Compartir

GIRLS

Si la quinta temporada de Girls pudiera definirse en dos palabras, nosotros escogeríamos “relaciones tóxicas”. La evolución de nuestras chicas es más que palpable a lo largo de los 10 nuevos episodios con los que cuenta la serie para HBO. Hannah (Lena Dunham) ha madurado, aunque, en realidad, no se haya podido ver hasta su speech final, donde alcanza la paz consigo misma y con el mundo. Pero también nos ha regalado momentos de total locura y algo de odio visceral hacia su extravagante personalidad, sin olvidarnos del resto de personajes de la serie, los cuales también han visto transformada su vida y su forma de verla.

Por ejemplo, hemos visto celos, una cuestión muy presente en estos capítulos. El “cuando ya no lo tienes y lo tiene otra persona, lo quieres” es el hilo conductor en más de una ocasión. Es lo que le pasa a Hannah cuando se da cuenta de que Adam (Adam Driver) y Jessa (Jemima Kirke) han comenzado una relación, a pesar de los intentos de esta última por reprimir sus sentimientos. Se veía venir: dos almas atormentadas que encuentran en brazos del otro a un igual, sin contar la fuerte atracción sexual que les acaba empujando a mandar a paseo sus remordimientos por los sentimientos de Hannah. Hasta que llegó el último episodio para reventar esta fantasía.girlss

Lo que nos ha enseñado la quinta temporada de Girls , como señalábamos al inicio del artículo, es a reconocer las relaciones tóxicas, esas relaciones de amistad o amor que sabes que deberían tener una fecha de caducidad, pero que sigues alargando por motivos que ya ni conoces. Relaciones íntimas que idealizas pero acaban siendo todo lo contrario de lo que imaginabas y, aun así, te empeñas en creer que es lo mejor que vas a encontrar y que la chispa acabará siendo llama. Es el tipo de relación que Hannah trató de mantener con Fran, su novio en esta temporada, pero, como se puede ver a pocos episodios del final, decidió finalizar impulsivamente. Porque si hay algo que Hannah no soporta es que la fuercen a hacer o a sentir algo que ella no quiere.

En lo que respecta a la relación de amistad de las chicas, durante esta temporada hemos podido notar que, si bien los personajes funcionan muy bien individualmente, lo extraño es que al juntarse no se encuentra el supuesto amor que debería existir entre un grupo de amigas con tantos años de amistad¿Es este comportamiento una muerte anunciada? Cuando pensábamos que la amistad entre ellas era un simple cariño, llega el colofón final en el último episodio: los temas pendientes explotan y sale a la luz el amor incondicional que Jessa y Hannah sienten como buenas amigas, pero que Adam tratará de mantener separado. Como en Sr. y Sra. Smith, tras una monumental pelea, tanto Jessa como Adam terminan en el suelo mirando el horizonte, despúes de haber hecho el amor, pero con más remordimientos y furia interna que cuando empezó la pelea. Por su parte, Hannah termina perdonándose a sí misma y perdonándoles también a ellos, mirando hacia adelante, porque sabe que la vida le guarda mucho más con lo que tratar de ser feliz.

adam-jennaTodas están madurando, a su ritmo, pero tomándose las cosas un poco más en serio, tratando de encontrar su lugar en el mundo, como Shoshanna (Zosia Mamet), que regresa de su vida en Tokio y comienza a trabajar en la cafetería de Ray (Alex Karpovsky), uno de los personajes secundarios que más ha maltratado la creadora de la serie, Lena Dunham. Todos sentimos pena por él cuando estuvo en la friend zone de Marnie (Allison Williams) y fue manejado a placer por varias de nuestras chicas (véase cuando Hannah le pide que la vaya a buscar en medio de la carretera tras dejar su relación con Fran (Jake Lacy), o recuérdese su relación sentimental fallida con Shoshanna, quien se dio cuenta de que lo que sentía por Ray no era amor). En este último capítulo, Ray sale de nuevo de esa zona de amigos para ser el “ayudante” con derecho a roce de Marnie.

Dentro de los personajes secundarios, Elijah (Andrew Rannells) ha tenido su buena dosis de realidad al vivir una historia de amor que, siguiendo la tónica de la temporada, acaba siendo algo que no había imaginado, y que, tarde o temprano, intoxicará su vida: se enamora de un famoso presentador de noticias que regala su cariño a quienes le rodean y que acaba rompiéndole el corazón cuando decide declarársele.

Los padres de Hannah, por su parte, viven una situación complicada tras la salida del armario de él y su visita a un hombre al que conoce por internet. La madre, por tanto, tendrá que lidiar con esta nueva vida que le toca, buscando paz y respuestas a preguntas que le muerden la conciencia. En una de estas búsquedas, acudirá con su hija a un retiro espiritual que nos regala la primera experiencia lésbica (fallida) de Hannah.

GIRLSSEASONFIVESin lugar a dudas, esta quinta temporada es la mejor de todas, un paso previo a la historia final que Dunham nos tiene preparada para la sexta y última entrega de la ficción para HBO. La temporada más adulta, sí, pero teniendo en cuenta que siguen creciendo, cometiendo errores y aprendiendo de ellos: Marnie tuvo que casarse para ver que Desi (Ebon Moss-Bachrach) no era lo que quería; Jessa tuvo que dejarse llevar por lo que sentía por Adam y viceversa para saber que ambos quieren a Hannah más que a ellos mismos; Shoshanna tuvo que perderse en Tokio para saber que lo que más quería en el fondo era regresar a su querida Nueva York, donde parece que le espera un futuro prometedor, y Hannah… Hannah necesitaba estabilidad y confort en brazos de Fran y un trabajo como profesora en un colegio para despertar y ver que, en realidad, ella solo quiere ser ella misma. Y siempre será Hannah, esa persona narcisista y alocada, con sentimientos pasionales y que, ante todo, hará lo que le dicten sus impulsos.

Cristina Bécares

1 Comentario