Compartir

Tu, yo y ella - El PalomitronTú, yo y ella: Atrás se quedó el refrán de tres son multitud. Y es que la temática del poliamor cada vez se ha puesto más de “moda” en la sociedad que nos rodea. Películas (Vicky Cristina Barcelona), obras de teatro (Una noche como aquella), series (True life), libros (Against Love)… Un tema tabú que, a pesar de que todavía sigue siendo impensable para muchas personas, para otras está a la orden del día, ya sea porque lo practiquen ellos mismos o gente conocida de su alrededor. En este sentido, llega ahora una nueva serie producida por la plataforma de Netflix, creada por John Scott Shepherd (Save me) y dirigida por este y Nisha Ganatra (Better things), nos muestra que el amor a tres puede ser posible con Tú yo y ella (You Me Her).

Esta comedia romántica norteamericana, cuya primera temporada está compuesta de diez episodios de 28 minutos que se ven en un rato, tiene de todo: escenas de risa (con la vecina adolescente, fumados bailando o comiendo pizza como adolescentes en pleno campamento en sus casas), sexo (más de una con el trío, jugueteos debajo de la mesa), amor (entre los tres y los correspondientes enredos de Izzy con otras personas), acción (en el bosque) y surrealismo (con sus vecinos más que cotillas). Pero centrémonos en quiénes son los que nos dan todos estos momentos: Jack y Emma. Este matrimonio a punto de cumplir los 40 vive en un barrio rodeado de familias felices. Esto les hace darse cuenta aún más de la crisis en la que se encuentran sus vidas. Un guion ligero que te muestra su día a día profesional (ella como arquitecta y él como consultor de alumnos en un colegio privado) y personal, hasta que la situación se vuelve tan insostenible que provoca que Jack contrate a una señorita de compañía.

Allí es donde entra en juego Izzy, una joven veinteañera estudiante de psicología muy atractiva que desconcierta a Jack, dando un giro completo a la historia: lo que parecía una narración de infidelidades con una señorita de compañía en un principio, o una historia para reavivar la mecha de la pasión sexual entre el matrimonio se transforma en una historia de “amor” a tres, planteamiento que se ve desde el primer episodio y en el que, a medida que van pasando los nueve restantes, se verán los dilemas de estos tres personajes y las personas que le rodean.

¿Está más “enganchada” la joven soltera que el matrimonio, o al revés? ¿Se complementan mejor entre ellas?, ¿Solo es cuestión de sexo? ¿No pueden estar los tres por separado ni en pareja? ¿Es solo un juego para que se pase la crisis del matrimonio y la joven se está tomando demasiado en serio? ¿Es cuestión de dinero por parte de Izzy? ¿Irán en busca del embarazo que les toca debido a sus edades? Todas estas cuestiones se plantean en esta primera temporada que nos deja con ganas de que venga su segunda y tercera temporada (ya confirmadas) para salir de sospechas y responder a nuestras preguntas.

Greg Poehler, Rachel Blanchard y Priscilla Faia son, respectivamente, Jack, Emma e Izzy. Estos actores nos dan en la pequeña pantalla la fusión entre sus personajes y el feeling que transmiten sus miradas. Un guion fresco y desconocido en este tipo de plataformas para televisión que peca de tener algún que otro cliché del cine norteamericano romántico y con algún aspecto surrealista (los vecinos pesados capítulo sí, capítulo también). Hemos caído rendidos antes esta historia que va más allá del sexo: nos habla de los sentimientos de tres.

Netflix demuestra que también sabe hacer comedia ya no solo con esto, sino también con otros ejemplos como los de Unbreakable Kimmy Schmidt o Santa Clarita Diet. ¿Qué será lo próximo? Sea lo que sea, apostaremos por ello.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta