Compartir

Juego de Cosas que Pasan, la serie de moda

Se retoma la partida. Juego de tronos ha estrenado su sexta temporada envuelta en polémicas y con frentes más abiertos de lo habitual: desconocemos si el apellido Baratheon ha caído para siempre; no sabemos qué va a hacer una Daenerys superada por sus propias ambiciones y atrapada por la tribu que la encumbró; llevamos mucho tiempo sin saber nada de los pobres y apresados hermanos Tyrell; intuimos una venganza de los Lannister como nunca antes hemos visto en la serie, y nos negamos a aceptar que Jon Nieve haya acabado su andadura por esta historia. Todas y cada una de las tramas de la serie llevan suscitando millones de conjeturas por todo el mundo desde el pasado mes de junio, y esta vez no tenemos material en papel que nos marque una guía para el devenir de la historia. Pero ya no es momento para debatir si es bueno que la serie haya adelantado a los libros de la saga Canción hielo y fuego. Nos enfrentamos al silencio, al vacío y al miedo por el porvenir de Poniente. Y es esta desazón la que nos convierte, por primera vez, en un personaje más de la superproducción televisiva más impresionante de todos los tiempos.

got 7

En la fiesta inaugural de esta nueva tanda de episodios no hay lugar para el respiro. La primera escena conecta directamente con el trágico suceso que tuvo lugar en el Castillo Negro al final de la temporada pasada. Pero a esa trama, la que más conjeturas sigue suscitando, regresaremos más tarde. De momento, dirigimos la mirada hacia Invernalia, donde las cosas no están mucho más calmadas.

Los Bolton han derrotado a Stannis Baratheon. Parece que la guerra ha terminado, pero la paz no va a llegar a la vida de Ramsay Bolton tan fácilmente. A pesar de su pequeño triunfo, las cosas se ponen complicadas para su futuro reinado. Su amante Myranda ha sido asesinada y su padre, Roose Bolton, no le perdona haber perdido a Sansa Stark. De hecho, no esconde sus intenciones de volver a desheredarlo si finalmente consigue un hijo primogénito con Walda. Por tanto, la misión de Ramsay es clara y concisa: encontrar a Sansa y traerla de nuevo a Invernalia lo antes posible.

Nos parecía complicado que Sansa y Theon sobreviviesen a la vertiginosa caída desde la muralla de Invernalia, pero parece que no solo han logrado salir ilesos de ella, sino que además tienen fuerza suficiente para huir de sus captores. Las cosas no pintaban bien para esta pareja de eternos sufridores. De hecho, parecía que la libertad se les iba a acabar muy pronto. Pero, por suerte, Brienne y Podrick acuden a su rescate y los salvan de lo que habría sido una muerte segura a manos de Ramsay. Se forja una nueva y peculiar alianza que da fin a largas temporadas de sufrimiento de cada uno de estos personajes. Pero ¿hasta cuándo? A juzgar por la habitual resolución de conflictos en esta serie, no debemos hacernos muchas ilusiones.

got 4

Si en Invernalia se ha encendido una chispa de esperanza, en Desembarco del Rey la llama está cada vez más apagada. Las calamidades de Cersei no han terminado tras su paseo de la vergüenza. Jaime regresa a casa con Myrcella o, mejor dicho, con su cuerpo. La muerte de la hija de los hermanos Lannister, la única con auténtica bondad en su corazón, es el último aviso del desprendimiento del imperio familiar. Los leones están más desvalidos que nunca, y la desesperación por mantener a su hijo Tommen a salvo se palpa en el ambiente. Tras llevar un par de temporadas enfadados, parece que Cersei y Jaime no van a tener otra opción que unir sus fuerzas si quieren sobrevivir.

Mientras tanto, la capital del Reino sigue viviendo sumida en la hegemonía religiosa implantada por la secta de los Gorriones. Su poder es incuestionable, tanto que Margaery sigue encarcelada y sin poder ver a su hermano. La reina ha sido desprovista de cualquier poder o autoridad, pero un arrebato de sinceridad provoca que el Gorrión Supremo empiece a sopesar la posibilidad de echarle una mano. ¿A cambio de qué? Pronto lo descubriremos.

got 2

Por otro lado, la línea argumental relacionada con Meereen sigue dando vueltas sobre sí misma y sin intención de cruzarse con las demás tramas de la serie. Tyrion se ha convertido en el regente de la ciudad con más conflictos clasistas de Poniente, y parece que su inteligencia de estratega y los consejos de Varys no van a ser suficientes para calmar las revueltas internas. De momento, la pobreza, las congregaciones de habitantes que intentan hallar una explicación al “abandono” de Daenerys y los motines siguen asolando una ciudad que no parece querer encontrar nunca la paz. Desconocemos qué hará Tyrion para apaciguar tantos frentes abiertos, pero no parece que vaya a ser una de las tramas más intrigantes de la temporada.

