Compartir

 

 

lo que el dia cabezera

 

Basada en la novela del escritor argelino Jasmina Khadra, ALEXANDRE ARCADY nos sumerge en la Argelia colonial y en su lucha por la independencia a través de la historia de un amor imposible. En este escenario, la riqueza de mensajes que pretende transmitirnos es tan amplia que acaban quedando desdibujados a pesar de las casi tres horas de película.

 

El relato se centra en la vida de Younes (FU’AD AÏT AATTON), hijo de un bereber que ve como el mundo que él conocía está condenado a desaparecer bajo la presión del latifundismo colonial. A través de esta historia nos introduce en el drama de la migración de miles de pequeños propietarios y gentes del campo que alimentarán la miseria de las grandes ciudades. Orán y Río Salado con su espectacular paisaje mediterráneo nos muestran dos mundos que conviven ignorándose,  el del lujo occidental y el de los árabes condenados a una servidumbre impuesta. Younes consigue escapar de su destino gracias a que es acogido por un tío farmacéutico casado con una francesa. Ahí conocerá el amor y la amistad pero además será testigo de la injusticia a la que es sometida su pueblo creando en él fidelidades contradictorias.

 

playa

A raíz de esta situación la película intenta enseñarnos, muy superficialmente, el intransigente colonialismo de Francia en Argelia y su negativa a incluirla en el proceso de descolonización (no está de más recordar que en el 2012 Hollande pidió disculpas al pueblo argelino por este comportamiento); el dolor que supuso la pérdida de lo que hasta entonces habían considerado su tierra para muchos franceses (y españoles en el caso de Río Salado, cuya presencia se remonta a varios siglos atrás); y la reacción del pueblo que lucha por su libertad y su dignidad desde las posiciones más políticas y diplomáticas, hasta la lucha armada del FLN. Todo ello con una visión comprensiva y conciliadora que simplifica en extremo los hechos y crea personajes que se convierten en meros iconos de una postura para servir únicamente al fin de la historia.

 

el

 

Pero frente a lo que pueda parecer, no se trata de una película política ni histórica. Este trasfondo se diluye en una historia de amor y amistades que transcurren a lo largo de varias décadas y que peca de cierto carácter folletinesco. El amor entre Younes y una magnífica Èmile, interpretada por NORA ARNEZEDER (EL LADRÓN DE PALABRAS, 2012) que consigue hacernos creíble su papel a pesar de las dificultades del guión, vuelve a simbolizar esas barreras autoimpuestas o impuestas desde fuera, un tanto forzadas en este caso, que nos impiden alcanzar la felicidad. Éste es el auténtico mensaje de la película, el arrepentimiento ante una renuncia que obliga a abandonar lo que  se quiere  por lo que se debe. Sólo el tiempo y la perspectiva que proporciona, nos permitirá valorar si el sacrificio mereció la pena.

 

ella

 

LO QUE EL DÍA DEBE A LA NOCHE es el precio que debemos pagar por alcanzar unos objetivos que no siempre llegan sin dejar cosas en el camino, es la deuda que mantenemos con nuestro pasado enfocada tanto desde la historia de una nación como desde una historia de amor.

 

 

LO MEJOR:

  • El paisaje y la ambientación que proporcionan a toda la película una luz y exotismo que en sí mismo merece la pena.
  • La interpretación de NORA ARNEZEDER, que junto con la de ANNE CONSIGNY, son las más destacables y creíbles de la película
  • Algunos diálogos entre los protagonistas en los que nos transmite un mensaje de comprensión ante las diferencias culturales y la injusta prepotencia del colonialismo occidental muy de agradecer en las circunstancias actuales

LO PEOR:

  • La interpretación del protagonista masculino, FU’AD AÏT AATTON, actor-modelo francés de origen marroquí cuya inexpresividad y frialdad son uno de los grandes fracasos de la película.
  • La simpleza de la historia y falta de profundidad psicológica de la mayoría de sus personajes que nos hacen pensar que nos encontramos ante un folletín antes que ante una gran historia.
  • Resulta excesivamente larga cansándonos con situaciones repetitivas.

 

 

Marina Calvo.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta