Compartir

 

gr1

 

 

La segunda jornada del FIC GÁLDAR amanecía con la misma clama que nos despedía la primera. En silencio. Un nivel de silencio y paz que en muy poquitos sitios se puede disfrutar con tanta intensidad. Y si a esto le añadimos las excepcionales vistas con las que el visitante puede deleitarse desde la habitación del hotel, lo de la lágrima corriendo por la mejilla no es ninguna broma.

Tras el desayuno, tan copioso como la luz que invade el cielo de Gáldar desde primeras horas de la mañana, nos trasladamos al Teatro Guaire para asistir a otra actividad en la que los niños son los protagonistas, esta vez rendidos ante la faena mágica que un cómico desarrolla en el escenario. Otros 200 escolares que vuelven a reír, aplaudir y contonearse movidos por los nervios y la ansiedad al ritmo que marca la música que acompaña la actuación. Una manera inmejorable de comenzar la jornada. Porque ver reír y disfrutar a 200 niños, creedme que resulta de los más terapéutico.

fr1
Imposible que los niños abandonaran el Cine Guaire sin una sorpresita…

Tras la inyección de buen humor que supuso el encuentro infantil, tocaba turno para la actividad reina del Festival, el GALDAR RUEDA. Una carrera de 48 horas en la que los participantes deben rodar un corto en las calles de la localidad que incorpore un tema facilitado por la organización. Uno de los aspectos claves de esta sección es que está pensada para formar equipo, para que profesionales y aficionados venidos de todos los rincones de la geografía insular (y también peninsular) compartan su talento y aprendan a trabajar en equipo con desconocidos cuyo único aval consiste en una divertida presentación individual en la que todos cuentan en público de dónde vienen, su profesión, sus motivaciones y sus esperanzas. Una mecánica inmejorable para romper el hielo y que todos pronto empiecen a tomar nota de la ofertas (de talento y habilidades técnicas) y las demandas para empezar a formar equipos y aspirar a llevare le Premio. Mucho buen rollo y muchísimas risas en una ronda de presentación en la que los más hábiles pueden como mínimo aislar las personalidades de cada participante, que uno a uno van presentándose (alguno con más vergüenza que otro) y recibiendo el calor del aplauso de sus compañero y colegas. Operadores de cámara, iluminadores, montadores, productores, directores, y algún que otro “manitas” multitask derrocharon buenas intenciones y el entusiasmo se apoderó del Cine Guaire, punto de salida del Maratón de creatividad y reflejos que supone la sección GALDAR RUEDA.

 

 

gr3

 

Y como este año el FIC GALDAR rinde tributo a la película REGRESO AL FUTURO, cuyo 30 aniversario se celebra este año y cuyo hipotético futuro tenía lugar en 2015 también, el tema con el que todos los participantes deben relacionar sus cortos responde a la famosa frase de la película: ¿carreteras? adonde vamos no necesitamos carreteras. Un guiño que también está presente en el cartel de la edición de este año. Ahora ya es tiempo de ver correr a todos los participantes por la localidad y sorprenderles tras la esquina preparando el maquillaje o la iluminación de las escenas. Ahora es tiempo de que el cine tome la palabra en Gáldar.

Tras el subidón de adrenalina que supuso el pistoletazo de salida de la tercera edición del GALDAR RUEDA, y tras reponer fuerzas (mucho está tardando la organización en enriquecer las actividades del festival incorporando el factor gastronómico al programa), por la tarde tocaba terminar de visionar los cortometrajes a concurso de la Sección Oficial. Un segundo bloque avalado por la calidad general disfrutada en los trabajos proyectados el día anterior en el que destacaron con luz propia los siguientes títulos:

 

LOS QUE NOS CONVENCIERON:

