Compartir

infiltrados_en_la_universidad_28931

 

Decía la regla general que ‘segundas partes nunca fueron buenas’, pero PHIL LORD y CHRISTOPHER MILLER nunca fueron de seguirlas, sino de romperlas (y reiteradas veces). El tándem revelación del año no ha tenido bastante con revolucionar la comedia de animación y el product placement cinematográfico con LA LEGO PELÍCULA, o aunar hace escasos años en INFILTRADOS EN CLASE una de las comedias americanas más hilarantes y maduras de la última década, con gags tan nostálgicamente refrescantes como interpretaciones y guión tan sólido. Y siendo comedia, ese género siempre sufridor de prejuicios, y no sólo en materia de premios, lo más prudente hubiera sido dejarlo ahí. Parar. Contemplar desde la distancia ese casi milagro. Pero no lo más divertido. Y de eso, LORD y MILLER han demostrado saber mucho.

Apostando sobre seguro en su dúo cómico infalible, CHANNING TATUM y JONAH HILL, INFILTRADOS EN LA UNIVERSIDAD se gradúa cum laude en el noble arte de la diversión en una metapelicula sobre los convencionalismos y clichés de segundas partes que la convierte en la secuela de las secuelas. El desastroso fracaso de una misión hace que los agentes Jenko (TATUM) y Schmidt (HILL) vuelvan al equipo que les hizo triunfar, Jump Street,  para infiltrarse en la universidad y así resolver un complejo caso de drogas, descubriendo y deteniendo al encargado de hacer circular las sustancias. Tan divertida como inesperada, y en vista de su premisa, fiel a la fórmula que ya usó en la primera entrega, INFILTRADOS EN LA UNIVERSIDAD se adapta más que reinventa, atendiendo a las necesidades que tanto el público como la película y la historia en sí reclaman, ganando en madurez y gamberradas respecto a su antecesora.

 

infiltrados_en_la_universidad_35354

 

Incluyendo todos los ingredientes necesarios en sus justas dosis, INFILTRADOS EN LA UNIVERSIDAD propone 112 minutos hilarantes de climax creciente y continuo, referencias crecientes a la cultura popular y el afán renovador hollywoodiense, destacable nostalgia ochentera actualizada o gags e inteligentes juegos mentales tan justificados como certeros, integrados en el drama y la tensión que la película también sabe ofrecer. Una película donde HILL y TATUM vuelven a demostrar, tras explorar ambos géneros más dramáticos (MONEYBALL o FOXCATCHER, respectivamente), que están hechos para recorrer el largo camino del género cómico y, preferiblemente, hacerlo juntos. Como si llevaran toda una vida actuando juntos, ambos van descubriendo y riéndose de todos los tópicos de una buddy movie en los que caen, con una química ya a prueba de separaciones y balas, pero no de ese amplio terreno por descubrir que es la jungla urbana universitaria. Resolver el caso asignado sólo será una de las complejidades a las que se enfrenten, aunándose con las continuas pruebas a las que su relación se irá enfrentando.

 

22-Jump-Street-2

 

Rozando lo paródico pero no lo absurdo, resulta de lo más satisfactorio ver como una secuela no sólo funciona bien como tal, independiente de su antecesora, sino que posee identidad propia pese a repetir fórmula y material suficiente como para erigirse como ejemplo de la materia en la que en un principio se reía e ironizaba, así como futuro material de otras secuelas (idea con la que juegan LORD y MILLER en esos imperdibles créditos finales). Y que jueguen, con nosotros, con TATUM, con HILL, y sigan haciéndolo. Porque INFILTRADOS EN LA UNIVERSIDAD es comedia pura, brillantez, y promete seguir siéndolo.

 

 

LO MEJOR:

  • El dúo TATUM-HILL, tan infalible en lo interpretativo como en la dirección el formado por LORD y MILLER. Apuesta sobre seguro.
  • El equilibrio entre lo cómico sin caer en lo paródico, y el drama más real y a la vez hilarante. Una gran labor de guionizaje que, pese a usar misma fórmula, reinventa todos sus gags y el humor de sus protagonistas.

LO PEOR:

  • En escasas ocasiones, la sensación de dejavu de algunas de sus referencias cinematográficas y el continuo halo ochentero ya presente en su predecesora.

 

 

 

Lydia Martínez.

1 Comentario

  1. Me gustó la película: divertida, graciosa y una buena forma de pasar un buen rato entretenido. Y ¡ojo! que al final de los títulos de crédito hay una escena.

Dejar una respuesta