Compartir

Final de Girls - El Palomitron

Provocadora, políticamente incorrecta, caradura, ácida y en muchas ocasiones hábilmente caricaturesca. Son muchos los apelativos que podrían concedérsele a Girls, pero lo que está claro es que tiene la capacidad (y virtud) de no dejar indiferente a nadie.

Girls llegó a la HBO hace cinco años de la mano de una jovencísima Lena Dunham, que se echó voluntariamente a los hombros la titánica responsabilidad de protagonizar, guionizar y dirigir una serie tan rompeesquemas como esta.

Siguiendo la estela de Sexo en Nueva York, Girls se centra en cuatro amigas que viven en la ciudad que nunca duerme. Pero ni Hannah (Dunham), ni Marnie (Allison Williams), ni Jessa (Jemima Kirke), ni Shoshanna (Zosia Mamet) tienen el glamour ni los medios económicos de los que disponía la camarilla de Carrie Bradshaw. Ellas constituyen la “otra” Nueva York: una mucho más identificable y de a pie, con sus crisis personales, sus problemillas para llegar a fin de mes, para encontrar un trabajo o simplemente para sobrevivir como buenamente se puede en la Gran Manzana.

Protagonistas Girls- El Palomitron

Conocimos a estas mujeres a mitad de la veintena y las hemos acompañado en sus batacazos, sus triunfos, sus discusiones y sus pataletas hasta que han rozado los treinta. Porque los personajes de Girls no son los más amables, perfectos o maduros del mundo. Al contrario: Lena Dunham ha puesto voz y rostro a toda una generación que debe aprender de sus errores y de sus chiquillerías en su camino a la adultez, y al mismo tiempo aceptarse y valorarse por lo que son, ni más ni menos. Girls juega a tirar por tierra tabúes y clichés. Juega a fomentar la independencia y la toma de decisión de las mujeres. A desterrar el dañino y masoquista body shaming. Dunham no se ha cortado en desnudar cuerpo y alma en esta serie, lanzándose a la piscina para mostrar la vida misma tal cual es, sin filtros ni censuras, no buscando el escándalo o el morbo, sino invitando a la reflexión a través de su personal forma de expresarse en el medio audiovisual, sin importar que pueda incomodar a ciertos sectores de audiencia. Girls es sinceridad en estado de gracia y, como todo, a quien no le guste, ahí tiene la puerta (o el mando).

Temporada final Girls en El Palomitron

En cuanto a las protagonistas, hay que reconocer que son difícilmente entendibles en no pocas ocasiones. Sus caracteres son tan peculiares y límites que a menudo convierten la pantalla en una jaula de grillos que acaba regalando al espectador momentos altamente sarcásticos y cómicos por su inverosimilitud. Al mismo tiempo, estas chicas presentan situaciones y actitudes que son el pan de cada día en esa etapa de vida. Nada es idílico en Girls. Ellas están llenas de contradicciones, de idas y venidas, de relaciones tóxicas que no llevan a ninguna parte, de la búsqueda por labrarse un futuro profesional que las haga sentirse realizadas.

Pero no todo son mujeres. Hay también un puñado de hombres que se han ganado a pulso formar parte de Girls durante estas seis temporadas. Ellos son Adam (Adam Driver), Elijah (Andrew Rannells), Ray (Alex Karpovsky) y Desi (Ebon Moss-Bachrach). Aun así, ninguno de ellos ha tenido un hueco en el finale, como tampoco lo han tenido Jessa y Shoshanna.

 Chicos en Girls - El Palomitron

¡Atención! ¡Spoilers a partir de aquí!

Las primas hicieron aparición en el penúltimo episodio, durante la fiesta de compromiso de Shosh. Hacía tiempo que no veíamos a las cuatro juntas en escena, y esta última reunión terminó de perfilar lo que veníamos temiendo desde hacía tiempo: que llega un momento en el que cada persona debe tomar su propio camino y gran número de amistades van perdiendo fuelle en el proceso. Las protagonistas de Girls no se han librado de esta ley de vida, y aunque ese noveno capítulo nos dejase una sensación agridulce, está bien como jarro de realidad. Y en el futuro, nadie sabe lo que pasará.

Eso nos ha dejado con Hannah y Marnie para el capítulo final. Hannah y Marnie solas pero juntas, como al principio de la serie. Hannah y Marnie lejos de la gran ciudad, saliendo adelante con Grover, el hijo de Hannah. Estos últimos treinta minutos de Girls no han satisfecho a todos los fans, que tal vez se esperasen algo más, algo distinto.

Hannah con Grover en Girls - El Palomitrón

Tampoco nosotros nos lo esperábamos así, aunque con Girls era difícil saber qué esperar. Sin embargo, la serie de la HBO ha condensado en escasa media hora algo tan complejo como la depresión posparto. La pertinaz Hannah ha tirado para adelante con la decisión de ser madre soltera y, cuando le ha llegado el momento, se ha visto desbordada y se enfada con todo el mundo: con Marnie, que solo intenta echarle una mano, y con Grover, porque no hay manera de que le coja el pecho. Entonces llega su madre Loreen (Becky Ann Baker), que nos regala una escena y un discurso maravilloso de esos que solo una madre puede dar. Su relación con Hannah nunca ha sido muy allá, pero en el finale ha dejado entrever sin ninguna duda que ahí estará para las duras y para las maduras. Dicha charla, unida al encuentro fortuito con una chica igual de desquiciada, hace a Hannah ver la paja en el ojo ajeno y regresar a casa con una mentalidad de autosuperación que acaba dando sus frutos.

El final de Girls representa el paso definitivo hacia la edad adulta y funciona tanto de cierre de etapa como de cierre de serie. ¿Podría continuar? Por supuesto que sí, pero como cualquier historia de vida. Por el momento, Girls nos ha contado lo que nos tenía que contar. Tal vez el paso de los años nos traiga un reencuentro de nuestras girls en una etapa más madura de su vida (como ya ocurrió con la citada Sexo en Nueva York). A nosotros nos parecería una idea estupenda para saber qué ha sido de ellas. Mientras tanto, las echaremos mucho de menos.

Girls se despide - El Palomitron

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta