Compartir

 

 

KO

 

¿Quiénes fueron los primeros pobladores de las islas de la Polinesia en el océano Pacífico? El homo sapiens debió llegar a esos sitios desde territorios continentales, dada la imposibilidad de que hubiera surgido y evolucionado allí la vida desde el principio. La primera hipótesis, y más ampliamente aceptada hasta la primera mitad del siglo XX, fue que los Hombres llegaron desde Asia. Sin embargo, un antropólogo noruego llamado Thor Heyerdahl sostenía todo lo contrario, es decir, que los primeros pobladores de las islas llegaron desde América.

Esta hipótesis no era contemplada desde el punto de vista oficial puesto que se creía que el océano Pacífico era un impedimento demasiado grande para los pobladores precolombinos, en concreto de la zona de Perú, ya que se pensaba que aquellos no dominaban el arte de la navegación.

Thor Heyerdahl, sin embargo, estaba convencido de que los primeros peruanos fueron capaces de construir balsas con grandes troncos de madera y, únicamente, por la acción de las mareas y del viento, llegar a cruzar el inmenso océano. Nadie le seguía, así que, con el apoyo de 5 “locos” más, se propuso demostrar la teoría él mismo. El reto: cruzar el Pacífico en balsa sin ningún tipo de ayuda. Del mismo modo que se hubiera hecho hace más de 500 años. Y es que, como le dice uno de los acompañantes a Heyerdahl, si algo va mal, nadie nos salvará, excepto tu teoría.

KonTiki1.jpg_cmyk

 

Así que en 1947, se fueron a Perú y, siguiendo los planos que dejaron los conquistadores españoles, construyeron una balsa con los mismos materiales y técnicas de aquella época y se lanzaron a la aventura y a la deriva. 66 años después se filmó KON TIKI, una película que cuenta esta historia. Por supuesto el nombre es el mismo que el de la balsa y hace referencia a un Dios solar de los Incas.

Leyendo esto uno empieza a salivar. Estamos hablando de una aventura pura y dura. De una nueva gesta en el curriculum del Ser humano. Gestas en las que hay detrás grandes valores y sentimientos como el afán de conocimiento, la ambición, la visión, el liderazgo, la lucha contra la naturaleza y las normas establecidas, la valentía, el miedo, el compañerismo. En fin, eso que hace distinto y especial al Homo Sapiens entre las especies que habitan la Tierra.

Estos conceptos y valores dan pie a la épica, a la epopeya, a la poesía heroica. Que es, desgraciadamente, de lo que carece esta película. Técnicamente es un film maravilloso. Tiene una factura formal excelente, pero le falla la sustancia. La historia, y lo que tiene detrás, da para hacer un LAWRENCE DE ARABIA, un BRAVEHEART, un MASTER & COMMANDER, un KAGEMUSHA, un APOLO 13…. Quizás haya sido la mentalidad escandinava, – no hay que olvidar que la película es noruega -, demasiado cuadriculada, demasiado técnica, demasiado perfeccionista pero carente de improvisación y de pasión. No lo sabremos. El hecho es que la cinta lo tiene todo o casi todo; una historia potente, una realización técnica muy notable, una fotografía espectacular, tiene su presentación, su nudo y su desenlace, una banda sonora que suma y no resta… Pero sales del cine con esa sensación de que falta algo…. El típico: “si, está bien, pero…”.

 

Kontiki4.jpg_cmyk

 

Hay que reconocer que estamos hablando de algo tremendamente difícil de lograr en una película de este tipo. Dar el toque final que hace que una película sea buena a ser una obra maestra. Se agradece el intento, a eso no hay ninguna crítica posible.

No quiero desanimar a los posibles espectadores. Es más, les animo claramente a ir al cine a verla en Junio, cuando se estrene. Desde luego esta película está a un gran nivel comparando lo que a veces somos capaces de “tragarnos” en las salas de proyección.

Me vienen a la mente ahora mismo THE MASTER o EL ÁRBOL DE LA VIDA, por poner dos ejemplos. La nominación de la cinta al Óscar a mejor película extranjera o como se dice ahora, a mejor película de habla no inglesa, en 2013, está justificada. Es una recompensa puesto que, a priori, la gran favorita es AMOR y no hay que olvidarse tampoco de NO.

 

 

LO MEJOR:

  • La fotografía clara y nítida. Potente.
  • Algunos planos y escenas de una gran belleza visual.
  • La escena cenital que, a modo de zoom, parte de la balsa y va subiendo hasta llegar a ver toda la Tierra, la Vía Láctea y vuelve a descender hasta la balsa.

LO PEOR:

  • Lo principal y ya comentado: a la película le falta épica, pasión.
  • Se echa en falta alguna imagen del documental original que se grabó durante la expedición.
  • La fecha del estreno en España, posterior a la gala de los Óscars.

 

SPECTRA.

Compartir
Artículo anteriorLos sujetadores de PSICOSIS
Artículo siguienteHANSEL Y GRETEL: CAZADORES DE BRUJAS
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta