Compartir

LOS ANTECEDENTES

El británico Rupert Jones dirige su primer largometraje en solitario, y lo hace poniendo en el objetivo de la cámara a su hermano Toby Jones, uno de esos secundarios que se nos hacen tremendamente conocidos aunque no recordemos de qué exactamente (Capitán América: El soldado de invierno, Los juegos del hambre, Doctor Who). La veterana actriz de teatro y televisión Anne Reid (Last tango in Halifax, The Mother) interpreta a su madre en la ficción, rol que la hizo alzarse con el galardón de Mejor actriz en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Edimburgo. Kaleidoscope, que no llegó a salas españolas, se estrena en exclusiva en Filmin el 26 de abril.

LA PELÍCULA 

La idea del guion (también escrito por Jones) parte de la premisa de un hombre que encuentra un cadáver en su cuarto de baño sin recordar cómo ha llegado hasta allí ni por qué. Es la pesadilla en la que se ve sumido un exconvicto llamado Carl, que intenta retomar su vida tras su reciente salida de prisión. El terrible hallazgo se ve empañado por la (más terrible aún) presencia de su madre, que reaparece en su vida en el momento menos oportuno. La opresión, el temor a ser descubierto y la confusión ante lo que ha sucedido se entremezclan en la mente de Carl, haciendo al espectador ser testigo y partícipe de un profundo vórtice de paranoia y especulación.

ELLOS Y ELLAS

El reparto es tan minimalista y funcional como los escenarios en los que transcurre la acción, que se limita a poco más que el apartamento de Carl. Con un par de excepciones, Toby Jones y Anne Reid se echan todo el peso de la película sobre los hombros, componiendo una relación madre-hijo tan inquietante y turbadora como la de Psicosis. Ambos están excepcionales en su papel, y transmiten tanta naturalidad y realismo que pone los pelos de punta.

La tercera pata de Kaleidoscope es Sinead Matthews (ha tenido simbólicas apariciones en Animales fantásticos y dónde encontrarlos o Black Mirror), una mujer que Carl ha conocido por internet y que, además, es su primera cita en quince años. Cumple con lo que se requiere de su personaje, y aunque se aleja de la sofisticación de las actrices hitchcockianas, queda patente una vez más que los caballeros las prefieren rubias.

LA SORPRESA

La espina dorsal del relato, desprovista de todo artificio, es bastante sencilla. Sin embargo, el modo que Jones tiene de plantear y desenvolver el enigma es un complejo y magistral símil del propio caleidoscopio que da título a la cinta. El montaje ayuda a que toda la maquinaria funcione sin fisuras (con sus más y sus menos), logrando por encima de todo un ambiente tan agobiante y fraccionado como los cristales de colores que se ven a través del catalejo.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Sin desvelar demasiado, nos quedamos con la primera noche que pasa la madre del protagonista en su casa. El momento de irse a acostar nos permite una mirada más nítida en el nido de confusión que es la psique de Carl.

TE GUSTARÁ SI…

Si lo que buscas es un thriller psicológico cocinado a fuego lento y con una tensión que no se disipa en ningún momento del metraje. Por descontado, la apreciarás de un modo especial si eres fan del cine de Hitchcock.

LO MEJOR

  • La metáfora del caleidoscopio y la tirita.
  • El suspense sostenido de principio a fin.
  • Toby Jones.
  • Lo mucho que nos trae a la memoria al maestro Alfred Hitchcock.

LO PEOR

  • Las pinceladas sobre el pasado de Carl dejan tanto a la libre interpretación que puede llegar a resultar frustrante.
  • Por el motivo anterior, la película deja con ganas de más.

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta