Compartir

 

transil2

 

Solo un fin de semana en carteleras y HOTEL TRANSILVANIA ya ha arrastrado a los cines a más de 450.000 espectadores. Numerazo para una cinta de animación muy superior en todos sus apartados a su predecesora. Y es que la secuela de la cinta de GENNDY TARTAKOVSKY  (que repite como director) acumula varias virtudes entre las que destaca su ritmo (hablamos de un film que no llega a los 90 minutos) y una extensísima galería de monstruos bichos y seres malignos, todos ellos extraordinariamente coloreados, que elevan el conjunto a cotas de festival visual si nos ponemos en la piel de los más pequeños.

Pero si existe un reclamo realmente potente de cara a la taquilla en este tipo de producciones, éste es en muchos casos el reparto de doblaje. Desde que LA BELLA Y LA BESTIA de Disney desterrase el doblaje neutro del cine de animación en nuestro país, allá por 1.991, la relevancia de la elección del casting de doblaje ha ido adquiriendo una progresiva importancia de cara a la vida comercial de cada estreno de animación. Actores populares por sus papeles en el cine y la televisión, cantantes o deportistas han sustituido a las no menos populares voces norteamericanas que se suelen prestar a estas aventuras.

Una labor que ya es conocida por estos lares, y que ya hemos compartido con vosotros entrevistando a ALASKA y MARIO por su trabajo en STAND BY ME DORAEMON o a una eminencia en esto del doblaje como es JORGE SAUDINOS, que nos desveló los entresijos de una profesión que muchas veces es víctima de ataques desmedidos por parte de los más puristas.

SANTIAGO SEGURA, CLARA LAGO y DANI MARTÍNEZ son los dobladores de los personajes principales de HOTEL TRANSILVANIA 2: Drácula, Jonathan y Mavis. Y con ellos tuvimos la oportunidad de charlar en le pasado Festival de Cine de San Sebastián sobre el doblaje y la singularidad de insuflar vida con ayuda de sus voces a personajes animados, un encuentro muy ameno y distendido si tenemos en cuenta los limitados tiempos con los que normalmente contamos la prensa para entrevistas en el marco del festival, sin olvidarnos de esas mastodónticas (e improductivas) mesas redondas que algunas agencias de prensa montan en las que más de 20 medios se disputan una pregunta al director o actor de turno. Inconcebible. Así que disfrutar 15 minutos de estas tres estrellas junto a otro compañero resulta muy gratificante, y a todas luces infiere un halo de intimidad a la situación que se disfruta doblemente y propicia conversaciones realmente interesantes.

 

transil

 

Ninguno es nuevo doblando animación y todos reconocen que el proceso de interpretación cuando hablamos de doblaje es mucho más complicado que interpretar a un personaje delante de las cámaras porque un actor se sirve de su lenguaje no verbal para transmitir y en este caso sólo disponen de la voz como arma dramática. “Yo personalmente , y creo que esto les pasa a todos los dobladores, gesticulo mucho porque me ayuda mucho en la labor. Es muy gracioso ver a los dobladores trabajando porque no paran de moverse” apunta SANTIAGO SEGURA. Y es que no hay que olvidar que el doblaje, aunque solo nos llegue la voz, es muy diferente a la radio porque como matiza CLARA LAGO “no hay que olvidarse de que aquí tu eres el que pone la voz pero luego hay un personaje hecho, con todos sus gestos que de alguna manera tu estás completando. Al final es un conjunto. ” Para DANI MARTÍNEZ, que atesora una intensiva década de experiencia en radio, televisión y teatro lo más sorprendente de esta faceta como doblador es la alta precisión técnica que requiere “encuadrar las voces y las bocas es mucho más técnico de lo que a priori uno puede figurarse“. además, “hay que tener en cuenta que en el doblaje de films de animación extranjeros te encuentras con personajes que los dobladores originales ya han modelado, así que tienes que respetar un poco ese espíritu que ya tiene el personaje pero a la vez aportar algo que facilite la identificación del público español con ellos. Es un trabajo muy fino“, apunta CLARA LAGO.

Pero no todo son contras, porque lo cierto es que el doblaje de animación sí permite a los actores de doblaje aportar algo más de ellos a sus personajes, porque hablamos de un proceso mucho más libre, que permite al actor jugar más con las posibilidades y dotar al personaje de expresiones o reacciones que son parte del actor. “El doblaje en el cine de imagen real es otra historia. Yo nunca he doblado a nadie pero sí he tenido que doblarme a mi misma y no me gustó nada (risas). Prefiero doblar a Mavis infinitamente“, confiesa CLARA LAGO mientras SANTIAGO SEGURA apunta lo difícil (y a veces casi ridículo) que le supone a un actor doblarse a si mismo “ANTONIO BANDERAS y PENÉLOPE CRUZ llegaron a la conclusión de que no quieren doblarse a sí mismos. En el caso de él lo pasó fatal en el inicio de su carrera cuando se dobló en la película ASESINOS. No le gustó nada el resultado y desde tuvo claro que nunca más“.

 

htran

 

Y lo cierto es que hablar de la incomodidad que sienten los actores al doblarse a sí mismos abrió las puertas al eterno debate acerca del cine en versión original o doblado (era inevitable) y hubo unanimidad a la hora de defender la versión original, por lo menos en los films de imagen real. Para SANTIAGO SEGURA “los dibujos animados son personajes que no existen y uno no siente esa sensación de usurpar a nadie su propia voz, además es que el doblaje es una aberración desde el principio porque los diálogos doblados surgen de un altavoz central y perfectamente nítido. Luego claro, nos quejamos de lo mal  que se oye a los actores españoles y yo digo: mira perdona, es que esto es sonido directo. Todos esos que se quejan del sonido de los diálogos en España deberían de escuchar las películas americanas en versión original. Son unos cachondos que no han oído a JOAQUIN PHOENIX o MATHEW MCCNAUGHEY, que a veces habla para el cuello de su camisa, en versión original…

Y escapando un poco del espinoso tema del doblaje, y en cualquier caso, la experiencia del doblaje de este tipo de cine es muy satisfactoria en cuanto a la libertad que gozan los dobladores, ya que se enfrentan a personajes que viven en entornos fantásticos, y carecen del dramatismo o el realismo natural (y su consecuente contención) de los personajes de carne y hueso.

HOTEL TRANSILVANIA 2 es justamente eso, una pieza de fantasía en la que la única regla que se cumple para los espectadores más pequeños (y algunos no tanto…) es la pura diversión.

 

Alfonso Caro

No hay comentarios