Compartir

JACK1

Vivir de las rentas es algo que sólo pueden permitirse muy poquitos, y me da la sensación que si BRYAN SINGER no espabila, y ya va siendo hora, su futuro se tornará bastante gris, y digo gris porque no quiero utilizar gamas cromáticas más alarmantes. El director de la sobrevalorada SOSPECHOSOS HABITUALES ha tardado 5 años en volver a dirigir algo desde VALKIRIA, tiempo más que suficiente que podía haber usado para pulir y mejorar JACK EL CAZA GIGANTES.

Nos sorprende que junto a Christopher McQuarrie, guionista habitual del director, hayan trabajado hasta tres guionistas más, es decir, cuatro guionistas que basándose en el clásico británico de Hans Christian Andersen, sólo son capaces de ofrecer al espectador una trama lineal, clásica, y carente de toda originalidad o interés alguno, así que lo que queda claro es que si SINGER está en horas bajas, también lo está su fiel escudero McQuarrie; o viceversa, que es la opción que más nos convence.

JAC3

Si tenemos en cuenta la presentación de los personajes, el desarrollo de la narración, y su nutrida colección de chistes, no hay duda de que estamos ante una cinta con claro espíritu infantil, público que disfrutará plenamente de las andanzas de Jack.

Los actores, todos muy discretos en el mejor de los casos. EWAN MCGREGOR se pasea por la cinta con cara de “me-he-equivocado-de-plató” mientras STANLEY TUCCI, actor que nos encanta, da vida al malo de la peli en un papel que le venía al dedo a TIM CURRY. Sólo IAN MCSHANE, que da vida al rey, se salva medianamente de la quema.

JAC5

¿Qué nos queda entonces? Un diseño de producción bastante aceptable que se adapta como un guante al espíritu de cuento infantil que persigue la cinta, y que hará las delicias de todos los que pasasteis horas de pequeños jugando a los clicks de playmobil; y unos efectos especiales bastante logrados, que soportan casi todo el interés durante toda la película, salvando al público más mayor de un hastío asegurado en los últimos veinte minutos de película.

Al igual que EL HOBBIT, se trata de un producto ideal para que los más pequeños se lo pasen de lo lindo.

LO MEJOR:

  • EL DISEÑO DE PRODUCCIÓN. Armaduras, trajes, localizaciones, el castillo…todo de cuento.
  • LOS EFECTOS ESPECIALES, verdaderos protagonistas de la película.

LO PEOR:

  • A estas alturas, ya estamos un poco cansados de ver cómo, una y otra vez, algunos de los directores que se suponen “muy interesantes” nos firmen estas tonterías.
  • A juzgar por el final, y tal como está el patio, no es descabellado imaginarnos una secuela.

No hay comentarios

Dejar una respuesta