Compartir

Reseña de '¡Hazte con todos! El fenómeno Pokémon: Origen y evolución', de Pedro Silva

Pokémon lleva ya más de veinte años acompañándonos. La franquicia se ha convertido en uno de los grandes pilares, no solo de su género, sino de toda la historia del videojuego. Una saga tan longeva que sus títulos se cuentan ya por decenas.

Por esta misma razón Héroes de Papel y el periodista y desarrollador Pedro Silva —más conocido por su gran presencia en la comunidad Pokémon nacional— han unido fuerzas para traernos ¡Hazte con todos! El fenómeno Pokémon: Origen y evolución. Después de tener la oportunidad de reseñarla y hablar sobre su trabajo, su mismo autor nos ha concedido una entrevista para hablarnos de ella.

Os adelantamos que en las preguntas y respuestas que encontraréis más abajo no se menciona ningún spoiler sobre su trabajo, tampoco sobre los juegos que trata. Con esto dicho, os invitamos al mundo Pokémon de la mano de Pedro Silva, todo un experto en la materia.

Se te suele reconocer como Profesor Pokémon, incluso ya antes de traernos ¡Hazte con todo! El fenómeno Pokémon: Origen y evolución eras uno de los principales representantes de su comunidad pero, ¿cómo empezó tu historia en el mundo Pokémon? ¿Cómo recuerdas la llegada de sus primeros títulos?

P.S.: En realidad no hay nada de especial en el inicio de mi relación con Pokémon, fue prácticamente idéntico al que tuvimos toda una generación de jugadores. Como aficionado a las consolas de Nintendo, en aquel momento estaba muy interesado en las novedades de Nintendo 64 y Game Boy. A través de las revistas supe que estaba a punto de llegar a España un juego que había sido todo un éxito en Japón. La idea era muy llamativa, poder capturar y entrenar monstruos y echarlos a pelear con los de tus amigos. Nunca se había visto algo así.

Por supuesto, mis amigos y yo corrimos a comprarlo. Estuvimos muchos meses compitiendo y descubriendo secretos y estrategias para ser los mejores entrenadores del barrio. ¡Hasta encontramos un extraño glitch en Rojo y Azul que permitía aumentar las estadísticas después de subir a nivel 100! Realmente nos metimos en el papel de ser el mejor entrenador Pokémon. Lo recuerdo con mucho cariño.

Tu trabajo como periodista de videojuegos no es precisamente poco sonado, has pasado por bastantes medios y has dejado mucho trabajo detrás. ¿Habría sido todo esto posible sin Pokémon?

P.S.: En mi caso, Pokémon fue el origen de todo. En el año 2001 se juntaron tres factores. El primero fue la llegada de una buena conexión a Internet a mi hogar. El segundo fue la pasión con la que me había introducido en el mundo de Pokémon. Y el tercero fue mi interés por escribir y compartir ideas.

Decidí aprender código HTML y hacer mi propia web sobre estos juegos, Universo Pokémon. En ella compartía noticias, análisis, guías y trucos. Poco después escribiría en esta web La serie de Ken, la cual sería su verdadero punto diferenciador. La comunidad se volcó con este fanfiction y les inspiró para escribir muchos otros.

Fue una experiencia muy bonita ver a tanta gente involucrada en la creación de historias. Después de todo aquello seguí publicando noticias y análisis en otras webs y blogs, aprovechando todo lo que había aprendido en Universo Pokémon. También fueron mis inicios en el mundo de la informática y la programación, las cuales también me han dado muchas alegrías y oportunidades. Se puede decir que, en cierto sentido, se lo debo todo a Pokémon.

Tu trabajo es hasta el momento la mayor investigación sobre la franquicia en nuestro idioma, listas un total aproximado de 80 juegos, sin olvidar los apartados destinados a sus desarrolladores, su merchandising, su universo… ¿Ha sido muy duro llevar a cabo esa investigación? Y, pese a todos tus conocimientos sobre la saga, ¿te has sorprendido a ti mismo descubriendo nuevos detalles sobre la misma?

P.S.: Cuando me decidí a realizar una obra sobre Pokémon, sabía que iba a ser todo un desafío. Han sido más de veinte años de historia en los que no han parado de suceder eventos relevantes para la franquicia. Y aún sabiendo que no sería fácil, me he llevado muchas sorpresas. A lo largo de la investigación he descubierto infinidad de curiosidades y anécdotas que me han sorprendido enormemente, y he encontrado las historias de las personas que han sostenido esta franquicia a lo largo de las décadas.

Reseña de '¡Hazte con todos! El fenómeno Pokémon: Origen y evolución', de Pedro Silva

En este libro he querido compartirlas para que todos se sorprendan tanto como yo lo hice. Creo que ese es el mayor logro de esta obra, el haber encontrado historias personales y curiosidades, y haber podido narrarlas de forma amena y accesible para el gran público. Creo que es imposible no amar más Pokémon después de haberla leído. Al menos, en mi caso ha sido así.