Tampoco despierta mucho interés el viaje quijotesco de Jorah y Daario en busca de Daenerys, cuyo interés no parece que vaya a ir a más que un simple relleno de minutos para cada episodio, como si no hubiese suficientes historias por desarrollar.

got 1

Y mientras algunos intentan ponerle solución a la ausencia de Daenerys en Meereen, la Madre de Dragones cuyos títulos nobiliarios van a acabar haciéndole sombra a la mismísima duquesa de Alba vuelve una vez más a la casilla de salida. La única superviviente de la familia Targaryen vuelve a ser apresada por una horda de dothrakis al mando de Khal Moro. Sin embargo, sus calamidades parecen terminar pronto al hacer uso de su inquebrantable verborrea y a sus antecedentes amorosos con Khal Drogo. Ser una khaleesi le da impunidad, pero le obliga a trasladarse a Vaes Dothrak junto con el resto de esposas de khals muertos. Por tanto, intuimos una nueva ruta de peregrinaje para una Daenerys cuyo rumbo en esta historia está cada vez más perdido.

got 5

La trama que sí ha logrado pisar el acelerador, por fin, ha sido la que tiene lugar en Dorne. Tras una presentación bastante descafeinada durante la temporada anterior, parece que por fin Ellaria y las Serpientes de Arena han decidido empezar a vengar la muerte de Oberyn Martell. Parece que el envenenamiento de Myrcella no les pareció suficiente, sino que han decidido iniciar una revolución en su propia tierra asesinando al rey Doran y a su hijo Trystane. Girl power en estado puro y con un nivel de brutalidad que nos augura un porvenir bastante interesante.

La otra localización que también se estrenó en la quinta temporada, Braavos, sigue con un ritmo propio y ajena a todo cuanto ocurre a su alrededor. Una ciega Arya Stark parece haber sido apartada de la Casa de Blanco y Negro tras incumplir su palabra. Mendigando por las calles de la ciudad, recibe la violenta visita de la Niña Abandonada en el templo, que amenaza con volver a verla. Todo indica que estas peleas callejeras forman parte de un nuevo entrenamiento, pero no sabemos con qué finalidad. De hecho, necesitamos que esta trama aporte algo interesante de una vez por todas.

Jon-Snow-game-of-thrones-2016

Y por último, regresamos a la trama más esperada por todos los espectadores y al misterio hegemónico de la temporada. Jon Snow sigue muerto (de momento). El Castillo Negro ha sido tomado por Ser Alliser, quien no dudará en acabar con los pocos “cuervos” que defendían la causa que llevó a la muerte al último Lord Comandante.

Davos, defensor por excelencia de las causas nobles, no tardará en aliarse con los defensores de Jon Nieve y encerrarse con ellos, con el cuerpo del bastardo de los Stark y con su huargo Fantasma, a la espera de que algo les salve de una muerte segura. Algo o alguien. Porque todos sabemos que Melisandre no está allí por casualidad. Ella ya ha demostrado el poder que es capaz de otorgarle el Señor de Luz en incontables ocasiones, pero parece que esta vez su abatimiento es superior a cualquier otra cosa. De hecho, es posible que ni siquiera podamos confiar en su poder tras la imponente revelación que cierra el episodio.

got 8

En resumidas cuentas, el gran enigma que abría esta temporada sigue sin resolverse. No sabemos el destino de Jon Snow, y parece que la incógnita se alargará durante un par de capítulos más. Sin embargo, ya no nos importa tanto su porvenir. Con este capítulo inicial, Juego de tronos encara su camino hacia una catarsis colectiva. Los primeros episodios de esta serie siempre sirven para reubicar a los jugadores en el tablero, pero esta vez hemos sido testigos de los fuertes síntomas de abatimiento y desesperación que viven todos. Hay una falta generalizada de fe en todos y cada uno de los personajes. Da igual el apellido que posean o a la casa a la que pertenezcan, nadie parece saber si merece la pena seguir luchando por sus ambiciones. Se encuentran en el borde del abismo, desbordados por sus propios actos y creencias. La codicia se ha convertido en supervivencia, y esta puede ser el único elixir que les queda para remontar el vuelo por una última vez. Porque esa es la esencia de Juego de tronos, una serie que aglutina su importancia en los personajes femeninos, en el antagonismo, en la muerte y también en la resurrección.

Jorge Bastante

GIF PARAISO FRIKI

No hay comentarios