Compartir

concierto-film-symphony-orchestra-lujo-perder_1_2170149

 

La primera vez que comes helado, la primera vez que montas en bici, el primer beso y la primera vez que escuchas en directo a la Film Symphony Orchestra. Hay determinados acontecimientos en la vida de uno que jamás se olvidan. En mi caso, desde que mis pies atravesaron una de las múltiples salidas de la Plaza de Toros de las Ventas el año pasado para volver a casa embriagada de música y cine, estuve deseando que volvieran. Que volvieran para acariciar esa parte que está dentro de todos nosotros que nos recuerda que la vida es hermosa, casi a lo monólogo final de American Beauty. Quizás suene un poco exagerado, pero lo voy a decir; Un concierto de la Film Symphony Orchestra es un oasis de belleza en mitad de un bombardeo constante de malas noticias. Al menos, para los amantes del cine, resulta de la clase de belleza que hace que se te forme un nudo en la garganta y sueltes alguna lagrimilla. Por suerte la oscuridad de la noche protege a los más tímidos. Emoción incontenida, casi desde el primer minuto, cuando el escenario se ilumina y comienza a llenarse con los músicos cargados con sus instrumentos que ocupan en silencio solemne su lugar en su correspondiente sección. Ya sólo queda él. El público lo espera. Esperan al hombre detrás de la toga larga negra. Esperan al hombre a cargo de llenar la arena de viento, cuerda y percusión. Esperan a MARTINEZ – ORTS, el hombre que dirigirá una noche de magia y emoción bajo el techo estrellado de la capital.

Tal y como hizo el año pasado, ocupa el centro del escenario saludando tímidamente al público sin decir ni una palabra antes de darle la espalda y ponerse manos a la obra. El tema que abre CIUDADANO KANE fue el mismo que abría el programa, del compositor B.HERRMANN. Una forma tranquila de abrir boca a la que seguía la Suite de DOCTOR ZHIVAGO de M. JARRE. Un viaje oscilante en el tiempo que nos colocaba en HORIZONTES DE GRANDEZA, la obra de WILLIAM WYLER de 1958 cuya banda sonora estuvo a cargo de JEROME MOROS. Un público un tanto aletargado hasta el momento comenzaba a desperezarse con la Marcha del Coronel Bogey de EL PUENTE SOBRE EL RIO KWAI, pero terminaban de hacerlo definitivamente con la aparición de el gran JOHN BARRY y su insuperable trabajo en  MEMORIAS DE ÁFRICA, cuya imagen en la gran pantalla arrancaba una exclamación generalizada de placer antes de sonar las primeras notas. MALCOLM ARNOLD conseguía el Oscar a Mejor Banda Sonora en 1958 con EL PUENTE SOBRE EL RIO KWAI y JOHN BARRY hacía lo propio en 1986 con la música que acompañaba la película de SYDNEY POLLACK.

 

the-film-symphony-orchestra-fso-tour-2015-2

 

Si bien es cierto que cada estallido de luz funcionaba para aumentar la sensación de estar dentro de un sueño, fue especialmente impresionante el momento en el que las paredes y las columnas se tiñeron de verde para acoger el tema de la ganadora de cuatro Oscars MATRIX (2000) cuya banda sonora a cargo del señor DAVIS si bien fue ignorada en los grandes premios fue nominada en la edición de los Grammy Awards de 1999 muy merecidamente. Y directamente nos vamos hasta la última edición de los Oscar, en la que ALEXANDRE DESPLAT gozaba de doble nominación por la obra de WES ANDERSON, THE GRAND HOTEL BUDAPEST, que finalmente fue la triunfadora de la noche y la que sonó en las Ventas a cargo de la FSO; THE IMITATION GAME; Maravillosa música que acompaña a una película apasionante y que junto a LA TEORIA DEL TODO de JOHAN JOHANSSON que compartió nominación con DESPLAT funcionaban como la oferta más actual de bandas sonoras del concierto. Ambas merecen una mención especial por la impresionante combinación de luces y sonido que te transportaban directamente a las escenas más potentes de las cintas.

Aunque se podría decir esto último de cada una de las piezas que sonaron, bien es cierto que se disfrutan de forma más relajada ya que las pasiones no están tan a flor de piel como con otras piezas más emblemáticas de películas legendarias que levantaban del asiento a un público entregado. Ejemplos son la obra de GOLDSMITH en STAR TREK o la de GRUSIN en LOS GOONIES.

