Compartir

EL SEÑOR DE LOS ANILLOS PROMOCIONAL EL PALOMITRON

En 2014 parecía que el universo audiovisual de El señor de los anillos decía adiós para siempre con el estreno de El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos. Desde el pasado verano los servicios de visionado online Netflix, HBO y Amazon Prime Video comenzaron a disputarse los derechos de la saga de fantasía medieval.

Durante el verano, los upfronts de televisión (el momento en que las cadenas privadas y servicios VOD compran derechos para sus próximas temporadas) pusieron en comunicación a Tolkien Estate and Trust con los servicios de visionado bajo demanda para desarrollar un proyecto ambientado en las novelas de J. R. R. Tolkien.

Hasta las últimas semanas no se ha logrado llegar a un acuerdo, en el que finalmente ha sido Amazon Prime Video quien se ha hecho con los derechos. Aunque por el momento no se conocen muchos detalles, lo que sí se sabe es que incluiría los derechos para varias temporadas y la probabilidad de realizar un spin-off. Al cargo de todas ellas estaría el estudio de la plataforma junto a Tolkien Estate, HarperCollins y Newline.

EL SEÑOR DE LOS ANILLOS CONCEPT ART EL PALOMITRON

Desde su inicio, Amazon Prime Video ha sido el encargado de desarrollar series de éxito como Transparent, de los hermanos Duplass, American Gods, la adaptación de Neil Gaiman, y Crisis en seis escenas, creada por Woody Allen. Ahora, según sabemos, la serie de televisión sobre El señor de los anillos no consistirá en una nueva adaptación de las historias ya llevadas a la gran pantalla, sino que explorará el mundo de Tolkien antes de los acontecimientos de La comunidad del anillo.

El proyecto, que llega a Amazon tras el deseo de la compañía de hacerse con una serie de fantasía medieval con la que competir contra Juego de tronos, no solo se ha convertido en el más ambicioso por el producto con el que quiere competir; también ha sido el que más le ha costado hasta la fecha. La inversión de la empresa ha sido de entre 200 y 250 millones de dólares, a los que aún no se han sumado los gastos de producción.

María Reinoso

No hay comentarios

Dejar una respuesta