Compartir

 

GOT

 

Ya han pasado diez semanas desde que el domingo 12 de Abril tuviera lugar el preestreno de la quinta temporada de JUEGO DE TRONOS en el Real Alcázar de Sevilla, un monumento construido durante la ocupación musulmana y que precisamente por eso atrajo al productor estadounidense FRANK DOELGER. El libro en el que se basa la serie, CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO escrito por GEORGE R.R. MARTIN, describe a los dornienses como personas sensuales y de “sangre caliente” y al reino de Dorne como una calurosa península al sur de Poniente que se mantiene habitable gracias a sus ríos y las lluvias, y donde el agua es un recurso casi sagrado, lo que curiosamente encaja con los problemas hidrográficos que ha sufrido nuestra tierra. Las similitudes con nuestro país y la existencia de semejanzas con países árabes ha hecho de España el escenario idóneo para que los directores DAVID BENIOFF y DANIEL B. WEISS decidieran realizar parte del rodaje en Andalucía, en concreto en Sevilla y Osuna.

 

dorne

 

Cuando pensamos en JUEGO DE TRONOS, enseguida se nos pasa por la cabeza todo el fenómeno fan que supone una saga de tales dimensiones. Y es que, según el productor CHRIS NEWMAN, “Juego de Tronos es grande y no hay que tener miedo de su magnitud”. Eso ha llevado a los productores de HBO y Canal+ a organizar una exposición que ya ha pasado por Londres, Estocolmo y Telaviv entre otras ciudades, y que estuvo en Madrid el pasado 30 de Mayo. En ella  se exhibieron aproximadamente 75 objetos originales usados en el rodaje que se dividieron en diferentes zonas del mapa  ficticio creado por GEORGE R.R. MARTIN: Desembarco del Rey, Castillo Negro o Invernalia, ésta última representada por las chicas Stark. Entre las piezas expuestas se podían observar detalles como barro en el ropaje, además de tener la oportunidad de empuñar armas con medidas reales, como la espada de la Montaña, con un peso aproximado de 25 kg, o sentarte en el fatídico trono que tantas disputas y muertes ha causado. Y hablando de muertos, ellos también tuvieron su espacio: un paredón en el que se podían encontrar los retratos de todos los personajes que encontraron su final en la serie, como Robb y Talissa Stark, o el recién desaparecido y odiado jefe de la casa Lannister. Cabe destacar que la quinta temporada ha sido rodada en otros cuatro países entre los que se encuentran Irlanda del Norte y Croacia, en unos 151 platós con una participación de más de 170 extras, por lo que probablemente sea la serie más internacional y de mayor presupuesto de la historia.

 

huevos

 

Bien. Pasemos ahora a lo realmente importante, la quinta temporada. Hemos oído muchas críticas a ésta última, sobretodo en los primeros capítulos. Sabemos que esta temporada puede ser tachada de transición, de “relleno”, por lo que intentaremos hacer un análisis que defienda la que para muchos otros ha sido la mejor temporada de la serie.
Al venir de una temporada un poco floja en misterio, con mucho juego estratégico y planificaciones políticas y bélicas, era necesaria una introducción que colocara a los peones en el tablero, una introducción expuesta en los primeros cinco capítulos, además de enredar la trama con uniones bizarras y reencuentros inesperados permitiéndonos entrever por dónde podrán ir los tiros la próxima temporada. En cambio, los otros cinco episodios no han hecho más que recordarnos que el autor original y los directores son los únicos encargados de manejar los hilos de la historia a su antojo y sobretodo, que no importa todo lo que pase antes del quinto capítulo; en los cinco siguientes se encargarán de revolverlo todo de modo que lo ocurrido anteriormente se vea anulado o al contrario, mejorado. En definitiva, que nos lían y nos relían durante diez episodios, y al terminar el último acabamos traumatizados y necesitando al menos una semana para reponernos.
Con el fin de no lanzar más spoilers de los que probablemente os llegarán, recopilaremos de manera general en qué punto están los personajes a la espera de ver cómo continúa la serie ya que el último  capítulo lejos de cerrar frentes para volver a abrirlos en la próxima temporada, ha dejado el panorama más inestable que nunca.