El momentazo de la noche se lo lleva el tema The Gravel Road de la película EL BOSQUE a cargo del compositor NEWTON HOWARD, quien estuvo nominado en 2005 por un trabajo musical que supera el valor de la cinta a la que acompaña con creces. Un violinista de pie, iluminado por un foco de luz blanca, abrazado a su instrumento con una concentración emocionante abría una pieza fantástica que conseguía instalar el silencio más absoluto en la plaza. Ovación descontrolada.

 

the-film-symphony-orchestra-fso-tour-2015

 

Tales como las que se desataban después de ver la imagen de JURASSIC PARK o E.T. EL ESTRATERRESTRE en la pantalla central dejando adivinar que JOHN WILLIAMS, tremendamente presente en la velada, sigue siendo el compositor preferido de los más cinéfilos.

Como no podía ser de otra forma, la orquesta ha querido rendir un homenaje en esta gira a un recientemente desaparecido JAMES HORNER, cuyo rostro en blanco y negro erizaba la piel de todos los presentes que aplaudían en medio de un sentido silencio antes de que el piano escupiera de forma deliciosa las primeras notas del tema de los Ludlow en una de las pocas composiciones del autor alejadas de su famoso Parabará; LEYENDAS DE PASIÓN, obra nominada en 1995 a los Globos de Oro.

Una de las mejores cosas de asistir a un concierto de la Film Symphony Orchestra es que eres capaz de visualizar a los actores y los paisajes con total nitidez incluso con los ojos abiertos. Por un momento regresas a la primera vez que viste LOS GOONIES; revives el momento en el que E.T. se despide de Elliot ante las luces de su nave espacial esférica, volviendo a decir aquello de: ‘Esta´re… Aquí… Mismo.’  Resulta un arma de doble filo, ya que sales de allí queriendo revisionar todas y cada una de las películas o con la sensación de haber vivido una maratón express del mejor cine.

 

ZRED _27a

 

MARTINEZ – ORTS, quien sufrió un par de tropezones en el escenario, bromeaba acerca de ello ante el micrófono antes de agradecer a todos los que estábamos allí el apoyar la música en directo y el ‘dar de comer a muchos músicos en los tiempos que corren’. Realmente somos nosotros los que tenemos que agradecer; Agradecer a todos aquellos que hacen posible que decenas de músicos se planten en un escenario con un director de orquesta delante y ofrezcan una experiencia completa para todos los sentidos y un orgasmo cerebral incomparable. Agradecerles a ellos mismos la capacidad que tienen de emocionarnos con una ejecución perfecta e inigualable. Pero sobretodo, agradecerles los ‘bises’ que nos regalaron, dejando al público más ‘freaky’ satisfecho con las piezas de SUPERMAN, STAR WARS y REGRESO AL FUTURO, cuyo espectáculo en el treinta aniversario de la película fue también todo un acontecimiento cinéfilo.

No vamos a desvelar más sorpresas, únicamente desear que la Plaza de Toros de Las Ventas siga siendo afortunada acogiendo espectáculos de auténtica cultura desbordante como éste y recomendándoles que no se lo pierdan. Porque cuanto antes vayan por primera vez a ver a la Film Symphony Orchestra, antes podrán repetir. Con una apertura quizás un pelín más floja que la que fue el año pasado LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ ,un repertorio quizás menos conocido y la ausencia total de la música de series actuales (el año pasado el tema principal de JUEGO DE TRONOS desarmó totalmente al público asistente) volver a disfrutar de la FSO no tiene precio.

Existe un cierto tipo de personas que siempre tienen en su reproductor una lista titulada ‘Bandas sonoras’. Personas que se emocionan, que conocen cada compositor, cada melodía, cada escena por la música que suena en ellas. Esta clase de locos enamorados no pueden dejar pasar la oportunidad de conocer a la FSO y dejar que la experiencia les lleve a esos lugares que visitan por su cuenta de una manera que nunca habrían imaginado.  Repetirás, porque nosotros ya estamos esperándoles para la gira de 2016. Nosotros, siempre les esperaremos. Por una oferta cultural de calidad en nuestro país, por más proyectos como éste, por más música y por más cine. Por más emoción. Por más Film Symphony Orchestra.

La orquesta continúa su gira por toda la geografía española.

 

Elena Alcalde

 

1 Comentario