Compartir

 

  • ¿QUIÉN? ADÈLE EXARCHOPOULOS (A.E.) 
  • ¿DÓNDE? Hotel Santo Mauro
  • ¿CUÁNDO? Martes 22 de Octubre de 2013
  • ¿POR QUÉ? JUNKET de entrevistas presentación LA VIDA DE ADÈLE

El pasado martes 22 de Octubre tuvimos la oportunidad de entrevistar, junto a otros compañeros de prensa, a ADÈLE EXARCHOPOULOS, la actriz que da vida a Adèle en la última  película del director tunecino ABDELLATIF KECHICHE.

LA VIDA DE ADÈLE se ha ganado a pulso un hueco entre las mejores películas que se han rodado en los últimos años.  La Palma de Oro en CANNES y las fabulosas críticas que está recibiendo son avales indiscutibles no sólo del excelente trabajo en dirección de ABDEL KECHCHICHE, sino también del extraordinario despliegue de talento que nos han regalado su dos actrices principales: ADÈLE EXARCHOOULOS y LEA SEYDOUX

Aprovechamos su visita a Madrid con motivo del pre-estreno de LA VIDA DE ADÈLE para entrevistar a la joven ADELE, que con sólo 19 años, y gracias a su espléndida interpretación, tiene por delante una de las carreras con más futuro del panorama cinematográfico mundial.

La entrevista que vais a leer a continuación es una entrevista colectiva, y recogemos así todas las preguntas que todos los compañeros que compartíamos entrevista tuvimos ocasión de hacer a la joven actriz. Basada en la novela gráfica “El azul es un color cálido“, los paralelismos de la película con el cómic, su experiencia vital al interpretar un personaje tan intenso, y su relación con el director tunecino, fueron los ejes que marcaron una entrevista de casi cuarenta minutos en los que la actriz, si bien se mostró al principio muy distante, con el paso de los minutos y el bombardeo de preguntas, poco a poco se fue sintiendo más cómoda y segura.

_DSC0084mauro

LA VIDA DE ADÈLE está basada en la novela gráfica “el azul es un color cálido“¿Te leíste el cómic antes de hacer la película? ¿Lo conocías?

A.E.: Yo pasé un casting para poder conseguir el papel. A mí no me propusieron hacer la película. Sencillamente fui a un casting y obtuve el papel.  Lo que me llamó mucho la atención de la película era el propio personaje de Adèle. Fue después cuando leí el cómic aunque ya me habían advertido que lo que íbamos a rodar era una adaptación libre del mismo.

¿Qué te empujó a presentarte al casting de LA VIDA DE ADÈLE?

A.E.: Bueno, me atrajo mucho que es una historia que arranca de una manera muy simple y acaba en algo que es muy emocionante. Es algo que le puede suceder a todo el mundo. Otro factor determinante es que me encantan las películas de ABDEL. Me gustan mucho las escenas relacionadas con la comida que abundan en su filmografía, su manera de honrar a las mujeres, de retratar el pudor de los hombres en sus películas, y porque yo sabía que él iba a ir más allá de sus límites con esta historia, algo que para mí era muy interesante.  Es el mejor director de cine de Francia.

¿Siendo una adaptación tan libre, encuentras alguna relación entre tu personaje en la película y el del comic?

A.E.: No tienen nada que ver. El personaje del comic es todavía mucho más ingenuo y está lleno de dolor. De hecho en el cómic el personaje muere mientras que Adèle en la película vive (sonríe)

¿Te resultaron complicadas las escenas de sexo?

A.E.: Si tú supieras todas las veces que me lo han preguntado…es interesante…para nada fue lo más complicado del rodaje. Formaba parte de la actuación y muchas veces resultó un placer rodarlas.

la

¿Te siente lo suficientemente enamorada del personaje de Adèle como para afrontar una secuela?

A.E.: Bueno, a mí el personaje de Adèle me llega mucho, le entiendo, pero creo que ahora es momento de que la gente sea la que se relacione con el personaje y establezca sus vínculos emocionales con Adèle. En cuanto a hacer una secuela es algo que a corto plazo no me planteo, pero tampoco descarto volver a él dentro de un tiempo.

¿Has tenido en algún momento miedo de interpretar a un personaje tan intenso a nivel emocional?

A.E.: No, justo lo contrario. Fue una suerte. A veces era difícil, pero el propio enfoque cronológico de la película me ha ayudado mucho. Adèle pasa por varias etapas en la película y esta educación sentimental que representa cada una de sus épocas es verdad que puede resultar inesperado.

A raíz de eso, de dar vida a un personaje durante cinco meses que requiere una implicación tan intensa ¿Cuál ha sido tu estrategia para desconectar?

A.E.: Hay que descansar y permitirse pequeños placeres personales. Es verdad que son cinco meses y la película acaba por habitarte de alguna manera. En cualquier caso lo más duro ha sido que nunca veíamos el final. A tres semanas antes del final del rodaje aún no sabíamos si el personaje de Adèle se iba a suicidar, si se iba a ir con Samir…realmente no sabíamos cómo iba  acabar.

¿Has sentido emociones rodando la película, con tu personaje, que no habías sentido antes como persona, dada tu corta edad?

A.E.: Bueno, he vivido algunos estados de ánimo que nunca antes había experimentado. ABDEL es capaz de empujarte a situaciones emocionales donde no sabías que podías estar. Es lo que hace a ABDEL un director diferente.

LVA_PHOTO_HD_1800

¿Cuál fue tu primera reacción al ver la película por primera vez?

A.E.: Es complicado porque no puedo ser objetiva. Para mí es algo muy personal ya que LA VIDA DE ADÈLE es una aventura humana con la que he aprendido muchísimo. Es una experiencia que me ha aportado mucho. Puede que otros actores se fijen en si sus planos han sido cortados o no en el proceso de montaje, pero yo tengo claro que cualquier decisión que haya tomado ha sido lo más apropiado para la película en su conjunto, algo por el que le estoy muy agradecida.

¿Cómo fueron esos procesos de comunicación con Abdel para crear ese universo de intimidad tan intenso?

A.E.: ABDEL cuando tiene que trabajar con sus actrices siempre cultiva una especie de relación personal. Es alguien que te comprende espiritualmente. Desde el principio ambos hablamos y el diálogo fue muy fluido. El me advirtió de la complejidad del papel, de que no iba a ser fácil dar vida a Adèle, y que todo el proceso iba a implicar mucho esfuerzo por mi parte. ABDEL es un genio, es un director que no sólo honra a las mujeres en sus películas, sino también a las actrices que damos vida a sus personajes.

¿Quedó algo del personaje en ti una vez acabada la película?

A.E.: Todos los recuerdos, que no es poco. Sobre todo la experiencia del rodaje. Hay otros aspectos más personales que me son muy complicados de explicar.

¿Cómo fue tu relación con Lea, con la que tuviste que compartir escenas tan intensas?

A.E.: A LEA la vi sólo una vez antes del rodaje y la primera escena que rodamos juntas fue una escena de amor, con contenido sexual (risas). Supongo que cuando alguien se encuentra con otra persona, ambos totalmente desnudos, se da una situación que ayuda un poco a despojarse de todas las convenciones de educación o hipocresía. En esa escena había dos mujeres y dos actrices, sólo eso; las dos cara a cara. LEA ha sido para mí como una hermana mayor y hemos desarrollado mucha complicidad durante todo el rodaje. A pesar de la diferencia de edad nos hemos hecho muy amigas y nos hemos ayudado mucho mutuamente. Muchas veces en los rodajes se desarrollan relaciones muy superficiales que no sobreviven al término de éstos, pero en este caso LEA y yo seguimos manteniendo una gran amistad. ¡Hasta nos vamos de vacaciones juntas! (risas). Nos hemos hecho muy cercanas y la echo en falta ya que ella no ha podido estar aquí en Madrid para presentar la película.

¿Qué fue lo más difícil de interpretar a un personaje tan complejo que evoluciona tanto a lo largo de la cinta?

A.E.: Precisamente la evolución que sigue el personaje, desde que está en el instituto hasta que llega a ser maestra. Las escenas en la escuela, cuando Adèle es ya maestra, fueron especialmente difíciles porque los niños son muy espontáneos y naturales y encontrar un equilibrio entre la autoridad y el maternalismo, aspectos necesarios para trabajar con niños, resultó verdaderamente complicado. Hay que tener en cuenta que aunque los niños son muy monos y entrañables, ellos tienen unos puntos de referencia (siesta, horarios…) de los que yo carezco.

¿Esperabas la repercusión que está teniendo la película a raíz de su Palma de Oro en CANNES y su salto a la escena pública como filme abanderado de los colectivos homoxesuales?

A.E.: No, en ningún momento pensaba que la gente fuese a adueñarse de la película de maneras tan distintas, ni que la gente fuese a hablar tanto sobre ella. ¡Tengo 19 años!

adele

¿SPIELBERG ya ha hablado del filme. Le ha encantado ¿Trabajarías con él si te llamase?

A.E.: Pues no creo que le dijese que no…(risas)

Comentaba Lea que para ella la escena más dramática y difícil de afrontar fue la de la ruptura. ¿Cómo te preparaste sicológicamente para afrontarla?

A.E.: Sabíamos que era una escena muy importante. Incluso en el comic se ve, es el final. Es la destrucción de todo lo que se ha podido compartir, por lo que teníamos que enfocar la escena como una especie de derrumbe donde todo se cae. Yo agradezco mucho a Lea que estuviese ahí porque me puso en situación, me sirvió de guía. Para mí lo más complicado fue interpretar la inocencia de mi personaje sabiendo el  desarrollo y la conclusión de la escena.

¿Qué hay acerca de esa mediatizada pelea que está en boca de todos los medios?

A.E.: Bueno, la verdad es que ya se ha dicho todo a ese respecto. LA VID DE ADÈLE ha sido una aventura humana, y en una aventura, como en una pasión, hay altos y bajos. Se han dicho también muchas cosas en la prensa que no eran verídicas, y eso nos ha enseñado a que lo mejor siempre es lavar las cosas en familias y hablar y dialogar como adultos. El problema es que todo el mundo nos recuerda ese episodio…

Has alabado mucho al director. ¿Volverías a trabajar con ABDEL KECHICHE?

A.E.: Por el momento es algo que no me planteo. El rodaje ha sido muy duro y creo que ambos necesitamos trabajar con otra gente, aunque no descarto volver a encontrarme con él en el futuro.  Si quiero puntualizar que cuando hablo de ABDEL no persigo alabarle, lo que digo es la verdad. ABDEL es muy complejo, como todo el mundo, pero siempre me ha empujado hacia arriba. Él tiene una pasión que es muy imponente, que lo devora todo, y por eso a veces es resulta muy difícil seguirle.

Se habla de un rodaje muy duro porque  ABDEL KECHICHE es un director muy perfeccionista.

A.E.: Bueno, el rodaje duró 5 meses, algo que no es muy normal. ABDEL hace muchas tomas pero al mismo tiempo te da mucha libertad, mucho espacio, para que puedas liberar tu imaginación y así ser capaz de proponer e improvisar. Al mismo tiempo que tú exploras tus posibilidades él está esperando el momento mágico, la mejor toma. De esta manera ABDEL logra que nunca te disfraces, que el actor trabaje siempre  desde la emoción. Esta manera de trabajar hace que todo el proceso de rodaje sea muy lento y es cierto que a veces uno de desespera y no entiende por qué hay que repetir tantas veces una escena. Puede ser difícil de llevar pero a cambio el actor siempre tiene la tranquilidad de que la toma escogida por ABDEL para el montaje será la mejor.

LVA_PHOTO_HD_0800

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

A.E.: Lo más inminente es mi participación en una película que va a dirigir SARA FORESTIER, que ya trabajó como actriz a las órdenes de ABDEL en LA ESCURRIDIZA, O CÓMO ESQUIVAR EL AMOR (2003). Mi papel será el de una chica sordomuda, y para SARA será su primera película.

¿Tienes miedo de que un personaje tan fuerte y tan grande como este condicione tus próximos proyectos?

A.E.: Tengo miedo, y es algo que ya estoy viendo, de que la gente se limite a comparar mi trabajo con el personaje de Adèle con todo lo que está por venir. De hecho, mi próximo personaje seguramente se preste a ello.

ADÈLE, ABDEL dijo en su momento que la polémica podía haber ensuciado la película. Esta misma polémica, por otro lado, parece haber ayudado de alguna manera a que más gente acuda a los cines. Como actriz, ¿consideras más importante que mucha gente vea la película o que la prensa pueda haber distorsionado la visión de la misma?

A.E.: Para mí lo más importante es ser honesta conmigo misma, y que yo sepa cuál es la verdad.

La película comprende los capítulos 1 y 2 y se ha comentado la posibilidad de una secuela ambientada diez años después. ¿Cómo ves al personaje de Adèle dentro de diez años?

A.E.: Realmente prefiero que sean otros los que se adueñen del personaje de Adèle porque yo no estoy segura a día de hoy de querer volver al personaje. Lo único de lo que estoy segura es  que el personaje nunca olvidará a Emma, pero afortunadamente seguro que amará a otras personas aunque todavía no lo sepa. Se enamorará de manera distinta, de un hombre o una mujer.  De todas las relaciones se aprende.

¿Con qué director español te gustaría trabajar?

A.E.: Con PEDRO ALMODÓVAR. Él también tiene una manera especial de filmar a las mujeres.

 

 

 

Alfonso Caro

 

No hay comentarios