Compartir

 

LA VIDA INESPERADA. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

JORGE TORREGROSSA firmaba el año pasado con FIN su primer largometraje, una propuesta atrevida que no terminaba de funcionar en su conjunto. Para su debut en el largo TORREGROSA contó con un reparto envidiable: CLARA LAGO, MARIBEL VERDÚ, MIQUEL FERNÁNDEZ (mucho más popular en estos tiempos gracias a su papel en LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA), BLANCA ROMERO y CARMEN RUZ, entre otros. Ya en este trabajo se apreciaba una mayor habilidad del alicantino a la hora de ahondar en las emociones y en los sentimientos que en explorar los recursos narrativos que requiere el cine de acción o el thriller. Mientras la primera parte de FIN funcionaba bastante bien, el bajón que suponía su segunda parte (ese giro apocalíptico de la trama) lastraba el conjunto sin remedio.

 

 

LA VIDA INESPERADA. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

LA VIDA INESPERADA, afortunadamente, es un filme que explora durante todo su metraje las relaciones humanas, y esta vez se nota que el director está a gusto con lo que hace y que conoce muy bien las claves del melodrama moderno, aquel que tan pronto te hace reir como te humedece los ojos sin previo aviso, porque LA VIDA INESPERADA es, como su título indica, una bofetada a las ilusiones y los sueños que todos hemos fabricado en nuestra adolescencia. Nuestras proyecciones vitales, aquella vida con la que hemos soñado, y de la que finalmente no hay ni rastro, es el eje sobre el que TORREGROSSA edifica esta dura radiografía de gente corriente que un buen día se da cuenta de que en cierto sentido son perdedores, pero no frente a la sociedad, sino frente a uno mismo, a su ego y sus anhelos. Y es esta lectura, por lo acertada que resulta, lo que hace que la película de TORREGROSSA llegue fácilmente a todos los públicos, porque su espectro es prácticamente universal y su temática bien conocida, lamentablemente, por la mayoría de los espectadores.

El peso de la película recae sobre JAVIER CÁMARA, actor cuyo talento a estas alturas es indiscutible, y RAÚL ARÉVALO, que progresa adecuadamente afianzándose como un actor versátil al que aún le queda mucho recorrido y mucho por demostrar. Junto a ellos, CARMEN RUIZ, actriz que se está ganando a pulso un hueco en el difícil panorama, y las americanas TAMMY BLANCHARD (EL BUEN PASTOR, MONEYBALL o BLUE JASMINE) y SARAH SOKOLOVIC, actriz que pese a su poco recorrido convence, y mucho. Todos ellos amparados con un guion escrito para la ocasión por Elvira Lindo, y que guarda algunas líneas realmente duras, como la vida misma.

 

 

LA VIDA INESPERADA. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

Muy acertado resulta también la elección de Nueva york como marco para situar la acción. El plató natural por excelencia del cine se integra como un personaje más, funciona como testigo de los dramas existenciales de sus anónimos pobladores pero también como paraiso para las segundas oportunidades, para encajar esa vida inesperada que les ha tocado vivir y brindar por las posibilidades que se abren cuando encaramos nuevos horizontes. TORREGROSSA se deleita con planos que subrayan el gigantismo y la magnética belleza de la ciudad que nunca duerme, en un homenaje constante al cine de WOODY ALLEN y MARTIN SCORSESE. Para acompañar los paisajes urbanos que sólo Nueva York puede brindar el director se ayuda de una banda sonora compuesta por LUCIO GODOY y FEDERICO JUSSID (este último uno de nuestros favoritos desde que le descubrimos en LA CARA OCULTA) que arropa el gran trabajo en fotografía que atesora la cinta.

Una película muy recomendable que juega con la comedia y con el drama con mucha desenvoltura. Será cada espectador, de forma autónoma, el que finalmente decidirá si lo que ha visto es una comedia ligera o un drama de los que te dejan un nudo en la garganta por la dureza de su proximidad.

 

 

LO MEJOR:

  • El trabajo de todo el reparto, especialmente el de RAÚL ARÉVALO y JAVIER CÁMARA, que se complementa potenciando el carácter perdedor de ambos personajes.
  • Lo bien que se siente TORREGROSSA en su terreno. Así sí.
  • Nueva York. Pero qué bien luce una película rodada en la gran manzana. Es otra historia.

 

LO PEOR:

  • Que algún despistado vaya al cine pensando que va a ver una comedia más y salga con un bajón de los buenos.
  • Que todavía sea tan raro encontrar en nuestro cine filmes que conecten tan bien con la realidad del público como LA VIDA INESPERADA.

 

 

Alfonso Caro.

No hay comentarios

Dejar una respuesta