estos derechos, reconocidos en la decimotercera enmienda de su constitución. LINCOLN no es un biopic, no es la vida del presidente, es la lucha de un hombre por alcanzar un objetivo justo, humano, y también cristiano. LINCOLN sólo recoge éste momento puntual en su trayectoria vital ensalzando la rectitud, el tesón, la humanidad, y la fuerza moral de éste presidente americano.

DANIEL DAY LEWIS ofrece una interpretación, como es habitual en él, de las que ya no se ven, Su mimetismo con el personaje deberían estudiarlo en cualquier escuela de actores que se precie. Su compañera de reparto, SALLY FIELD, está a la altura y nos brinda otra interpretación de escuela, que la señora tiene ya dos Oscars, así que no es moco de pavo… En cuanto a TOMMY LEE JONES, del que no soy muy fan por motivos que no voy a explicar ahora, pues sorprende gratamente, y entiendo que esto de que te dirija SPIELBERG debe motivar hasta límites insospechados.

 

lincoln20

 

El único problema de todo esto, y no por ello pequeño, es que la temática, aunque es universal en el fondo, se presenta de una manera muy local, siendo conveniente que el espectador esté familiarizado con la historia, y también con la política estadounidense. LINCOLN es  parte de la historia americana, pero no de la nuestra, el único aliciente es disfrutar del magistral trabajo del reparto. Muy recomendable para todos los que estéis haciendo una tesis sobre la historia de Estados Unidos, y obligatoria para todos los que vayáis a apostar en las obligadas quinielas de los Oscar, para el resto es posible que la película se os haga un poco pesada.

 

 

LO MEJOR:

  • DANIEL DAY LEWIS y SALLY FIELD
  • LA PUESTA EN ESCENA y el saber hacer de SPIELBERG.

LO PEOR:

  • SU TEMÁTICA interesará poco a mucha gente.
  • SU DURACIÓN: 150 minutos son muchos para un filme tan estático.

 

Alfonso Caro

Compartir
Artículo anteriorJACK REACHER
Artículo siguienteESPECIAL QUENTIN TARATINO: DJANGO DESENCADENADO

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

2 Comentarios

    • La peli es necesaria si queremos jugar a la quiniela de los oscar y obligatoria si perseguimos ver cine bien rodado, pero la temática es demasiado política y local. Con los malos tiempos que corren para la política, a más de uno le resultará pesado el tema.

Dejar una respuesta