Compartir

 

nt_14_la-abeja-maya-la-película

 

Nostalgia:Tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida. Una emoción muy alusiva en los medios. En la publicidad últimamente se ha vuelto a mirar hacia décadas pasadas, las series ochenteras fueron, son y serán siempre un referente, y al séptimo arte le encanta recurrir a clásicos. Si vienen de la pequeña pantalla, todavía mejor. Y ahora llega a las carteleras el último gran ejemplo. Estimados padres, ha vuelto la abeja Maya; y se trae bajo el brazo a Willy, a Flip, a la colmena entera y a más amiguitos del campo.

Esta película se supone como una historia que forja el vínculo entre hijos y padres, porque éstos pueden ir seguros al cine de que lo que van a ver les sonará… Y no es para menos, porque ya avisamos que más de uno puede salir con la típica añoranza de los años pasados, de la época de la EGB y los bocatas interminables hechos a base de pan y chocolate,… Sí amigos, el tiempo pasa, y el revival de Maya nos lo recuerda.

Ella sigue como siempre, famosa en el lugar por su alegría y su bondad, con ganas de explorar el mundo que observa desde el panal: un extenso prado colorido por diversas flores y con tantos secretos que ofrecer. Por eso ella se empeña en ir a descubrirlos cuanto antes, pese a que las restrictivas e inherentes órdenes abejeras se lo prohíban. Maya no es sólo una amiga de los niños, siempre fue una reivindicativa de los derechos de la libertad.

 

31992

 

 

El argumento es muy básico pero correcto para el público infantil: Redirige la trama hacia las máximas de la justicia, la tolerancia, hacia el deseo de la aventura y de salir de las estancias del confort, y que, como ya se sabe, el miedo es la gran arma para el mal. Sabemos cómo va a acabar, los mayores por descontado, porque además de la sencillez de la historia  ¿Acaso la famosa abeja nos iba a fallar? Y tratándose de una de las embajadoras de la confraternidad dentro de los dibujos animados, enmarca el triunfo de la amistad, y si es para hacer las paces entre pueblos enemigos, fetén. Una vez más, los malos no son tan malos, es cuestión de salir a conocerlos.

El trazo del dibujo respeta al de 1975. La protagonista y sus amigos mantienen los rasgos que ahora consiguen los relieves que la versión retro no podía ofrecer. La protagonista es pura miel, como todo el vecindario –no se esperaba menos-, como el resto de los habitantes del campo. Con sus rasgos redondeados y vivarachos, todas las criaturas son monísimas, no hay otro apelativo. Y no falta nadie: las torpes hormigas, una araña maliciosa, un ejército de bruscas avispas, una líder buena, otra mala, un secuaz torpón, una niñera encantadora…

 

383174.jpg-rx_640_256-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

 

 Sin embargo sí se extraña la canción que los papás y mamás de hoy en día tararearon hasta la saciedad, y el aire evidentemente más tosco del dibujo original. Pero LA ABEJA MAYA. LA PELÍCULA entretiene. Su argumento ya se ha visto, pero el hecho de que vuele más allá de las normas se agradece. Una producción sencilla pero agradable.

 

 

LO MEJOR:

  •     La sencilla animación queda perfecta para la narración
  •     No es pretenciosa, ofrece lo que jura

LO PEOR:

  •    No ofrece grandes aventuras ni grandes efectos especiales
  •    La añoranza de la banda sonora anterior

 

 

María Aller

No hay comentarios

Dejar una respuesta