Me atrevería a decir que fuiste uno de los primeros escritores en nuestro idioma que se atrevió con los fanfics de Pokémon al lanzar La serie de Ken. ¿Crees que la saga necesita otro punto de vista, algo más maduro? Pese a lo conservadores que han sido desde Game Freak, ¿apostarías por una nueva entrega con tintes más adultos?

P.S.: No creo que La serie de Ken fuera pionera en el mundo del fanfic en español, ni mucho menos. Sí que pienso que logró hacer ruido gracias a ese tono maduro que comentas. La mayoría de fanfics hasta el momento se centraban en los personajes del anime, y no prestaban atención a lo que realmente pretendía mostrar Satoshi Tajiri y el equipo original de Game Freak.

En su mundo Pokémon, los monstruos eran poco más que instrumentos de sus entrenadores. Les atacas, les capturas, y después de eso están obligados a obedecerte. No existe ninguna mecánica jugable de “amistad” en esos primeros juegos. Muchos entrenadores hasta portan un látigo en Pokémon Rojo y Azul. No hace falta explicarlo. Es implícito que el mundo Pokémon no se planteó como un lugar especialmente amable. Después, todo aquello se dulcificó en el anime para poder llegar a todos los públicos.

Pero esa disonancia entre los que veíamos en los juegos y lo que nos decían en el anime realmente nos hizo preguntarnos si era posible otro tipo de narrativa. Y oficialmente, The Pokémon Company a veces se ha atrevido a oscurecer un poco el tono en juegos como Pokémon Colosseum. Y hasta se han permitido licencias mucho más extremas en numerosas colecciones manga. Creo que las ediciones de Game Freak que más se acercan a la idea de un Pokémon maduro son Negro y Blanco. En ellas, los antagonistas te cuestionan la moralidad de tus acciones. Si es correcto mantener ese tipo de vasallaje sobre otras criaturas. Creo que eso las convierte en las más interesantes de la saga, al menos desde el punto de vista estrictamente argumental.

Y me encantaría que en el futuro se atrevieran por seguir apostando por esa línea. Aunque entiendo que estén más preocupados por mantener una línea más amable y juvenil de cara a mantener el negocio.

En tu obra se menciona un gran número de veces a Pokémon GO, además de contar con su propio espacio. Si no me equivoco, también hablaste de él en su día en Gamereactor pero no hemos podido saber de tus experiencias más cercanas con el título. ¿Que supuso el juego para ti? ¿Aún sigues capturando Pokémon al salir a la calle?

P.S.: ¡Seguramente este libro no existiría sin Pokémon GO! Aquello fue espectacular, nos hizo recordar lo mucho que amamos esta franquicia. En el verano de 2016 veía a todo el mundo por la calle jugando y capturando Pokémon. Cuando atravesaba el parque en bicicleta para ir al trabajo me encontraba grupos de chavales jóvenes moverse en grupo de un lado para otro con la mirada puesta en el móvil.

Si les seguía con Pokémon GO encendido, efectivamente encontraba monstruos en esos lugares. Se podía decir que había tanta gente jugando que podías saber dónde estaban los Pokémon sin necesidad de sacar el móvil. Nunca creí que pudiera ver algo así. Aquello fue muy divertido e interesante, y confieso que a veces todavía saco la aplicación cuando voy andando por la calle y paso cerca de lugares interesantes.

Como decía, el libro fue posible gracias a la aparición de Pokémon GO. Nos hizo darnos cuenta de que todavía había mucha hambre de Pokémon, y que esta saga y sus aficionados se merecían una obra a la altura.

Por último. Tu trabajo introspecciona cada uno de las aventuras que nos ha traído hasta el momento la franquicia. Es incluso muy notable el cómo te sueltas más, dejando algo más de lado el aspecto documental en algunas ocasiones, cuando hablas de ellas. Sin embargo por el propio aspecto del libro nunca llegas a dar una opinión personal. Si pudieses quedarte con un solo momento a lo largo de todas las aventuras, ¿cuál crees que sería?

P.S.: Si bien como dices intento ser más cercano cuando hablo de los grandes títulos de Pokémon, tuve muy claro desde el principio que el libro no iba a ser un ensayo de opinión. He querido poner siempre por delante de todo la obra de Game Freak, su historia y sus logros.

Mi opinión no es importante, porque Pokémon es una franquicia que ha llegado a tantas personas, con sensibilidades tan distintas, a través de tantos medios, que es imposible reflejar en una sola opinión algo que sea relevante y significativo para toda su comunidad. Hace poco veía el canal de Youtube de una chica que explicaba que gracias a Pokémon ella había podido conocer a un montón de amigos y gente maravillosa, tan sólo acudiendo a eventos donde compartían su afición común. Creo que me quedo con eso, con el efecto positivo y socializador que tiene Pokémon sobre las personas. Para mí eso es lo más importante de la franquicia.

Óscar Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta