Compartir

Lady Macbeth - El Palomitrón

Hay mujeres en la historia (reales y ficticias) que son referencia de valor, fuerza y valentía. Entre ellas podríamos decir muchos nombres (Beatrix Kiddo, Juana de Arco, Supergirl, Coco Chanel, Isabel la Católica, Katniss Everdeen, Dolores Ibárruri, Frida Khalo, Anna Frank…) y llenar cientos de artículos, pero vayamos al grano y hablemos de la que protagonizará la película de la que os hablamos a continuación: Lady Macbeth. Esta mujer es la protagonista de la historia del debutante director londinense William Oldroyd, que ya se pudo ver en festivales de cine como el de San Sebastián o en la Madrid Premiere Week, bajo el título de Lady Macbeth. En una frase, este filme muestra las relaciones por compromiso.Katherine y su marido en Lady Macbeth - El Palomitrón

Lady Macbeth cuenta la vida de Katherine, una joven que vive en un matrimonio con un hombre que le dobla la edad, en plena Inglaterra victoriana de 1865, donde parece que el compromiso es el que rige dicha unión, puesto que el amor entre ambos brilla por su ausencia y más que eso hay desprecio por parte de él a ella con “joyitas” que salen por su boca entre gritos: “Poneos de cara a la pared. Mi padre os compró junto con un pedazo de tierra que ni siquiera sirve para que paste una vaca. Y vos permaneceréis aquí sin salir con vuestro libro de oraciones”. Una aventura inesperada con un joven trabajador de la finca de su marido, al que de repente conoce, le dará fuerza a la personalidad de la joven y a su vida en general, donde le podrán las ansias de deseo y de conseguir lo que quiere, sin que nada se lo impida.En la habitación con la criada - Lady Macbeth en El Palomitrón

El guion, escrito por Alice Birch, se basa en la adaptación del libro del literato ruso Nikolai Leskov, Lady Macbeth of Mtsensk District. Y no, no hablamos del Macbeth de Shakespeare, pero sí que hay aquí raíces shakesperianas, puesto que el escritor quiso coger este nombre en su novela para representar el valor de su protagonista principal, Katherine Ismailova. Una mujer encorsetada (de forma literal y figurada, por dentro y por fuera) con deseos y ansias de amor y libertad. Florence Pugh (The Falling) es la actriz encargada de interpretar a esta mujer llena de fuerza que, con tan solo una mirada (sobre todo de frialdad), te inunda. Vive, además, una evolución que pasa de la angustia a la ilusión por un amor verdadero durante todo el filme. El interesante concepto de ver dicha evolución de su protagonista, cómo pierde la ética y el control de sus actos por conseguir lo que quiere, construyéndose poco a poco una vía de escape donde poder conocer momentos de felicidad (alegría interna, deseo sexual de forma externa…) será uno de los grandes puntos del filme. Normalmente situaciones así en la época estaban en silencio o terminaban en el suicidio, pero Katherine le echó valor a la vida y sacó garra para salir de esa esclavitud.Katherine y Sebastian en Lady Macbeth- El Palomitrón

Sebastian será el joven y guapo hombre que se le aparecerá por el camino, el que será su amante en una relación que pasará de ser sana a tóxica debido a los sentimientos negativos que la pobre chica tiene acumulados en su persona: odio, frustración, apego y deseo de cariño. Ella pide a voces que alguien le dé cariño, amor, atención, y esto la hace llegar a sentir más dependencia que otra cosa del personaje del que se enamora hasta las trancas, Sebastian, encarnado por Cosmo Jarvis (Doble identidad). Estos dos son la conquista, el enamoramiento, la sensación de darte igual todo por amor. En el bando de los malos estará el marido imponente, el maltratador inhumano, a quien interpreta Paul Hilton (Cumbres borrascosas). Su actuación es tan brillante que hará temblar, suspirar y asfixiarse no solo a su mujer ficticia, sino a todo el público que se meta en la historia desde el principio (algo que le resultará muy fácil al espectador). Por otro lado, estará Christopher Fairbank (Guardianes de la galaxia), el encargado de dar vida al malvado padre político que tiene que convivir con Katherine.Christopher Fairbank en Lady Macbeth - El PalomitrónA nivel estético, Holly Waddington hace una excepcional labor de vestuario, confeccionando los corsés y todo el vestuario de la época. Junto a ella, a nivel técnico, está la estupenda labor de fotografía realizada por Ari Wegner que, a pesar de mostrar paisajes, campos o una gran casa bella, conseguirá dar la sensación de todo menos de atmósfera acogedora debido a la esclavitud que vive la joven, con la luz y la frialdad que mostrará en pinceladas muy sutiles a lo largo de la película.

Una historia de amor y desamor. La representación de la cárcel en una casa de dinero, donde Katherine se encuentra encerrada junto a su familia política, es la que se muestran las contradicciones y realidades de la vida, donde poder ver que también en un hermoso lugar se puede uno sentir encerrado en la miseria y sin un ápice de libertad.

LO MEJOR:

  • La evolución del personaje.
  • Las interpretaciones de todo el reparto.

LO PEOR:

  • Que no llegue a tantas salas como merece.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta