Compartir

 

JACK1

La quinta entrega del analista de la CIA Jack Ryan, popular en nuestro país gracias más por su adaptaciones cinematográficas que por esa serie de quince libros que ya lleva escritos su autor, Tom Clancy, y que suponen una de las series de best sellers de intriga, política y espionaje más exitosa en Estados Unidos, parece más un reboot de la saga que una secuela al uso. Atrás quedaron la formidable, y la mejor, LA CAZA DEL OCTUBRE ROJO (JOHN MCTIERNAN, 1990), JUEGO DE PATRIOTAS (1992, PHILLIP NOYCE, 1992), PELIGRO INMINENTE (PHILLIP NOYCE, 1994), y PÁNICO NUCLEAR (PHIL ALDEN ROBINSON, 2002).  Si MCTIERNAN, uno de los mejores directores de acción que ha tenido Hollywood y un tipo que desde que firmó BASIC en 2003 no dirige nada básicamente porque anda de lío en lío con los federales (varios han sido ya sus paseillos a la cárcel por jugar a las mentiras con el FBI), firmó la mejor de la serie, el nivel ha ido bajando escalonadamente con cada nueva entrega, así JUEGO DE PATRIOTAS sigue siendo un filme muy digno gracias a un HARRISON FORD en plena forma y a un SEAN BEAN que ya daba pistas de que lo que le priva es morir en pantalla, PELIGRO INMINENTE, que también contaba con FORD, aunque no al mismo nivel, no deja de ser muy discreta y excesivamente patrótica, y PÁNICO NUCLEAR, donde Ryan es interpretado por AFFLECK, se ha hecho fuerte el las estanterías de los videoclubs como opción para los más despistados. Con todo esto, y teniendo en cuenta que el personaje no era llevado a la gran pantalla desde hace ya más de diez años, era urgente una renovación de la saga, y parece que PARAMOUNT ha apostado por repetir la fórmula que han aplicado con tanto acierto a la saga de STAR TREK.

JACK3

En estos diez años de parón cinematográfico para el analista de la CIA, mucho ha cambiado el cine de acción, en gran medida gracias a la llegada a las salas de la saga BOURNE, la más influyente y redonda de los últimos tiempos, la saga a imitar, tanto en recursos de dirección y montaje como en el trazado de los personajes. JACK RYAN: OPERACIÓN SOMBRA es un filme de acción sí, pero no sorprende ni aporta nada nuevo al género. Su dirección, montaje, y desarrollo de personajes lo hemos visto en multitud de filmes en estos últimos años. No es que no sea entretenida, que lo es, es que sencillamente no consigue destacar en nada. Su director KENETH BRANAGH, que ya demostró con THOR que lo mejor es que no le de por explorar géneros que están fuera de su órbita, vuelve a aceptar un proyecto que se salva gracias a consultas sucesivas en los manuales del cine de acción de la última década. La gran debilidad de la película es el guion, montado en torno a una trama financiera que más de uno no va a entender ni recién levantado, una serie de situaciones difícilmente explicables y la inclusión de una trama pseudo romántica, con calzador, que desvirtúa la personalidad clásica del agente y ralentiza excesivamente el desarrollo de la trama.

JACK4

¿Quien salva los muebles? Pues básicamente los actores. CHRIS PINE se nota que ha hecho los deberes y se ha pasado muchas horas viendo los filmes de Bond de CRAIG y los de Bourne de MATT DAMON. KEIRA KNIGHTLEY, la novia de Ryan, evita que su personaje caiga en la parodia absoluta porque es quien es, no sólo guapísima sino también buena actriz, y KENNETH BRANAGH, que como malo de la función no desentona nada. Mención aparte merece KEVIN COSTNER, que si en EL HOMBRE DE ACERO no había quién se lo creyese, cuando se pone un uniforme convence de lo lindo.

Un filme entretenido pero fallido si de lo que se trataba era de orquestar el regreso de JACK RYAN por todo lo alto. Los aficionados al cine de acción podéis aprovechar esas rebajas que gracias a dios se han instaurado, provisionalmente, los miércoles para visionarla, porque aunque no destaca en nada, se deja ver porque es entretenida, como lo son muchos telefilmes de misma temática, pero con unos medios y localizaciones que sólo un gran estudio puede garantizar.

 

LO MEJOR:

  • La pelea en el baño del hotel, con una estética muy Bond sí, pero la mejor escena de acción de toda la película.
  • KEIRA KINGHTLEY, que ayuda a que perdonemos a su personaje por interrumpir la acción.

LO PEOR:

  • Sin duda, el guion. Los comportamientos de los personajes, sobre todo los malos, es inexplicable muchas veces.
  • Se podía haber hecho mucho más.

 

Alfonso Caro

No hay comentarios