Compartir

And why do we fall, Bruce? So we can learn to pick ourselves up.

(¿Por qué nos caemos, Bruce? Para aprender a levantarnos.)

Thomas Wayne, Batman Begins

Nueva semana, nueva entrega de nuestro repaso de la filmografía de Christopher Nolan. Estamos en un momento crucial de su carrera: la decisión de adentrarse en el universo Batman ha marcado todo su recorrido posterior y ha inspirado a toda una nueva generación de cineastas (por ejemplo, a Michael G. Wilson y a Barbara Broccoli a reiniciar la saga Bond con un enfoque más realista con Casino Royale). Vista desde la perspectiva actual, parece impensable la posibilidad de contratar a otra persona para dirigir esta nueva adaptación del personaje, pero antes que Nolan sonaron otros nombres como M. Night Shyamalan (en aquel momento era el director de moda), Lana y Lilly Wachowski (que acabaron haciendo las secuelas de Matrix) y Darren Aronofsky (con guion de Frank Miller, rodada en Tokio y Clint Eastwood como Batman. Más información aquí).

Christopher Nolan quería distanciarse de las últimas películas de Batman, y por esa razón usó villanos y personajes que aún no habían debutado en la gran pantalla. Por ejemplo, El Espantapájaros (que provocó muchas discusiones creativas en torno al hecho de si debía o no llevar máscara) y Lucius Fox. El modelo de filme que buscaba el director parecía estar lejos del subgénero de los superhéroes, pero vistos los resultados, Nolan supuso hacer la traslación con maestría. La cinta en cuestión es Blade Runner. Para asegurarse de que todo el equipo estaba en la misma página, les proyectó el clásico de Ridley Scott. En cuanto a las viñetas, los referentes principales de los guionistas fueron Batman #431, de James Owsley (concretamente la parte del Tíbet y la Liga de las Sombras), The Dark Knight Returns (para el Batmóvil) y Batman: Year One, de Frank Miller, y Dark Victory y The Long Halloween, de Jeph Loeb (la atmósfera, algunos detalles de la trama y Carmine Falcone).

Otra decisión clave en el proceso de preproducción fue escoger al actor que se pondría el traje de Batman. Jake Gyllenhaal (favorito del guionista Goyer), Joshua Jackson, Eion Bailey, Hugh Dancy (Hannibal), Billy Crudup (Jackie), el desafortunado Josh Hartnett, Cillian Murphy (quien acabó siendo el villano), Henry Cavill (quien acabó siendo Superman) y Christian Bale hicieron el casting. Este último no era precisamente fan de las interpretaciones anteriores del personaje y propuso mostrar una cara diferente del superhéroe inspirado por el magnífico Arkham Asylum, de Grant Morrison: Batman como un monstruo lleno de ira. Para Bale, entrar al proyecto supuso un triple reto: ganar 50 kilos (acababa de hacer El maquinista), hablar con acento norteamericano (que mantuvo durante la promoción del filme) y realizar las escenas de acción él mismo. Además, durante el rodaje perdió la voz en tres ocasiones al hablar como Batman. No creemos que nadie esperase un nivel de entrega tan elevado.

Por lo que respecta al resto del reparto, la mayoría también estuvieron a la altura. Como Bale, muchos de ellos modificaron su acento a norteamericano, puesto que son europeos (es el caso de Gary Oldman, Cillian Murphy, Tom Wilkinson, Rutger Hauer, Linus Roache y Colin McFarlane). Como curiosidad, algunas personas han observado que, a diferencia de las entregas anteriores, centradas en las aventuras del Caballero Oscuro, los ganadores del Oscar están en el lado de los buenos (Bale, Freeman y Cane).

Batman Begins supuso un gran cambio en el universo de los superhéroes cinematográficos. Previniendo lo que se avecinaba, el estudio invirtió en el departamento de marketing el mayor presupuesto que se había visto hasta la fecha y acertó al marcar el límite de edad solamente a los 13 años, apelando a toda una generación de adolescentes a pasar por taquilla. La cinta tuvo sus aciertos (el reparto, el tono, la mitología, la banda sonora a cuatro manos) y sus fallos (la poca química de Bale con Katie Holmes, los toques innecesarios de humor y el método de lucha fast fighting). Sabiamente Nolan conservó los primeros y se deshizo de los segundos para la secuela: El Caballero Oscuro.

Pau Jané

No hay comentarios

Dejar una respuesta