Compartir

 

kk

 

 

Ya lo dijo ALFRED HITCHCOCK en sus conversaciones con FRANÇOIS TRUFFAUT (recogidas en el libro “EL CINE SEGÚN HITCHCOCK”): ¿Por qué razón elijo actrices rubias y sofisticadas? Buscamos mujeres de mundo, verdaderas damas que se transformarán en putas en el dormitorio”. Y eso es de lo que trata este interesante ensayo, firmado por la mano del reputado profesor de literatura francés Serge Koster: de las bellas actrices, musas de HITCHCOCK, que gracias a él fueron convertidas en verdaderos mitos del séptimo arte, de cómo sus rostros contuvieron una sexualidad perenne que todavía nos sigue asombrando.

 

las-fascinantes-rubias-de-alfred-hitchcock

 

La obra de Koster, recientemente publicada por al editorial Periférica,  nos acerca a la relación entre HITCHCOCK y ellas, su cariño, su preferencia por unas en vez de otras, incluso su amor encubierto; pero también su rechazo. Y con ellas me refiero a cuatro estupendas actrices que, gracias al director inglés, maestro del suspense, han quedado para siempre en nuestra memoria: GRACE KELLY, KIM NOVAK, EVA MARIE SAINT y TIPPI HEDREN. Otras muchas trabajaron con él, rubias, morenas y pelirrojas, pero es indudable que son estas cuatro las que más fama y prestigio se llevaron consigo tras el último día de rodaje. NOVAK Y SAINT sólo trabajaron en una película del director: la primera, en VÉRTIGO (1958), y la segunda, en CON LA MUERTE EN LOS TALONES (1959), mientras que HEDREN hizo doblete con LOS PÁJAROS (1963) y MARNIE LA LADRONA (1964). Por su parte, KELLY llegó a estar hasta tres veces a sus órdenes antes de convertirse en Princesa de Mónaco: en CRIMEN PERFECTO (1954), LA VENTANA INDISCRETA (1954) y ATRAPA A UN LADRÓN (1955).

 

GRACE KELLY en LA VENTANA INDISCRETA (1954)
GRACE KELLY en LA VENTANA INDISCRETA (1954)

 

Koster pasa revista a cada una de ellas analizando sus puestas en escena y papeles en sus películas con gran detalle, haciendo partícipe al lector de lo que su análisis fílmico ha descubierto. Así, nos enteramos de pequeños detalles de los que el espectador puede no darse cuenta, como la moraleja tras el papel de GRACE KELLY en LA VENTANA INDISCRETA y de los sentimientos de HITCHCOCK hacia su rubia favorita, de quien opinaba que era la encarnación del deseo por antonomasia. De la misma manera, queda al descubierto la relación entre NOVAK y su director, lo difícil que fue para ella el rodaje de VÉRTIGO y la sexualidad contenida en su papel; o la doble cara del personaje de EVA MARIA SAINT, insensible y ardiente al mismo tiempo; finalizando con TIPPI HEDREN, casi masacrada en sus rodajes con el director, pero sin embargo bella y deseable como ninguna.

 

TIPPI HEDREN en LOS PÁJAROS (1963)
TIPPI HEDREN en LOS PÁJAROS (1963)

 

Si bien el libro peca de verde en determinados momentos y de querer encontrar sexualidad encubierta donde no la hay (o por lo menos un servidor no la ve), es innegable lo interesante que resulta su tema, tanto si se es un amante de las películas de HITCHCOCK como si no. Es imposible que el lector no sienta unas ganas tremendas de ver una y otra vez las películas que se nombran a lo largo del ensayo, de intentar entrever, como un mirón por un agujero, la auténtica realidad de esas escenas y  los significados ocultos de sus diálogos.

Así que lector, te aviso, si lees este libro, elimina todos tus compromisos sociales durante uno o dos días, porque las ganas de ver a estas cuatro magníficas rubias en sus papeles estelares no se van a ir a menos que te sientes y las veas brillar en sus películas.

 

Nacho B. Gutiérrez

No hay comentarios