  • COMING TO TERMS: La pieza de DAVID BERTRÁN destaca por facturar el mejor diseño de producción visto en esta edición y por tirar de los compases de Sarabande, una obra de Haendel que todos los cinéfilos identificarán rápidamente al ser la bucólica partitura escogida por KUBRICK para  BARRY LYNDON. La inocencia de la infancia conduce una obra que visualmente se disfruta plenamente.
  • VALENTINA: MARÍA CRESPO y MOISÉS ROMERA aciertan al retratar con suma eficacia la lucha de egos en las parejas, la falta de comunicación y el orgullo (absurdo orgullo muchas veces) que nos alejan de lo quemás queremos. Nos volvemos a encontrar en esta edición con MARIAM HERNÁNDEZ en un corto cuyo final podría haber sido mucho más duro y menos edulcorado, y por tanto efectivo. Pero para gustos, los colores.
  • JINGLE: MARTA ALEDO se encarga de la denuncia en esta edición. En este caso de las condiciones en las que tienen que trabajar muchos periodistas que cubren conflictos armados en cualquier rincón de nuestro. planeta Una profesión cuyos peligros solo son planteados, debatidos y reconocidos, lamentablemente, en foros públicos cuando la tragedia ya se ha consumado. Como no podía ser de otra manera, su fuerza reside en el trabajo de sus dos protagonistas, dos reporteros secuestrado en algún lugar del mundo, y en la presentación de la aniquilación de las esperanzas del ser humano en situaciones límite.
  • HAGO BIEN EN RECORDAR: Su punto de partida no es nuevo, pero ver a MIGUEL RELLÁN siempre es un lujo. El Alzheimer también tiene sitio en este festival, y pese a tratarse de una enfermedad degenerativa que de bromas no entiende, el cortometraje termina resultando muy simpático.
  • DAD IN MUM: FABRICE BRACQ nos regala una divertida historia con algo (o mucha) mala baba en la que unas niñas tratan de entender en qué consiste el acto sexual mientras oyen desde el pasillo a sus padres en plena faena. Lo mejor sin duda, el papel de las pequeñas y la naturalidad de los diálogos.
    • OSCILATION: Visiones aterradoras, fantasmas y un trabajo en iluminación muy reseñable para otro corto de la ECAM. DIDAC GIMENO convence.

 

TODO MUY BIEN, SÍ, PERO NOS FALTA ALGO:

  • LAST MEMORY: La temática zombi se ha extendido a casi todas las citas cinematográficas de alguna u otra manera. LAST MEMORYS juega con ella para presentarnos una situación que tocará la fibra de los más ajenos a su universo, pero que no convencerá a los fans incondicionales del género. El trabajo en maquillaje, eso sí, es de aplauso.
  • WHAT´S UP: Las nuevas tecnologías, en este caso el popular WhatsApp protagonizan el cortometraje de VASNI J. RAMOS, que pese a la actualidad del tema, no termina de innovar ni de sorprender al espectador.
  • LOS PIES FRÍOS: NICO ROMERO y BEATRIZ ARJONA cara a cara en este trabajo que destaca por jugar con la economía de recursos y dejar que sean los acotres los que lleven todo el paso del cortometraje. El guión, por desgracia, se queda a medio camino finalmente. Con un par de minutos más quizá se podría haber mejorado notablemente.
  • INFAME Una historia de fantasmas y un suceso que atormenta a nuestro protagonista son los ejes de este trabajo, que pese a haber sido rodado con estilo deja adivinar sus cartas demasiado pronto como para sorprender.
  • DAWN: Demasiado(literalmente) corto para destacar o quedar retenido en la memoria del espectador.
  • ISABEL ISABELLAE: REBECA GARCÍA se traslada a la montaña (¿Gredos?) para volver a poner encima de la mesa el eterno conflicto de los triángulos amorosos. Pese a contar con el popular MARTIÑO RIVAS y con TAMAR NOVAS, en cartelera estos días con LA PLAYA DE LOS AHOGADOS, y la producción de MARIANO BARROSO (TODAS LAS MUJERES), algunas propuestas más originales vistas en el festival juegan en su contra.

 

Jornada muy completita que se coronó con una cena de invitados en la plaza de Gáldar, en el Restaurante “La cuarta”, donde nos atendieron con una amabilidad exquisita. Y todo ello, comida y digestivos, acompañado de una excelente noche en la que la manga corta era obligatoria y que no hace más que recordarnos los afortunados que somos todos los invitados de estar disfrutando estos maravillosos (como diría Alex Martínez) días en Gáldar.

 

Alfonso Caro

 

No hay comentarios