Compartir

¿Por qué tenéis que verla?

Principalmente porque cerró la etapa de Pierce Brosnan y se celebró con ella el 40 cumpleaños del personaje. Esta fecha tan señalada le permite al espectador encontrar múltiples referencias a toda la saga Bond, convirtiendo la película en un mapa de pistas para el fan.

Es una película llena de acción al más puro estilo de un blockbuster norteamericano, lo que no gustó demasiado en su momento porque se alejaba de la esencia de Bond. Como película de acción funciona; como una película dentro de la saga James Bond, no.

Muere Otro Día Poster El Palomitrón

En nuestra memoria colectiva

La elegancia de Bond queda, más que nunca, retratada en esta escena. La batalla de esgrima que James Bond libra contra el villano Gustav Graves (Toby Stephens): ambos se conocen, pero Bond aún no lo sabe, y Graves cree partir con ventaja. Subestimar a 007 nunca ha sido una buena idea.

Por si la escena en sí misma y la elegancia de la batalla no fuera suficiente, en ella se hace un guiño a Goldfinger. En Muere otro día, Bond se apuesta con Graves un diamante marcado de la propia colección de Graves. En Goldfinger, Bond (Sean Connery) se juega con Golfinger (Gert Fröbe) un lingote de oro, marcado por el escudo nazi, es decir, del propio Goldfinger, pero en este caso, Bond se lo juega al golf y no a la esgrima.

El villano

Un mismo villano en dos rostros diferentes: Gustav Graves, el rey de diamantes, era la versión mejorada, tras un cambio de ADN y de rostro, del coronel Tan-Sun Moon. Sí, el mismo por cuya muerte Bond es torturado.

Como en muchas películas de Bond, el villano no es único y casi siempre existe un cerebro pensante y un villano deformado que persigue con ira irracional al agente 007. En el caso de Muere otro día es Zao (Rick Yune), el terrorista que posee diamantes incrustados en su rostro. También la publicista de Graves, Miranda Frost (Rosamund Pike) tiene sus momentos como villana.

Gustav Graves Muere otro día El Palomitrón

El gadget

Toda la película es una gran referencia a los gadgets de la saga. Cuando Bond llega a la estación de metro donde se encuentra el almacén de Q (John Cleese), este le muestra todo un catálogo de objetos que podemos reconocer de otras películas de Bond. Pero el gran gadget de Muere otro día es, de nuevo, un coche: un Aston Martin de camuflaje que se vuelve invisible. Ideal para una aventura en el hielo.

Gadget Muere otro día El Palomitrón

No hay Bond sin acción

Las persecuciones en coche siempre son el punto álgido en una película de Bond, y en Muere otro día no iba a ser menos. Bond, en su Aston Martin de camuflaje, es perseguido por Zao con su deportivo lanzamisiles. Uno de estos impacta en el coche de Bond, que vuelca y recorre algunos metros boca abajo. Esto le permite abrir el techo del coche y pulsar el botón de “eyectar asiento”: el coche vuelve a su estado normal y el asiento se queda en su sitio. Increíble, pero bondianamente cierto.

Demasié pal Bondy

Es difícil concretar una “escena fantasma” en esta película, ya que son muchas y la gran mayoría entrarían dentro de la categoría. Sin embargo, hemos escogido esta escena como una de las más lamentables, al menos resolutivamente hablando, ya que el uso del CGI es tan desmesurado que se nota a la legua. Aquí Bond debe enfrentarse a un tsunami provocado por el desprendimiento de un bloque de hielo. Todo gracias a la ayuda de un paracaídas y un objeto que sirva para surfear.

007 Curiosidades

  1. El gobierno norcoreano no quedó muy contento con la representación de su país en esta película. En Corea del Sur se boicotearon los estrenos de 145 salas de cine.
  2. El personaje de Bond cumplía 40 años con esta película (su vigésima película).
  3. Halle Berry tuvo que ser operada de urgencia para retirarle del ojo algunos fragmentos de una granada de humo.
  4. Madonna, cantante del tema principal, tiene un cameo como profesora de esgrima.
  5. A la presentación de la película se invitó a todos los Bond, e incluso acudió la reina Isabel. Solo faltó Sean Connery.Connery Bond El Palomitrón
  6. La escena en la que Halle Berry sale de la playa homenajeando a Ursula Andress en Dr. No fue rodada en Cádiz.
  7. El rodaje se interrumpió una semana por una lesión de rodilla de Pierce Brosnan.

DiscoBond: su tema principal

El tema de Madonna acompaña en los créditos a las escenas de tortura de Bond. El tema fue bastante criticado por alejarse de la esencia de Bond y, sobre todo, por su letra. En el videoclip oficial de la artista, es ella la que ocupa el papel de Bond y, además de recrear las escenas de tortura, hace un homenaje a la saga recreando escenas clave de esta.

Los créditos en James Bond siempre han seguido un esquema claro: el tema principal sonando de fondo y siluetas de mujeres bailando sensualmente, combinadas con elementos que tendrían relevancia dentro de la película en sí. Sin embargo, en Muere otro día los títulos de créditos son una escena en sí misma en la que podemos ver como los coreanos que lo capturan en la escena inicial lo torturan durante 14 meses. Los títulos corren a cargo de Daniel Kleinman y es la primera vez que se utiliza este recurso en la saga Bond.

Lorena Rodríguez

 

ESPECIAL JAMES BOND EN EL PALOMITRÓN

¡CONSULTA TODAS NUESTRAS FICHAS!

Especial James Bond El Palomirón

TODO JAMES BOND EN MOVISTAR+

¡CONSULTA SU PROGRAMACIÓN!

Especial James Bond

No hay comentarios

Dejar una respuesta