Compartir

 

montaña

 

El cine ha tratado en distintas ocasiones de reflejar la realidad de las montañas, y decimos ha tratado pues no siempre lo habría conseguido, más bien al contrario, serían muy contadas las ocasiones en que realmente habría logrado trasladar la realidad que uno puede sentir ahí arriba, que místico que me veo, a la gran pantalla!

Con el ánimo de no resultar tedioso, os expongo a continuación algunas de las películas que se habrían hecho eco de la citada realidad, unas obviamente con mayor éxito que otras, a mi solo gusto

Así, nos referiremos en primer lugar, a las películas que seguramente todos, a los que obviamente nos guste este concreto género, conocemos; estas son Límite Vertical, y Máximo Riesgo.

 

La primera, rodada en el año 2000 por MARTIN CAMPBELL, cineasta entiendo, si no de reconocido prestigio, si de al menos cierto prestigio, reúne a CHRIS O DONNEL y SCOTT GLEN como principales actores, situando la trama en el mítico K-2, “Chogori”. Ciertamente, la película tiene buenas escenas de acción, que por lo menos no destrozaría n la realidad a que nos referíamos anteriormente, SCOTT GLEEN siempre gusta de ver, quien no le recuerda en el papel del icono de Langley en la obra maestra de JOHNATAN DEMME, y además tiene la sorpresa y soplo de aire fresco de poder descubrir, al menos para mí, a una bella IZABELLA SCORUPCO, que por cierto ya aparecía en Goldeneye en 1995, de mi querido Bond, James, siendo quizá lo más flojo de toda la película la introducción del tema del conflicto armado, con la consiguiente trama de material de explosivos que se utiliza en la película.

 

Respecto de la segunda, rodada por RENNY HARLIM en el año 1993, cineasta sobre el que tengo la misma consideración antes predicada de MARTIN CAMPBELL, (solo con rodar DIE HARD 2 estaría todo dicho, con esa mítica frase de”…hay que empezar a dar caña…” que pronuncia el prototipo más alejado de héroe de la policía aeroportuaria que uno se pueda imaginar), es de calidad inferior a la Límite Vertical, destacando en todo caso los paisajes, la presencia del siempre misterioso JOHN LITHGOW todavía me acuerdo de la película En el nombre de Caín, y de MICHAEL ROOKER y poco más, pues SLY está fuera de toda onda, sobre todo en esa memorable escena donde en una cornisa a no sé cuantos metros de altitud, completamente helada, de una anchura mínima, se coloca la gorra seguro de los “Saigón” que llevaba hacia atrás, se quita, por supuesto, el tres capas de todo buen montañero, y se pone a trepar cual en sus mejores tiempos hubiera hecho TOBY MACGUIRE en Spiderman.

 

 

En siguiente lugar me quiero referir a películas menos conocidas, de factura aún así en todo caso menor que las dos primeras, lo digo por esa creencia tan estéril relativa a que todo lo comercial es nulo, cuáles serían k-2, película británica de 1991, interpretada por un MICHAEL BIEHN odioso, actor que recordamos por su sus papeles en dos de las grandes obras maestras de su majestad JAMES CAMERON, Terminator y Abyss, y de la que podemos destacar tan solo una secuencia de escalada en roca realmente bien hecha al principio de la película, pues los ángulos y cámaras realmente te sitúan en esa realidad tantas veces ya aludida. Como asignatura pendiente personal, 127 horas, película esta del año 2010 del cineasta británico DANNY BOYLE, interpretada por JAMES FRANCO, y que ciertamente no he visto, habiendo leído en todo caso críticas para todos los gustos.

 

 

 

Quiero también referirme a alguna película antigua sobre este género, considerando que quizá las más conocida sea La montaña Siniestra, de EDWARD DIMYTRYCK, (el director de las famosas disputas con MARLON BRANDO en El baile de los Malditos, película estadounidense del año 1956 interpretada por SPENCER TRACY y ROBERT WAGNER, casi nada vamos…), película que no recuerdo bien, pero que creo recordar no plasmaba, para la época en que se rueda, nada mal el mundo de la montaña.

 

 

 

 

 

En otra categoría he querido incluir películas que realmente son documentales, al estar basadas en hechos reales, siendo interpretadas en la mayoría de las ocasiones por alpinistas de élite, tales como, sin duda la más conocida, Touching the Void, película inglesa del año 2003 que narra la historia de dos montañeros británicos y su fantástica historia de supervivencia, de uno de ellos mas bien, en el Siula Grande, montaña de cerca de 6000 metros en el lejano Perú, que ascendieron por una vía inexistente hasta entonces.

 

 

 

 

 

 

La llamada del Silencio, rodada en el año 2007, relativa a la cara norte del Eiger, sin duda la montaña, más bien la vertiente, sobre la que más se habrá escrito y filmado, junto obviamente al Everest, que reproduciría la tragedia del año 1936, año en el que se produce uno de los más trágicos y famosos asimismo accidentes de montaña, el que afectó a la cordada de cuatro integrada entre otros por Tony Kurtz y Ander Hertensoisser, este último al que debe su nombre la famosa travesía Hertensoisser, poco antes del Primer Nevero, y que curiosamente interpreta JOE SIMPON, el alpinista antes citado.

