Compartir

Érase una vez - El Palomitrón

Seis temporadas después de su estreno, Érase una vez sigue aferrándose a la parrilla televisiva con uñas y dientes. Y no solo lo intenta, sino que tiene suerte y lo consigue: al parecer, ABC tiene más confianza que los propios telespectadores en que la cosa remonte y ha renovado la serie por una séptima entrega. Aunque los fans ya se pueden ir olvidando de Storybrooke como localización central de la acción y de Érase una vez tal y como la conocían hasta ahora.

La noticia de la renovación vino sucedida por el anuncio de la marcha de Emma Swan (Jennifer Morrison), Blancanieves (Ginnifer Goodwin), el Príncipe Azul (Josh Dallas), Henry Mills (Jared Gilmore), Bella (Emilie de Ravin) y la malvada Bruja del Oeste Zelena (Rebecca Mader). Esto deja a la serie en pañales, con solo tres de los protagonistas en el plantel: Regina (Lana Parrilla), Garfio (Colin O’Donoghue) y Rumpelstiltskin (Robert Carlyle). Todos los que han decidido abandonar el barco se han mostrado agradecidos a la serie, pero buscan nuevos horizontes (o no encajan en el nuevo camino creativo de la misma). Esta desbandada nos hace pensar que tal vez la mayoría del reparto original está ya tan cansado como nosotros.

Reparto Érase una vez - El Palomitrón

Érase una vez se estrenó en octubre de 2011 y se metió al público en el bolsillo por lo novedoso de su propuesta: transcurría en un pequeño pueblo de Maine, Storybrooke, donde habían sido enviados a consecuencia de una maldición los personajes de los cuentos de toda la vida, viviendo ajenos a su verdadera identidad. La premisa era interesante y, además, ¿a quién no le gusta reencontrarse con sus personajes más queridos de la infancia?

La cosa empezó bien. Los efectos especiales nunca han sido muy allá, de acuerdo, pero las tramas entretejidas y reinventadas (algunas más afortunadamente que otras) tenían su intríngulis. Durante seis temporadas, Blancanieves, Aurora, Cenicienta, Bella, Mulán, Pinocho, Caperucita Roja y su abuelita, Peter Pan, Campanilla, Garfio, Robin Hood, los enanitos, Alicia, el Sombrerero Loco, Ariel, Mérida, la Reina de las Nieves, Maléfica, Úrsula, Cruella De Vil, Hades, Hércules, el Rey Arturo, Rapunzel, Jasmine, Aladdin, el genio y otros tantos se han paseado por Storybrooke y el Bosque Encantado. Incluso los protagonistas de Frozen fueron el eje central de la trama allá por la cuarta temporada. Y con Alicia en el País de las Maravillas se hizo un spin-off en 2013 que fracasó estrepitosamente tras una única temporada.

Frozen en Érase una vez - El Palomitrón

Sin embargo, esta última serie no fue la única en registrar bajísimos datos de audiencia. Érase una vez lleva de capa caída por lo menos tres temporadas, si no más. Ni siquiera la apuesta por Frozen consiguió levantar (o al menos mantener estables) las estadísticas. Es cierto que la serie se precia por tener un notorio e incansable fandom, pero hasta sus más fieles seguidores reconocen el descenso en calidad. ¿Cuál es su problema entonces, si empezó tan bien? El desgaste y la falta de originalidad en el guion. Las primeras temporadas lograron enganchar a la audiencia, pero llegó un momento en el que todas las ideas creativas se acabaron. Las tramas se volvieron repetitivas y empezaron a utilizar siempre las mismas fórmulas que les funcionaron en un primer momento. El gancho de seguir introduciendo nuevos personajes tampoco dio sus frutos, ya que de hecho la mayoría de ellos han sido mal aprovechados o han tenido apariciones que no pasan de lo anecdótico.

Aun así, a Érase una vez no hay que quitarle el mérito de haberlo intentado todo. Prueba de ello es el capítulo musical de la semana pasada. Tuvo números originales y el cast demostró no ser nada malo cantando. Tampoco fue un despropósito ni una pérdida de tiempo de cara a la trama, ya que siguió en la línea del poco avance al que nos tienen acostumbrados.

Nueva temporada Érase una vez - El Palomitrón

Con todo, es difícil borrar el regusto de que ya no saben qué hacer para salir a flote. Es muy probable que esta sea la razón por la que se ha encargado una séptima temporada con un cambio de chip. Tal vez eso es lo que necesite Érase una vez: reinventarse. La renovación parece un último intento desesperado por revertir un inevitable final que debería haberse producido hace mucho.

¡Atención, spoilers a partir de aquí!

El final de temporada ha constado del ya tradicional doble capitulo, que esta vez narraba la última batalla por salvar el reino de los cuentos de las garras del Hada Negra. Diferente enemigo, pero nada que no hubiéramos visto ya. Emma, que ostenta desde el principio de la serie el título de “La Salvadora”, se ha sacrificado por la supervivencia de sus compañeros y su mundo mágico; pero esto no iba a quedar así, porque en Érase una vez, todos fueron felices y comieron perdices. Así pues, Henry la salva con un beso de amor verdadero (madre-hijo), que por cierto es el segundo beso de este tipo que vemos en el capítulo. Todos acaban juntos y tienen su final de cuento de hadas.

Libro Érase una vez - El Palomitrón

Y entonces…

El libro de Érase una vez se cierra literalmente y nos dan paso a un cliffhanger que da pie a la próxima temporada. Henry Mills, ahora un hombre hecho y derecho, recibe una visita muy especial: una niña que dice ser su hija y que le insta a acompañarla porque su familia está en peligro.

La séptima temporada será. por tanto, un salto en el tiempo. Eso es lo poco que sabemos por ahora, y visto que les queda poco repertorio Disney, aparte de Vaiana, cualquiera se atreve a lanzar teorías al respecto.

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta