Compartir

 

 

Si una cosa hemos aprendido los fans de JOSS WHEDON es que tenemos que tener paciencia con él. No olvidemos que estamos ante el guionista de LA CABAÑA EN EL BOSQUE y la mismísima TOY STORY, así que podemos fiarnos de él. Donde otros creadores audiovisuales suelen empezar por todo lo alto, con grandes fuegos artificiales desde el primer capítulo para atraer a los fans, él trabaja de un modo totalmente distinto. Sus series suelen tener una primera temporada que podríamos denominar floja y mejoran exponencialmente en la segunda. La primera temporada de una serie made in WHEDON no suele ser un reclamo publicitario, sino una carta de presentación de los personajes, para que lleguemos a conocerlos y a hacernos verdaderos amigos suyos antes de meterlos en tramas apasionantes. Sucedió con su obra magna, BUFFY CAZAVAMPIROS, con una primera temporada anecdótica, flojucha pero simpática, que dio un gran salto cualitativo en la segunda y la elevó a la categoría con la que es recordada hoy en día. Sucedió con su spin-off, ANGEL, que tuvo más o menos el mismo problema: empezó siendo floja y mejoró tanto a partir de su segunda temporada que incluso la revista SFX le otorgó el premio a serie más mejorada en 2003, entre una larga lista de otros premios y nominaciones. No sucedió así con FIREFLY, su obra de culto, que no tuvo tiempo de desarrollarse cuando la cancelaron a mitad de la primera temporada, pero culminó en una película gloriosa, SERENITY. Algo similar ha sucedido con AGENTES DE SHIELD, una serie emitida en nuestro país por FOX, y que empezó con modestia para mejora de forma astronómica.

 

Dadle tiempo y veréis...
Dadle tiempo y veréis…

 

Recordemos que JOSS WHEDON, a diferencia de algunos compañeros de profesión, no suele escribir todos los capítulos de sus series, sino que suele centrarse más en orquestarlo todo desde detrás: él escribe el primer y último capítulos de cada temporada y algunos especiales puntuales (ah, el mítico musical de BUFFY… ah, el capítulo de ANGEL convertido en peluche…), pero lo que de verdad le da su sello a sus series es que él está detrás controlando cada guion, cada historia, cada cosa que pasa, construyendo sus personajes, sus tramas de fondo y sus estructuras, para que nada sobre ni falte. Dicho esto, AGENTES DE SHIELD comenzó de una manera poco atractiva, como una serie procedimental más, con capítulos autoconclusivos en que un grupo de tipos curiosos investigaban un caso, lo resolvían y volvían a la semana siguiente después de un merecido descanso. No había una trama horizontal de fondo que pudiera enganchar a los espectadores y hacerles decir “Guau, ¿qué pasará la semana que viene? ¡No puedo esperar a verlo!” O, al menos, no parecía haberla, pero todo buen Whedonita sabía que llegaría tarde o temprano y lo esperaba con paciencia. En principio, la serie parecía otro CSI, otro MENTES CRIMINALES, otro COLOMBO, otra serie simpática pero rápidamente olvidable, para ver un domingo por la tarde en que no dan nada en la tele. Si te perdías un capítulo, no pasaba nada. Sólo te gustaba si eras un verdadero Marvel Zombie, dispuesto a tragarte cualquier producto de la compañía a la espera de encontrar cualquier pequeño guiño a los lectores fieles de los cómics.

 

Cómo conocí a vuestra directora de SHIELD.
Cómo conocí a vuestra directora de SHIELD.

