Compartir

Frontera El Palomitron

Frontera es una serie original de Netflix, rodada en Canadá y ambientada en Norteamérica a finales del siglo XVIII. Dirigida por Brad Peyton (San Andrés), narra la situación social y económica del negocio de las pieles en este continente, disputadas entre los ingleses y los colonos. Creada y escrita por Peter y Rob Blackie, cuenta con seis episodios de una hora y aspira a hacerse un hueco entre las series históricas del momento.

La serie se centra en ciertos personajes que se verán involucrados en esta cruel y sangrienta batalla por el dominio del mercado de las pieles. En primer lugar, Jason Momoa (conocido por ser Khal Drogo en Juego de tronos y Aquaman en La liga de la justicia) da vida a un mestizo, mitad colono mitad irlandés, que quiere desafiar al imperio inglés. Al otro lado se encuentra lord Benton (Alun Armstrong), que querrá pagar a su cruel némesis con la misma moneda. Y en el medio de ambos encontramos a un ladrón de poca monta (Landon Liboiron) involucrado por accidente en esta caótica situación.

Jason Momoa El Palomitron

La acción se nos presenta en bellos paisajes naturales, pero ciertas carencias con respecto a la ambientación. Puede que sea debido a la falta de presupuesto, o a la mala elección del vestuario o interiores, pero por momentos la serie dista mucho de ser creíble. La estética de ciertos personajes, como el del propio Jason Momoa, parecen más futuristas que del propio siglo XVIII. En cambio, los uniformes de la armada inglesa son notables, pero la mezcla de ambos no genera una atmósfera realista.

Frontera El Palomitron

La historia se nos presenta con cierto gancho. Sin atrapar totalmente al espectador, continuarla no supone una idea descabellada (a pesar de flojear un poco en el primer episodio). El escenario que se plantea es atractivo, y aunque Jason Momoa no tiene mucho tiempo de lucirse en el episodio piloto, es un reclamo importante por el respeto e incluso miedo que infunde en pantalla. Las tramas que se nos presentan y las conexiones que se establecen entre ellas en el primer capítulo también llegan a funcionar, aunque sin deslumbrar.

Por lo tanto, estamos literalmente ante una serie del montón. Puede fallar en ciertos aspectos, pero también llega a entretener. Si no tenéis nada que ver y queréis pasar un rato divertido viendo a Jason Momoa cortar cabelleras, dadle una oportunidad a Frontera.

Mikel Iturbe

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta