Compartir

port

 

Puede que el lector haya notado, a poco que vea la televisión, navegue por Internet o incluso lea el periódico o una revista, que todos los anuncios, vídeos o textos de cine juvenil están relacionados con adaptaciones de sagas de ciencia ficción literarias. “El nuevo fenómeno juvenil” o “la nueva saga que enamora a los jóvenes” son algunos de los títulos que estos artículos tienen. Y es que todos se hacen eco de la total mercantilización de la literatura juvenil hacia un sistema que otorgue pingües beneficios mientras deja contento (normalmente) a su público objetivo.

El ejemplo más inmediato es el de LOS JUEGOS DEL HAMBRE, saga distópica juvenil por antonomasia que ha marcado el camino hacia un modelo de negocio cinematográfico iniciado por HARRY POTTER y seguido por CREPÚSCULO. Ante la rentabilidad tan alta de este tipo de sagas, que garantizan no solo grandes recaudaciones en una sola película, sino la certeza de que un público fiel seguirá la saga de principio a fin (y esto ha propiciado incluso que ciertas películas finales se dividan en dos, con los consiguientes perjuicios artísticos que esto conlleva), muchas productoras se han lanzado a estas empresas de alta rentabilidad y bastante sencillo éxito.

Las claves para el mencionado éxito de una saga así están claras: la adaptación de una obra bien conocida, atractivos efectos especiales y, quizá la más importante de todas, un elenco de atractivos actores y actrices que trasladen a imagen real la imaginación de los lectores sobre sus personajes favoritos. Esto último, que puede parecer una banalidad, es ciertamente la clave. Todos hemos sido adolescentes; algunos lo hemos sido hace menos tiempo que otros y, desde luego, todos entendemos que los personajes de estos libros, que son siempre guapos, carismáticos y encantadores, sean el mayor motivo de éxito de estas sagas. La Katniss Everdeen de JENNIFER LAWRENCE es un ejemplo perfecto de esto; el plantel de la saga DIVERGENTE es físicamente perfecto y carismático a más no poder. Aquí reside la clave del éxito de una adaptación literaria juvenil.

 

chloe-moretz-fifth-wave-600x387

 

LA QUINTA OLA es, a priori, una síntesis de todo lo expuesto anteriormente. Adaptación literaria de saga juvenil exitosa, poblada (a juzgar por el tráiler, que podéis ver al final del artículo) de efectos especiales y escenas espectaculares y, por supuesto, protagonizada por actores que se adueñen de los suspiros de los fans masculinos y femeninos de la saga. Está claro que LA QUINTA OLA es una más de estas películas, pero lo que no podemos afirmar todavía es si logrará ser “algo más”, algo que haga que destaque respecto de la marabunta de películas similares que pueblan el mundo audiovisual hoy día.

Sus alegatos no son pocos. Para empezar, el argumento, aunque manido (¿qué argumento no está manido a estas alturas en la ciencia ficción?), puede atraer a más de un profano a las salas: una invasión alienígena diezmará la Tierra en oleadas. Pasadas cuatro de ellas, los pocos supervivientes (y, entre ellos, la protagonista, CHLOË GRACE MORETZ) deberán sobrevivir y combatir a los extraterrestres. En este complicado panorama se verán los actores NICK ROBINSON, ALEX ROE y la ya mencionada CHLOË GRACE MORETZ. Todos ellos cumplen los arquetipos mencionados previamente y, sin duda, serán la clave para que la película funcione, aunque sea entre el público.

 

maxresdefault (1)

 

No está tan clara la elección del capitán de barco, J. BLAKESON, director inglés que hasta ahora solo ha dirigido un largometraje (LA DESAPARICIÓN DE ALICE CREED) y que supone una incógnita total y una apuesta.

Esta incógnita se une a otras muchas, menores y de índole práctica y artística: la fidelidad de una adaptación de este estilo siempre está en entredicho y esto será juzgado a la postre por los fans. Solo contamos con un adelanto en forma de tráiler, el póster oficial y las especulaciones típicas de los foros de Internet de los fanáticos de la saga.

La fecha para desvelar todas estas incógnitas es el 15 de enero (después de la campaña de Navidad, veremos a qué se debe esta decisión) y, de momento, solo queda especular sobre si su éxito se podrá equiparar al de las sagas más boyantes del género. Es difícil, pues LA QUINTA OLA no tiene, a priori, el tirón de LOS JUEGOS DEL HAMBRE. Pero tampoco es descabellado esperar una sorpresa. En enero saldremos de dudas.

 

 

 

Guillermo Martínez

Compartir
Artículo anteriorCORRUPCIÓN NEOYORQUINA: PUBLIC MORALS LLEGA A TNT
Artículo siguienteCRÍTICA: TECHO Y COMIDA
Intento de físico que descubrió demasiado tarde que el cine era su pasión. Desde entonces, compagino la carrera con el séptimo arte (el arte que más alegrías me ha dado). Desde los clásicos hasta el cine más actual, todo ha trascendido la mera afición para convertirse casi en una forma de vida. Y qué mejor forma de disfrutar algo tan grande que poder escribir sobre ello.

No hay comentarios