Compartir

Hay películas que no se sabe muy de dónde nacen. Tal vez de la admiración hacia un actor legendario; tal vez de una broma entre amigos, o puede que incluso de una apuesta. Sea como sea, en ocasiones nos llegan películas cuya premisa resulta tan absurda que enseguida capta nuestro interés. El ejemplo más reciente es Objetivo: Hasselhoff, cuyo eslogan ofrece una gran recomendación: “No te metas con el Hoff”.

Disponible en formato doméstico desde finales de octubre, Universal nos trae en DVD Objetivo: Hasselhoff, una comedia disparatada que homenajea a uno de los más míticos actores de los 80. La película cuenta la historia del propietario de un club nocturno en horas bajas, interpretado por Ken Jeong (Resacón en Las Vegas), quien se ve en la obligación de pagar una gran suma de dinero a un implacable prestamista. Para conseguir el dinero decide matar a David Hasselhoff, su apuesta en “el bingo de la muerte de famosos” que ha hecho con sus amigos. Así da inicio una serie de planes, a cuál más rocambolesco, para acabar con la vida de la estrella, quien por otro lado intenta hacer avanzar su carrera escribiendo un musical de superhéroes.

Aunque la locura de la premisa pierde efectividad mientras avanza, Objetivo: Hasselhoff es una película divertida que explota su mayor baza. Estamos ante un genial David Hasselhoff, muy autoparódico y sin miedo a reírse de sí mismo. Además, la química con Ken Jeong es innegable, y ambos hacen de la película un entretenimiento ágil y despreocupado.

LOS EXTRAS

El DVD de Objetivo: Hasselhoff es un poco pobre en cuanto a contenido. La película viene doblada en cinco idiomas (español, alemán, francés, italiano y el original inglés) y subtitulada en otros once (español, alemán, francés, italiano, danés, finés, griego, holandés, mandarín, noruego y sueco). Junto a la selección de escenas, idiomas y subtítulos podemos encontrar un pequeño apartado de extras.

Bajo el título “Escenas inéditas” podemos encontrar seis secuencias de la película con un montaje extendido, que alargan conversaciones y gags. En total suman 8 minutos de contenido adicional que, pese a saber a poco, contiene una divertida secuencia de David Hasselhoff lanzándose en paracaídas junto a Hulk Hogan.

Objetivo: Hasselhoff es una película divertida que, pese a sus errores y su simpleza, puede resultar indispensable para cualquier fan de The Hoff. Así que si eres de los que adoran ver en acción al más famoso vigilante de la playa, es hora de aumentar tu videoteca.

Ignasi Muñoz

No hay comentarios

Dejar una respuesta