 

Sucedió entonces que el mismísimo Gran Hombre de Marvel, STAN LEE en persona, se vio decepcionado por un producto en el que había puesto muchas esperanzas y le auguró un futuro más bien breve. Decidió llamar la atención muy seriamente a WHEDON y al resto de su equipo. O lo arregláis a la de ya, o no veréis una segunda temporada. Las llamadas de atención de la productora suelen surtir un fuerte efecto, más si ponen en peligro tu sueldo, más aún si vienen de la boca de una leyenda viviente. A mediados de la primera temporada, se dio un brusco salto en la calidad de la serie (más detalles al respecto en el artículo “ANÁLISIS DEL FINAL DE LA PRIMERA TEMPORADA DE AGENTES DE S.H.I.E.L.D.”) y comenzó a aparecer la trama horizontal (¡Hail Hydra!) que conectaría no solamente los distintos capítulos de ésta sino todo el universo cinemático Marvel actual. “Todo está conectado”, nos repiten constantemente los anuncios de Marvel. Y es cierto: no se puede entender en profundidad CAPITÁN AMÉRICA 2: EL SOLDADO DE INVIERNO sin haber visto la primera temporada de AGENTES DE SHIELD y viceversa. Es más que probable que, si no vemos la segunda temporada, no nos enteremos de qué demonios pasa en la segunda entrega de GUARDIANES DE LA GALAXIA. Con esta conexión, una serie que empezó como una procedimental más se ha convertido en el centro neurálgico del universo cinemático de la compañía, el telón de fondo en el que se cuece todo lo que sucede en este cosmos ficcional. Y, además, Coulson mola tanto…

 

"¡Maldita sea, soy de letras!"
“¡Maldita sea, soy de letras!”

 

El final de la primera temporada fue espectacular, pero la segunda ya ha empezado por todo lo alto. Esta vez nos dejamos de rodeos y preámbulos, saltamos adelante en el tiempo y tenemos desde el minuto uno multitud de tramas horizontales abiertas, algunas nuevas y otras provenientes de los cliffhangers del final de la temporada anterior, dispuestas a captar la atención del espectador y engancharlo a su asiento, esperando cada semana a que llegue el martes por la noche. El obelisco: ¿De dónde ha salido, qué es, qué daños puede causar? El padre de Skye: ¿Es un alienígena, es bueno o malo, va a ser el gran villano de la serie? Ward: ¿Se arrepiente de lo que ha hecho y busca redención, o sólo está intentando engañar a Skye para volver con Hydra? La misteriosa escritura de Coulson: ¿Tiene que ver con Thanos, con el obelisco, con el teseracto…? Simmons infiltrada en Hydra: ¿La pillarán? Coulson como el nuevo Nick Furia: ¿Dará la talla? Fitz y Simmons: ¿Acabarán juntos, morirá alguno de los dos antes de que pase algo entre ellos? No sólo las tramas han cambiado y todo el ambiente es mucho más trepidante y misterioso, también los personajes han evolucionado.

 

El fuego camina conmigo.
El fuego camina conmigo.

 

Coulson, nuestro entrañable pero heroico Coulson, reconvertido en un duro líder militar, capaz de llegar a rincones oscuros que no sabíamos que tenía con tal de hacer el trabajo que debe hacerse, pero sin perder nunca ese carisma y esa gracia que nos hace quererlo tanto. Skye, el personaje menos interesante de la primera temporada, mejorando como agente de campo y dejando atrás sus niñerías que la hacían tan insoportable, cambiada radicalmente después de la traición de Ward. Fitz, afectado seriamente por el intento de asesinato, con problemas mentales graves, esquizofrenia paranoide y dificultades cognitivas, lo cual es mucho más duro en un genio científico como él. Simmons, la dulce y adorable doctora que no mataría una mosca, infiltrada entre las filas de Hydra, conviviendo con terroristas asesinos. Y qué decir de Ward: el anodino y prescindible Ward se convirtió en el malote y siniestro Ward, que da incluso más miedo entre rejas que cuando campaba a sus anchas, como una suerte de Hannibal Lecter guaperas esperando a que dejen de gritar los corderos de su Skye. Y, como sabemos que hay que renovarse o morir, WHEDON se niega a ceñirse a los personajes de la primera temporada y aguantar sólo con ellos hasta el final, fallo del que pecan muchas series actuales. Las nuevas incorporaciones de la serie refrescan el ambiente y la hacen crecer, desde el interesantísimo y, con perdón por la expresión, capullo de Hunter, pasando por el agente Tripplet (¡Deja de tontear con Simmons, maldito!) y culminando en la espectacular y arrebatadora Bobbi Morse, que en un solo capítulo (de momento) ya ha conseguido cautivar corazones, no sólo entre los personajes sino también entre los espectadores. Y seguro que KYLE MACLACHLAN (el agente Cooper de TWIN PEAKS) dará mucho de que hablar.

 

vlcsnap-2014-10-26-16h53m59s139
Hola, ¿Poses Chulescas S.L.? Sí sí, aquí es.

 

Y ésta es otra, la acertadísima inclusión de Bobbi Morse en el elenco de la serie. Algo que descolocaba a cualquier fanboy de Marvel era que una serie sobre la mayor agencia de lucha contra el mal estuviera protagonizada por personajes totalmente nuevos, no extraídos de ningún cómic. Si vas a hacer una serie protagonizada por gente que trabaje en SHIELD, cualquier lector acérrimo espera que sus personajes habituales sean Nick Furia, Maria Hill, Daisy Johnson, Clay Quartermain, Dum Dum Dugan o incluso Iron Man. Pero en esta serie apostaron por creaciones totalmente nuevas para sorprendernos. En la primera temporada tuvimos alguna que otra aparición estelar de Furia y Hill (SAMUEL L. JACKSON y COBIE SMULDERS estuvieron espectaculares), una genial aparición de Lady Sif (gran personaje de las películas y los cómics de THOR) e incluso algún olvidado villano de tercera como Materia Oscura. Lo más destacable fue la aparición en los últimos episodios del personaje de Victoria Hand, clavadita a cómo la dibujaban en los cómics cuando era la mano derecha del Duende Verde. Pero en esta nueva temporada arrancamos con uno de los pesos pesados de Marvel como villano: Crusher Creel, el Hombre Absorbente (interpretado con acierto por BRIAN PATRICK WADE… no es el JASON STATHAM que todo fan esperaba, pero da el pego), mítico enemigo de Hulka en particular y de los Vengadores en general. Y más importante que eso, incorporamos al grupo protagonista a otro legendario personaje de cómic: Bobbi Morse, alias Pájaro Burlón, superheroína que en los tebeos era la exmujer de Ojo de Halcón, algo psicótica pero adorable y una superespía de narices. La interpreta ADRIANNE PALECKI, que ya protagonizó el piloto de la fallida WONDER WOMAN del 2011. Incluir entre los protagonistas a uno de los pesos pesados de los Vengadores ha sido un gran acierto de cara a atraer a los lectores a ver la serie, más teniendo en cuenta que es un personaje del entorno de la agencia, lo cual crea una sensación de familiaridad y hace lógico que esté ahí.

 

Un interesante personaje que, para empezar, te puede moler a bastonazos.
Un interesante personaje que, para empezar, te puede moler a bastonazos.

 

¿Qué podemos esperar de esta segunda temporada, con apenas 5 capítulos estrenados? Que siga creciendo sin parar y no deje de sorprendernos a cada paso. Que suframos por Fitz y Simmons (si no se os hizo un nudo en la garganta con la escena del reencuentro, no tenéis corazón), que Bobbi nos fascine y nos enamore, que el padre de Skye nos aterre tanto o más que Ward, que los giros en las tramas nos dejen con la boca abierta. Que cada vez que cortemos una cabeza, dos más ocupen su lugar. Tenemos AGENTES DE SHIELD para rato, y si no… Hail Hydra, jóvenes creyentes.

 

 

JÖSE SÉNDER

1 Comentario

Dejar una respuesta