Compartir

El Otro Lado de la Puerta¿Qué pasaría si tuvierais la posibilidad de despediros de ese ser querido que falleció de repente y no tuvisteis oportunidad de hacerlo? ¿Cómo sería si pudierais tener a esa persona “al otro lado de la puerta”? Suena interesante a la par que perturbador, ¿verdad? Pues esto es lo que plantea El otro lado de la puerta, el nuevo trabajo de Johannes Roberts (Almacenamiento 24, La carretera de la muerte).

La historia parte de la reciente muerte del pequeño Oliver en un accidente. María, su madre, no consigue pasar página e intenta superar día a día la ausencia repentina de su hijo con el apoyo de su marido Michael y su hija Lucy. Pero un día, María descubre por Piki que puede despedirse de su hijo a través de un ritual que separa el mundo de los muertos del de los vivos. Solamente tendrá que cumplir una condición: en la despedida no podrá abrir la puerta por la cual están separados ambos. Un requisito al que María no hace mucho caso…

La trama, cuyo tráiler genera unas expectativas mejores de las que ofrece (primer error), está escrita por su director, Roberts, junto a Ernest Riera (El bosque de los malditos 2) y cuenta con una base bastante original que bien podría haberse aprovechado mucho más, porque no queda ni a la altura de un telefilme. Su guion cuenta con gran abundancia de clichés del cine de terror: el piano suena sin ser tocado (aparentemente), se escuchan portazos y golpes en las ventanas, se producen cambios de plano cuando el personaje está de espaldas a la cámara… Una serie de factores que estamos cansados de ver una y otra vez. Aspectos que, a su vez, ocultan un tema que, a priori, parece interesante: la reflexión entre la vida y la muerte.

El Otro Lado de la Puerta

El espectador de susto fácil se seguirá asustando, pero aquel que tenga trillada toda la filmografía del género no encontrará cabida para la imaginación. Cabe destacar, eso sí (digno de aplauso) la aparición del personaje fantasmal interpretado por Javier Botet. El manchego ya es todo un experto en llevarse la palma en los sustos (Expediente Warren 2, La cumbre escarlata, Rec, Mamá…). Junto a él están las interpretaciones (de aprobado) de Sarah Wayne Callies (The Walking Dead) a la cabeza del reparto, que es María, una madre que ha perdido la ilusión de vivir tras el trágico accidente de su hijo Oliver, interpretado por Jax Malcolm (Sobre Scout). Esperábamos que el niño ya maldito volviera al mundo de los vivos para aterrorizar más con su presencia. Completa el reparto Jeremy Sisto (¿El amor es todo lo que necesitas?) como Michael, el fiel marido de María. El matrimonio tendrá que sobreponerse (a ella le costará más que a él, este es otro de los tópicos) para seguir adelante con su hija Lucy, encarnada por Sofia Rosinsky (Zoe y el Príncipe). La pequeña tendrá algún aspecto positivo, pero, para verlo, el espectador tendrá que esperar y aguantar al final del filme.

El Otro Lado de la Puerta

Otro de los aspectos que podría haber dado mucho más juego es el de los indios pintados que aparecen de forma repentina, ya que no queda muy clara la razón por la que están allí (más allá de verlos como una alarma de que algo malo sucede).

Un escenario, el de La India, y el templo donde hace María el ritual, que podría haber sido mejor aprovechado para este tipo de cinta y tampoco se le sacó todo el partido, ya que la secuencia del tenebroso santuario genera la espera continua del susto. Y en eso se queda, en la espera. En definitiva, toda una tragedia que hará al público desear no haber abierto la puerta…

LO MEJOR:

  • La escena de Javier Botet.
  • Los indios que aparecen repentinamente.

LO PEOR:

  • El tráiler genera más de lo que ofrece
  • Guion previsible, lleno de tópicos y sustos fáciles.

María Páez

No hay comentarios