 

STARK: ¿MALDICIÓN O MALA SUERTE?

snow

 

Empecemos por Arya (MAISIE WILLIAMS). Su perseverancia y determinación nos emocionan; es la pequeña de los Stark y la más pasional y su destino será vengar a los Stark. Está aprendiendo a abrir los ojos y ver mundo para poder servir al Dios de Muchos Rostros. Pero su impaciencia y falta de preparación le jugarán una mala pasada y, como es ya costumbre, el destino de otra Stark se verá ensombrecido…

Su hermana Sansa (SOPHIE TURNER) en cambio terminará consiguiendo ayuda en el norte y nos dejará con un salto a la libertad que hacía tiempo que no tenía.
Acabando con los Stark, el bastardo Jon Snow (KIT HARINGTON), protagonizará la última escena que promete dejar a más de uno helado, aunque en JUEGO DE TRONOS nada es nunca definitivo…

 

STANNIS Y LA CAÍDA PERMANENTE

stannis

 

En el clan Baratheon, el veneno de Melissandre (CARICE VAN HOUTEN) ha acabado con todo atisbo de humanidad en Stannis (STEPHEN DILLANE) cuyo mundo se desmorona sumido en la locura y la oscuridad. Hay actos que no tienen vuelta atrás y Stannis no ha hecho más que hundirse desde que decidió que la ayuda de la bruja escarlata era más importante que su propia familia. No queremos difundir información por lo que nos limitaremos a decir que en JUEGO DE TRONOS todos acaban recibiendo lo que merecen…

 

LANNISTER: TODO LO QUE SUBE BAJA

got2

 

Pasemos a los polarizados Lannister… Si la última temporada acabó con la muerte de Tywin, ésta ha acabado con el desmoronamiento y posterior “resurección” de Cersei (LENA HEADEY). Empezó la temporada traicionando a su hijo y a los hermanos Tyrell, muy en su línea, y de repente los papeles cambiaron y acabó purgando sus pecados con una merecida lección de humildad. En este último capítulo Cersei nos regala la que es sin duda la escena más cruda de la temporada que nos revolverá el estómago y nos augura que la reina madre hará rodar tantas cabezas como penurias le han sido causadas, y aún más después de que Jamie (NIKOLAJ COSTER-WALDAU) llegue de Dorne con una desagradable sorpresa.
En cuanto a Tyrion (PETER DINKLAGE), se ha visto sobrepasado por tanto viaje y tanta violencia, aunque estará bien acompañado y él mismo será de gran ayuda para cierta reina rubia que amenaza con tomar Poniente y el Trono de Hierro.

 

CRÍA DRAGONES…

got4

 

Terminando con las cuatro familias, Daenerys Targaryen (EMILIA CLARKE) en su papel de madre de los dragones comenzará a comprender que ser responsable de tales criaturas no es tan fácil como parece y terminará la temporada perdida, rodeada y con un futuro muy poco probable.

Pero, ¿qué sería de JUEGO DE TRONOS sin los personajes secundarios que complican aún más la trama? Estamos pensando en Petyr Baelish (AIDAN GILLEN), más conocido como Meñique, que parecía haberse calmado con el tiempo pero que en los primeros capítulos mostró de nuevo su cara más perversaO la gran Brienne de Tarth (GWENDOLINE CHRISTIE) quien en el último capítulo cumplirá uno de sus objetivos… En la categoría de los servidores más leales nos encontramos con Samwell Tarly (JOHN BRADLY), el único apoyo de Jon Snow en el muro y que acabará la temporada partiendo hacia una nueva aventura, aunque sin duda el premio al más fiel debería ser para Jorah Mormont (IAIN GLEN) y su incansable lucha por permanecer cerca de su Khaleesi. En cuanto a las nuevas incorporaciones, nos quedamos con el Gorrión Supremo (JONATHAN PRYCE) como uno de los personajes revelación, uno de los pocos que ha sido capaz de darle una lección a la alta cuna, aunque en el papel de mala malísima nos quedamos con Ellaria Sand (INDIRA VARMA), ex amante del fallecido Oberyn Martell…

CONCLUSIONES

 

En definitiva: las cosas, lejos de haber mejorado, han empeorado y dejado a la mitad de los protagonistas en la cuerda floja, a punto de caer al vacío y sin red de seguridad. En resumen, que si la espera para que llegara la quinta temporada fue interminable, la espera hasta que llegue la sexta será insoportable y auguramos un aumento de lectores de CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO como único modo de calmar las ansias. Eso sí, destacamos como punto positivo que llevar cinco temporadas perdiendo personajes principales nos ha preparado para lo peor y en la temporada seis seremos inmunes a cualquier muerte (pero que a Tyrion no nos lo toquen).
Dejando a un lado la trama, ha habido una notable evolución en la producción de la serie de HBO, tanto en la estética como en los planos y los movimientos de cámara. A medida que hemos ido conociendo a los personajes y que sus psicologías han empezado a tomar forma, se han ido estableciendo marcos especiales para cada uno. Es algo que ha ido apareciendo de forma gradual y que en esta temporada ha dado mucho juego y le ha añadido un toque personal a la serie.
Y a nosotros, desde el Palomitrón, solo nos queda rezar al Dios de las series para que la próxima etapa nos lleve más muertes justas, un poco menos de las injustas, giros de guión en menos de dos segundos, traiciones, criaturas peligrosas y lo que es más importante: que no nos deje de sorprender.

 

3 Comentarios

Dejar una respuesta