 

 

 

 

 

 

Gashembrun IV, la Montaña Luminosa, rodado por WERNER HERZOG, sobre el que luego volveremos, en el año 1985, referido a una famosa ascensión a esa montaña llevada a cabo por Reinold Messner y Hans Kammerlander, atención, esa montaña es probablemente una de las tres ascensiones más complicadas que puede hacerse a día de hoy en el Himalaya, aunque sea una gran desconocida para el gran público.

 

 

 

 

También merece la pena destacar otras obras tales como Verttige, película francesa del año 2009 y las alemanas Nanga Parbat del año 2010 y Northwand, del año 2008, la primera un película cuando menos curiosa, y los dos últimos,  documentales basados en hechos reales, destacando la gesta de nuevo de Reinold Mesnner en la alemana montaña del Nanga Parbat, ascensión la relatada donde por cierto falleció su hermano, no se sabe aún si en el ascenso, pro a la cara del Diamir, o en la bajada a tumba abierta, a lo desconocido, por la Vertiente del pumar, el mayor abismo de la tierra, mas de 4.000 metros de desnivel puro.

 

 

 

 

Acabando con los documentales, citar a la española Pura Vida, The Ridge, rodado este mismo año 2012, ambientado en los Annapurnas, cadena montañosa de más de 8000 metros realmente complicada, primera montaña de 8000 ascendida, por los franceses Herzog y Lachenal, en el año 1950 creo recordar, y  que de hecho, pasa por ser la montaña donde es más fácil estadísticamente sufrir un percance fatal, ya sea por su vertiente normal, cara norte, o por la sencillamente impresionante cara sur, hablándose en el documental del intento de rescate del español Iñaki Ochoa de Olza. Emergiendo junto a éste último, que no lo consiguió finalmente, la figura del probablemente mas cualificado alpinista de hoy de día, el suizo Ulie Steck, alpinista de la pasta del esloveno Tomo Cessen y también del suizo Michael Piola.

 

 

 

 

 

He querido dejar para el final  las dos mejores películas a mi gusto que se han realizado en este género, cuáles serían, Grito de Piedra y Licencia para Matar, también conocida como La Sanción del Eiger.

 

La  primera película es del antes citado realizador austriaco WERNER HERZOG, al que entre otras hemos visto en Aguirre o la Cólera de Dios, y la más reciente Grizzly Man, rodada en el año 1991, e interpretada, aparte de por alpinistas de élite, por DONALD SUTHERLAND, en un papel donde pasaría ciertamente sin pena ni gloria, tratando la película de la primera ascensión al Torre Cerro, montaña ubicada en la Patagonia chilena, que si uno vislumbra se estremece, cuando imagina el subir por ella… resulta absolutamente…por cierto, probablemente en la película, aunque no lo recuerdo bien, lo que realmente se hace es abordar la famosa polémica Maestri, italiano que pasa por ser el primero que lo consiguió, para algunos, pues para otros no fue sino una farsa, destacando en todo caso las escenas de escalada, sin duda, las más increíbles y reales que yo he podido ver nunca.<

 

 

 

Y finalmente, la segunda es una película de CLINT EASTWOOD, (del que me sigo quedando con El jinete pálido, y sus memorables frases “…y el infiero seguía tras el…”, o “…hay algo en esos ojos, es usted un busca problemas forastero…”, o quizá la aun mejor “…cuánto vale tener la conciencia tranquila…”), interpretada por él mismo y GEORGE KENNEDY, que tiene también escenas realmente curiosas de escalada en roca, sin comentarios esa escena de seducción al, aunque no llega, estilo del nombre de la rosa, aparte de las secuencias de la segunda parte de la película ambientadas en Grindenwal, campo base esencial para intentar ascender a la mítica Cara Norte del Eiger, dándose la circunstancia por cierto de que la secuencia final de la película, con CLINT EASTWOOD colgando a la entrada del túnel, no es sino lo que, con resultado fatalmente contrario, pues falleció, le sucedió a Tony Kurtz en 1936.

 

 

 

 

 

En fin, que os haya gustado y no os haya aburrido en exceso.

 

ANTONIO CARO SÁNCHEZ

Antonio Caro Sánchez es Letrado en la Comunidad de Madrid, su pasión por el cine sólo es igualada, si no superada, por su amor a la montaña, donde no duda en perderse cada vez que tiene ocasión.

Compartir
Artículo anteriorCOSMÓPOLIS
Artículo siguienteEl palomitrón te invita al cine!!

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

1 Comentario

  1. no conozco la mitad de las películas, pero es un genero muy bonito y agradecido para la vista del espectador, porque ademas de la acción que desprende, mirando al fondo de la pantalla siempre veremos el mejor escenario que son las montañas.Me gusta el senderismo no lo puedo remediar.

Dejar una respuesta