Compartir

Cada nueva temporada de HOMELAND es como el lanzamiento de un disco de Madonna. Todo el mundo permanece atento y expectante a la enésima reinvención de las rubias, la Ciccone y la Mathison, con el ceño fruncido esperando que esta vez la hostia sea descomunal y su recorrido musical o detectivesco acabe para siempre. Cosa que nunca termina de suceder pese algún que otro patinazo (American Life en el caso de la primera, la tercera temporada de la serie en el caso de la segunda) que las mentes creativas de sus respectivas industrias acaban sorteando con ingenio.

Tras el titubeante comienzo de la cuarta entrega, con toda la crítica en contra y pidiendo la hora al árbitro (Showtime, famosa por no saber terminar sus series en alto), HOWARD GORDON y ALEX GANSA nos metieron un gol por la escuadra dejándonos una segunda mitad de temporada frenética que reconcilió a la serie con buena parte de su público, al menos al que no había perdido por el camino, y con una renovación por la que esta vez nadie protestó.

Carrie and her daughter
Mamá te ha traído al estado del bienestar. Nada malo te pasará

Ahora la trama nos sitúa en Berlín dos años después y con Carrie (CLAIRE DANES) trabajando para una empresa de seguridad privada, algo que su ex amigo y director de la CIA Saul Berenson considera un acto de traición. Poco se puede contar de lo acontecido en el primer episodio sin caer en el spoiler, pero se sientan perfectamente las bases de la trama principal de la nueva temporada. Esta vez la seguridad nacional de Estados Unidos y Occidente no se verá amenazada exclusivamente por ataques terroristas, que también, sino que los delitos informáticos y la revelación de secretos pondrán en jaque al espionaje alemán y americano.

Uno de los aciertos de la serie es saber tratar e incluso anticiparse a los temas que protagonizan las portadas de los periódicos (los periódicos serios, obviamente, que por ahí fuera quedan algunos), y en el primer capítulo se habla de Edward Snowden y de la crisis de los refugiados sirios. FOX lo estrena mañana jueves a las 23:05.

La renovada interacción de Carrie con sus ex compañeros, el peso de su pasado como agente de la CIA, su nueva y sorprendentemente estable vida personal y los conflictos de la agencia de espionaje marcan un primer episodio atractivo y con buen ritmo, quedando aún así el frenetismo habitual de la serie, de momento, relegado a entregas posteriores. Nosotros seguiremos atentos.

LO MEJOR

  • Las nuevas tramas interesan desde un primer momento, algo que no sucedió en la pasada temporada
  • Claire Danes contiene, por ahora, su histrionismo

LO PEOR

  • Tanta reinvención impide que los comienzos de temporada tengan el ritmo que la serie nos regalaba antaño desde el minuto 1
  • Claire Danes contiene, por ahora, su histrionismo (en el fondo nos encanta)

 

 

Fon López

 

2 Comentarios