Compartir

I

Después de una semanita empapándome de cine español en Málaga, la verdad es que ya tenía algo de meterme una de superporducción norteamericana de entretenimiento, y qué mejor que IRON MAN 3 para quitarme el mono. Así que al cine con todos los extras, y recordar que el tema está muy carito. Entre entrada y palomitas, tamaño “no me canso” pues 20 euros menos en la cartera.

Que ROBERT DOWNEY JUNIOR sea el alma de esta saga puede que haya sido un factor decisivo para la elección de SHANE BLACK como director de esta tercera entrega, que irremediablemente ya empieza a mostrar signos de agotamiento. SHANE BLACK ha sido actor ocasional, pero sobre todo guionista de algunas de las películas de acción más populares del género (ARMA LETAL I y II, EL ÚLTIMO BOY SCOUT…) y con IRON MAN3 firma su segundo trabajo relevante detrás de la cámara; el primero fue la aclamada KISS KISS BANG BANG (2005) donde ya dirigió al actor que da vida a Tony Stark.

 

La mayoría de las críticas que he leído sobre IRON MAN 3 hablan de ésta como la mejor de la saga, como un filme que nos hace olvidar la liosa, y tediosa, IRON MAN 2, e incluso, en los casos más osados, he leído comparaciones con la trilogía de NOLAN. Mi sensación no ha sido ni de lejos tan buena, y sí me ha recordado, y mucho, a su vapuleada segunda parte.

 

iron blog

 

El ritmo de la narración es bastante normalito y se acerca bastante más a la línea de RAIMI en su saga del hombre araña, que a las geniales películas de NOLAN. Soy defensor del acercamiento a las personalidades tanto en el caso de los héroes, como en el caso de los villanos, y por eso no me conformo con que con un par de ataques de ansiedad, y una ración de pesadillas el director resuelva la papeleta. O vamos a lo NOLAN, o seguimos disparando misiles, pero centrémonos, por favor.

 

En LOS VENGADORES, el personaje de Tony Stark, y con él su chulería y carisma, resultaba el más beneficiado, destacando sobre el grupo de superhéroes gracias a su liderazgo. En IRON MAN 3 se demuestra que MARVEL tiene que hacerlo mucho mejor si quiere que las aventuras en solitario de sus héroes despierten el mismo interés que las entretenidísimas aventuras de estos, cuando se mueven en piña. Es probable que nos invada la misma sensación cuando veamos de nuevo al resto de vengadores afrontar amenazas en solitario, y aquí tenemos que tener en cuenta, que las películas de IRON MAN son muy superiores al videoclip de Modern Talking que supuso la inefable THOR, o el pestiño de CAPITÁN AMERICA, que tampoco había por dónde cogerlo.

 

IRON MAN 3

 

En el plano técnico, todo como era de esperar, aunque se echa  en falta un montaje más ágil y con más ritmo, pues uno llega ya muy cansado al final de la película, y es que 130 minutos siguen siendo muchos si no se hacen las cosas mejor. Todo lo que vemos en pantalla ya lo hemos visto, y solo destacaría el plano del rescate aéreo, por su intensidad.

 

A nivel de interpretaciones, sólo dos sorpresas: la primera es buena y nos la da el propio JON FAVREAU poniendo el punto cómico a los primeros compases del guion. La segunda sorpresa, y esta no es buena, es la pobre interpretación de BEN KINGSLEY como el mandarin; parece que aquí nadie ha entendido el personaje. El resto del reparto, lo de siempre, GUY PEARCE actúa con solvencia, aunque sabe que no es el papel de su vida, y DOWNEY y PALTROW  (ésta última en boca de todo el mundo porque ha escrito un librito donde recomienda recetitas ideales para llevar un vida sana, pero ninguna viable de cocinar con menos de 100€) siguen la misma línea de siempre, si bien el primero  sabe y conoce que sin él no hay show. Ya veremos si firma por una cuarta secuela, porque aunque a priori DOWNEY está cansado (o agotado si nos ponemos dramáticos) del personaje y no está mucho por la labor de dedicarle tanto tiempo a Tony Stark, ya sea en solitario o en grupo, un buen cheque, de esos que reparten por Hollywood  de vez en cuando, puede funcionar como el mejor red bull concentrado.

 

IRON MAN 3

 

Cine de entretenimiento sí, pero ya está. No veo por ningún lado el festín de estrellas y buenas críticas que la película está recibiendo. Será que con esto de Málaga uno viene con el chip un poco cambiado..

 

 

LO MEJOR:

  • Algunos momentos cómicos que contribuyen a hacer más llevadero la falta de ritmo en el guion.
  • Los efectos especiales siguen siendo espectaculares, y el montaje de las escenas de acción muy vibrante, en especial el de el rescate aéreo.

LO PEOR:

  • La historia sencillamente no nos engancha, y nos convertimos en meros espectadores del espectáculo pirotécnico, renunciando a la trama.
  • Prometía bastante más, pero sobre todo, LA SENSACIÓN DE DESGASTE QUE DESPRENDE LA SAGA.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta