Compartir

Mucho sabemos de las aventuras de Wonder Woman, de su significado, de su representación como icono en lucha de géneros… Pero ¿sabemos realmente cuál es el origen de esta heroína que a todos nos tiene encandilados?

Gracias al filme de Angela Robinson (certificado por la web Rotten TomatoesWonder Women y el profesor Marston, descubrirás que la figura de la Mujer Maravilla nace de la idea de un psicólogo de Harvard, William Moulton Marston, interpretado por el actor Luke Evans (La Bella y la Bestia). A este se unen su mujer Elizabeth, encarnada por Rebecca Hall (protagonista en la escalofriante cinta El regalo) y una joven estudiante, Olive (Bella Heathcote), que será la amante del matrimonio en una historia de poliamor. Este largometraje, con un punto de vista totalmente diferente al de los cómics, nace ni más ni menos que de una historia real ambientada en los años 30-40 en Cambridge, que cuenta cómo las mujeres lucharon por el sufragio universal, el apoyo de las primeras manifestantes, etc., apostando que ellas serían mejor líder del mundo que un hombre.

¿Era una manera de justificar sus vicios o era realmente Marston un feminista que quería la paz en el mundo? Son interrogantes que os harán reflexionar durante esta cinta, que narra de forma muy amena, correcta y muy interesante la vida de Marston, las mujeres que le rodeaban y las ideas y experimentos que tuvieron los tres para crear a la Mujer Maravilla a través de la teoría DISC (que conoceréis durante el visionado de la cinta) durante sus 104 minutos de duración y que se puede complementar a la perfección con los cómics de DC y la película de Patty Jenkins.

Aunque Wonder Women y el profesor Marston se ha editado directamente en DVD (toda una lástima), gracias a Sony Pictures España ya la puedes encontrar en tu tienda de películas más cercana. Desde El Palomitrón hemos tenido el honor de recibirla en nuestras manos para disfrutarla desde casa y analizar sus extras (de alrededor de unos 13 minutos de duración) con subtítulos en castellano, para que todo el mundo pueda acceder a ellos.

LOS EXTRAS

  • Un trío dinámico: el nacimiento de un icono feminista

En este primer apartado aparece la directora Angela Robinson y quienes inspiraron al profesor Marston para crear el icono pop que hoy en día todos conocemos gracias a los cómics de DC, sus dos mujeres: su mujer y su amante. Entre los tres investigaron la figura ficticia de Wonder Woman y vivieron una bonita historia de amor conjunta.

  • Un punto de vista decisivo: dirigir Wonder Women y el profesor Marston

En este segundo y último apartado aparecen los actores y la directora de nuevo hablando de su experiencia en este trabajo, de la figura del profesor Marston, de la temática del largometraje y de los momentos del set de rodaje. Por ejemplo, aparece la actriz Rebeca Hall diciendo que esta cinta le recuerda a las películas clásicas de la época dorada de Hollywood, pero que “en vez de ser heterosexuales y monógamas, esta es una historia de amor entre tres personas”. Después, interviene su directora contando cómo investigó los libros de Marston para documentarse a la perfección, y que su fin con Wonder Women y el profesor Marston era ver la visión de cómo se enamoraron estas personas, de cómo sucedió algo así, para que el público se interesara por esta relación y comprendiera la dinámica tan específica de su historia de amor y su vida en familia, renunciando por sus sentimientos a su sueño: el de ser científicos y académicos legítimos. Nos explica cómo consiguen sobrevivir en una época en la que eso no se aceptaba y no se entendía.

Sacrificios, entender los conceptos de sometimiento, dominación, inducción, conformidad… Todo bajo una base que mezclaba el placer y la obediencia. Estos son los ingredientes de esta mujer ficticia que Marston y sus chicas os explicarán en la película, hasta ir llegando a la clave de todo, al invento de la supermujer, ella: Wonder Woman. Porque Wonder Woman existe: era la suma de estas dos mujeres, Elizabeth y Olive. Las mujeres de Marston, donde efectivamente, el público descubrirá que sí, que la naturaleza del amor es el dolor”.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta