Compartir

perdido_cartel_palomitron

La naturaleza y el ser humano se funden en el nuevo largometraje del francés Christophe Farnarier. El perdido (El perdut) nos sitúa en Gerona en febrero de 1994. Narra la historia de Martí (Adri Miserachs), un hombre que asciende a una montaña en una moto, cargado con una escopeta, y cuyo único fin es quitarse la vida. Una vez arriba, e incapaz de cometer el suicidio, decide alejarse de la sociedad y quedarse a vivir en el bosque.

La película se erigió como una de las grandes revelaciones de la Sección Oficial Zonazine del Festival de Málaga, y se llevó la Biznaga de Plata al Mejor director, al Mejor actor y a la Mejor película.

palomitron_fotografia_nieve_perdido

Farnarier nos plantea un largometraje en el que la naturaleza salvaje y la naturaleza humana se funden en la figura de Martí, un hombre a punto de quitarse la vida con una escopeta en medio del bosque. Incapaz de cometer el acto, pospone su acción y comienza a deambular por la montaña.

El viaje interior de Martí se funde con el viaje exterior que realiza por las montañas de Gerona, donde la fotografía (dirigida por el propio Farnarier) ilustra el viaje con imágenes deliciosas. Destacan los contrastes entre el verde de los frondosos bosques, las frías montañas nevadas y la textura de las rocas. Se relata en todo momento con luz natural, lo que aporta ese realismo que caracteriza al largometraje. Así, se erige como uno de los puntos fuertes de este.

palomitron_fotografia_el_perdido

Sumado a la fotografía, el tratamiento del sonido ayuda a crear el ambiente idóneo para el desarrollo de la historia. Sin una sola línea de diálogo en los 93 minutos de duración del filme, sonidos como los pasos sobre el hielo, el comienzo de un fuego o la lluvia impactando sobre la madera crean un universo propio. Los sonidos de la naturaleza van creando la película.

Además de la fotografía, cabe destacar la magnífica actuación de Adri Miserachs. La evolución del personaje (desde el comienzo, donde quiere quitar la vida, hasta el descubrimiento de sí mismo, alejado de los bienes materiales) crea un mundo interior amplísimo que ayuda a comprender la psicología del personaje y entender la situación que atraviesa. Cada movimiento, mirada y acción convierten al protagonista en un personaje redondo que no necesita diálogo para demostrarlo.

marti_perdido_palomitronEs interesante hablar de la reflexión que hace desde el interior de un individuo al borde del suicidio sobre su propia condición como humano. Plantea que el protagonista no quiere quitarse la vida, sino escapar de sí mismo. Así, conforme avanza el guion, vemos que Martí adopta diferentes actitudes, como dejar el arma y equiparse con una cantimplora y un sombrero, por ejemplo. Esto demuestra no su deseo de acabar con su existencia, sino de acabar con la vida que llevaba hasta entonces. Es algo que ya hemos visto en largometrajes como Hacia rutas salvajes (Sean Penn, 2007), pero no tratado como aquí, desde el interior del personaje, sin la intervención de diálogo o personajes secundarios.

A pesar de querer salir de la vida que le oprime, descubrimos que no puede desligarse totalmente de los bienes terrenales. Si bien no como los llevaría en su anterior vida, sí dependiendo de ellos para sobrevivir. O mejor dicho, para vivir en mejores condiciones. De ahí la creación de la cabaña o el asentamiento en la casa abandonada.

fotografia_palomitron_perdido

Ahondar en el deseo de descubrirse lejos de la sociedad (no como animal social, sino como ser) para valorar la vida como tal y no como un suceder de acontecimientos relacionados con el ascenso laboral, la creación de una familia o la planificación de un viaje a la playa. Explotar los propios límites, descubrirse en la soledad, en el frío y en el hambre para intentar conocer el significado de uno mismo y de la propia existencia humana. El perdido refleja en su título no el hecho de que el personaje se pierda en el bosque, sino el hecho de que está perdido por dentro desde antes de comenzar el filme.

LO MEJOR:

  • La actuación de Adri Miserachs.
  • La selección de escenarios y la dirección de fotografía.
  • La profundidad del guion sin necesidad de una sola línea de texto.

LO PEOR:

  • La prolongación excesiva en algunos planos al comienzo del filme.

 

Cristina Domínguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta