Compartir

Él nos hizo ver Reflejos (2001) en su primera película, tener miedo a quedarnos solos en casa por si temíamos a ser Secuestrados (2010) y nos introdujo la idea de que podíamos vivir una Extinction (2015) con zombis nada comunes en un momento dado, y en la actualidad nos ha conquistado en la pequeña pantalla con La casa de papel. Sí, Miguel Ángel Vivas nos mostró un aire nuevo (a pesar de ser una temática que en apariencia parezca simple) y demostró que se puede innovar en el tan castigado cine de terror. El director español se atreve ahora con un remake, aspecto algo arriesgado ya que, como todos sabemos, las comparaciones son odiosas, e irremediablemente aquí no podía ser de otra forma. Bajo el título de Inside, el director sevillano ha hecho su versión de una de las cintas francesas que más ha puesto la piel de gallina a los fans del género: una historia donde la realidad juega más que la ficción y que está considerada un hito en el cine de terror europeo. Hablamos de la mítica Al interior (À l’intérieur), la cinta de 2007 dirigida por Alexandre Bustillo y Julien Maury (Premio Mejor maquillaje en Sitges 2007) que tuvimos el placer de ver por todo lo alto en la inauguración del pasado Festival de Sitges, pero que no fue del todo acogida de forma positiva.

Por si hay algún despistado que no conozca su historia original, os ponemos en contexto: una mujer embarazada que recientemente ha perdido a su pareja en un accidente de tráfico se encuentra sola en casa en una nueva y dura etapa. En plena Navidad, a punto de dar a luz e inmersa en el luto, una mujer algo siniestra llama a la puerta de su casa con intenciones espantosas: quitarle su bebé del vientre.

Con la gran escritura de Jaume Balagueró y Manu Díez, director y guionista de [REC]2 y [REC]4: Apocalipsis, respectivamente, en su guion Vivas se enfrenta a un rodaje totalmente en inglés, aspecto muy positivo para abrir fronteras con su trabajo bajo la distribuidora británica Embankment Films en el extranjero y eOne Films en España. Sí que es verdad que el guion parte de una muy buena base (la de la cinta francesa): poner en una situación límite y de riesgo a una persona delicada y vulnerable, como puede ser una dulce embarazada, resulta excitante. Debemos reconocer que este remake, ideado por grandes profesionales del cine de terror de nuestro país, está muy bien llevado, pero viendo el público al que va dirigido este largometraje, creemos que peca transformando un filme sangriento en uno demasiado light, apto para ser expuesto en cualquier multicine. No esperen los ríos de sangre del original: cualquier estómago y gente reacia al gore podrá ver esta película sin ningún problema y se lo agradecerá a Vivas y a su equipo. Los que más gocen con el gore no quedarán en este punto tan satisfechos. En conclusión, a nivel técnico Inside es impecable, pero cuenta con menos sangre y más efectos de sonido que provocan el susto “fácil” digno de cualquier slasher, algo que a los de siempre, fieles al género, nos decepciona.Rachel Nichols (Tokarev) es la protagonista valiente que se enfrenta a este papel durante la hora y media de metraje, y lo hace con alto nivel tras relevar a la francesa Alysson Paradis. Junto a ella se encuentra Laura Harring (Mulholland Drive), la mala malísima, psicópata y obsesiva (en la francesa interpretada por Béatrice Dalle) con la que el espectador no querrá cruzarse. Es más, a partir de entonces nos hará mirar por la mirilla y con cadena puesta antes de abrir la puerta a cualquiera. Un juego de cuchillos, escondites y demás situaciones (entre las que destaca la del baño) que harán expandir la tensión por todo nuestro cuerpo. Ambas actrices cumplen con creces sus papeles, dejándonos creer que lo que vemos no es ficción.

Con esta brutal versión a la española, las pulsaciones de la embarazada y las de aquellos que no estén acostumbrados a este tipo de historias irán a mil por hora.

LO MEJOR:

  • Es apta para un público comercial.
  • Las dos actrices protagonistas.

LO PEOR:

  • La locura, la oscuridad, la tortura y la sangre de À l’intérieur desaparecen en la versión de Vivas.
  • Las comparaciones son odiosas.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta