Compartir

Tom Perrotta La señora Fletcher El Palomitrón

La señora Fletcher, de Tom Perrotta, es más que la nueva novela del autor de The Leftovers, y no solo por tomar la actualidad que le rodea y hacerla suya, como si de un universo desconocido y novedoso se tratase, sino por su próxima conversión en serie. La señora Fletcher ya es propiedad de la todopoderosa HBO, que ha anunciado su reparto y nos ha desvelado que la protagonista, Eve Fletcher, será interpretada por Kathryn Hahn (Transparent, I love Dick). Será la segunda serie de la cadena basada en una obra de Perrotta, que ya ha visto como otro de sus títulos, Juegos secretos, fue llevado a la gran pantalla por Todd Field en 2006.

La señora Fletcher: una novela del ahora

Olvidémonos de aquella señora Fletcher detective y su máquina de escribir interpretada por Angela Lansbury, porque nada tiene que ver con la nueva novela de Tom Perrotta. Editada en España por Libros del Asteroide, el argumento parece, a primera vista, sencillo: narra la historia de una mujer, Eve Fletcher, que de manera constante experimenta el comúnmente denominado “síndrome del nido vacío”, ese que los progenitores experimentan cuando los hijos se marchan de la casa familiar. La marcha de su único hijo, Brendan Fletcher, la deja sola en una casa enorme y con una vida que Eve, volcada siempre en sus obligaciones maternas, no sabe manejar.

El futuro inmediato de Eve se llena de personajes diferentes e interesantes, pero sobre todo de nuevas situaciones que la harán vivir sensaciones y experiencias; esto la llevará a conocerse de un modo que sus labores como madre siempre le habían impedido. A su lado, dos mujeres muy diferentes pero con el mismo cometido que Eve: conocerse como mujeres, encontrar la persona que es cada una realmente, más allá de apariencias y obligaciones, e, incluso, la determinación sexual.

Tom Perrotta accede con esta novela a un imaginario colectivo en el que, inevitablemente, nos vemos sumergidos a diario. Entre ellas las cuestiones de género, a lo que añade un aspecto peliagudo pero vital en este tema, como la educación que se les da a los más jóvenes en este terreno. También aborda el autor la manera de relacionarnos con nuestros congéneres y cómo afrontamos nuestras vidas, aspectos que se reflejan e influyen en nuestras vidas sexuales. Un entramado de planos de gran profundidad que Perrotta hila de una manera tan natural como la vida misma. Porque Perrotta presenta un abanico de personajes que viven su sexualidad y su rol de género de maneras muy diferentes. Eve conecta con la etiqueta MILF que muchos ponen sobre ella, un término hasta ahora desconocido para ella y en el que profundizará nada menos que gracias al porno. Pero las páginas de contenidos para adultos le harán pensar en el comportamiento de su hijo con las mujeres, un asunto espinoso que no ha sabido cómo abordar y que repercutirá directamente en la vida de Brendan Fletcher y su nueva etapa universitaria. Perrotta decide poner sobre la mesa a personajes transexuales, cis, bisexuales y heterosexuales para urdir un entramado de relaciones sociales y sexuales que dicen más sobre el ser humano que muchos estudios sociológicos.

«Amber era dolorosamente consciente de la disparidad entre sus posturas políticas y sus deseos. Era una feminista global, defensora de las personas con minusvalías y una aliada incondicional de la comunidad LGTB en toda su gloriosa diversidad. En su condición de mujer heterosexual, cisgénero, físicamente sana, neurotípica, del primer mundo, de clase media y de raza blanca, luchaba para ser siempre consciente de su posición privilegiada y evitaba utilizarla para silenciar o ignorar las voces de quienes no gozaban de estas inmerecidas ventajas, que tenían mucho más derecho que ella a hablar sobre muchísimos temas. Como no podía ser de otro modo, Amber también luchaba con entusiasmo contra el capitalismo, el patriarcado, el racismo, la homofobia, la transfobia, la cultura de la violación, el bullying y todas las formas de microagresión».

La señora Fletcher, Tom Perrotta (pág.204)

La narración es lineal y sencilla, con contados flashbacks de determinados personajes, necesarios para la comprensión de estos. La vida de Eve en Nueva Jersey se narra en paralelo a la nueva aventura universitaria de su hijo Brendan, lo que narrativamente se traduce como un narrador en tercera persona omnisciente para toda la obra, pero que se convierte en un narrador en primera persona cuando la historia la cuenta Brendan. Un punto muy original y acertado que enfatiza todavía más el carácter egocéntrico del hijo de la protagonista.

La señora Fletcher mantiene la atención del lector desde su primera página, aderezando la anodina (aparentemente) vida de Eve Fletcher con situaciones hilarantes que siempre nos llevan a una reflexión. Sin duda un ejercicio catártico, como lo era The Leftovers, pero en este caso el drama deja libre el paso para la auténtica comedia, algo que nos deja muy claro qué clase de serie estará cocinando HBO. Con este título, Libros del Asteroide nos ofrece la posibilidad de asomarnos a la vida de esta mujer norteamericana de mediana edad que nos conduce a un lugar común para todos en la actualidad, el que habita una sociedad cada vez más compleja y diversa condenada a hacerse entender.

Lorena Rodríguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta