Compartir

 

grand

 

Falla una sola nota y estás muerto. Así de simple y así de perturbador es el mensaje que recibe nuestro protagonista, un pianista que se enfrenta a su primer concierto después de cinco años apartado de los escenarios. ELIJAH WOOD interpreta a un brillante pianista que tras fracasar intentando tocar una complicada pieza compuesta por un maestro desaparecido y mentor suyo, ha vivido los últimos años intentando superar su miedo escénico. Su regreso a la escena no podrá ser más tensa. A pocos minutos de comenzar el concierto descubrirá que se está jugando algo más que su prestigio. Esta vez está en juego su vida.

GRAND PIANO es una cinta de suspense clásico que recuerda mucho al cine de BRIAN DE PALMA, y por extensión a aquella antológica serie de piezas maestras que  era ALFRED HITCHCOCK PRESENTA. El director tiene claro que lo que importa es el conflicto, la tensión contenida en ese pulso entre pianista y asesino, y así no duda en sortear cualquier sendero que le aparte de la premisa y construye un filme muy correcto que se dirige en línea recta desde el minuto uno hacía lo que queremos ver, un tenso duelo que hará las delicias de los aficionados al género. Por el camino, y como consecuencia, nos ahorra pérdidas de tiempo tratando de ahondar en la psicología de personajes o presentando tramas paralelas que tanto gustan a algunos de sus colegas y que muchas veces lo único que aportan es más metraje a las películas.

 

_MG_0165 10

 

La película se beneficia mucho de esta apuesta de EUGENIO MIRA por ir al grano.  El brillante arranque, rodado y montado ejemplarmente ya nos empieza a avisar que GRAND PIANO es un producto vertiginoso, concebido para desechar cualquier elemento que lastre el fabuloso ritmo que desprende el conjunto. Cerca de noventa minutos en los que será bastante improbable que consultéis el reloj, una inmersión total en la trama gracias a una combinación muy efectista de la puesta en escena y los compases musicales que marcan la B.S.O., potentes piezas de música clásica que envuelven los movimientos de la cámara.

En el plano interpretativo destacamos a un ELIJAH WOOD que poco a poco se despega de la alargada sombra de la tierra media, y ya va siendo hora para este actor que en los últimos tiempos se ha limitado a interpretar papeles en proyectos menores, no sabemos si por elección propia o precisamente por esa especie de maldición que persigue a veces a  los actores que han interpretado papeles muy simbólicos en la historia del cine. Esta vez parece que ELIJAH, al igual que su personaje en GRAND PIANO, se lo juega todo para convencer al público de que es capaz de firmar actuaciones notables, y vaya si lo consigue. A su lado destacamos a una KERRY BISHÉ que borda su papel de superstar de Hollywood y consigue transmitir credibilidad y naturalidad. ALEX WINTER y JOHN CUSAACK en cambio parecen totalmente eclipsados por el trabajo de nuestros dos protagonistas.

 

piano3

 

Una elección muy acertada para pasar un buen rato de entretenimiento y suspense con un filme que va in crescendo para levantar el pie del acelerador sólo en sus minutos finales. Cine que te deja ese sabor de boca tan agradable cuando sales de una sala contento con tu elección. Cine que nos transporta a esa maravillosa época en la que salíamos de las salas encantados.

 

 

LO MEJOR:

  • El magnífico uso de todos los elementos narrativos y escénicos por parte de EUGENIO MAIRA para que el ritmo sólo vaya en una dirección: ascendente.
  • El esfuerzo de ELIJAH WOOD y su inmersión en el personaje. se nota que se ha dejado la piel. Loable.
  • La duración. Otro de los factores clave para que GRAND PIANO funcione tan bien.

 

LO PEOR:

  • Intepretar complicadas piezas musicales mientras uno habla mantiene una conversación o juguetea con el móvil parece bastante inverosímil, aunque el espectador seguramente acabará perdonándolo.
  • Que se estrenen tantos títulos cada año, y sólo unos pocos (con los dedos de una mano) logren transmitirnos esa sensación de que nos encontramos ante algo novedoso y digno de destacar y comentar.

 

 

 Alfonso Caro

Compartir
Artículo anteriorRUNNER RUNNER
Artículo siguienteAGENDA OCTUBRE 2013
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta