Compartir


 

colosio

 

En los últimos diez años han sido asesinados en México más de ochenta periodistas, diecisiete han desaparecido y otros muchos han sido obligados a exiliarse. Contar la verdad cuesta caro en un país donde las presiones del narcotráfico y la corrupción institucional deciden lo que debe saberse y lo que no. La impunidad ante el crimen y el miedo a la denuncia activan otros medios para tratar de comunicar, para protestar y no permanecer impasibles. Es este contexto el cine se convierte en un instrumento social que además de entretener y conmover cumple una función social no exenta de riesgo y presiones.

 

COLOSIO100

 

CARLOS BOLADO, director comprometido con causas sociales (como demostró en su documental nominado a los Óscar en 2001 PROMESAS o en el también premiado con siete Arieles BAJA CALIFORNIA: LOS LÍMITES DEL TIEMPO de 1998) retoma en esta película un hecho real que conmocionó México en 1994, el asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato a la Presidencia de la República por el PRI (Partido Revolucionario Institucional). A través de una explicación ficticia de cómo pudieron haber sido los hechos, BOLADO recoge los rumores que durante los meses siguientes a la investigación circularon por boca de todo México.  Las presiones a la fiscalía, investigaciones paralelas instigadas y acalladas por el gobierno y las coacciones de los narcos, contribuyeron a resolver el crimen de forma sospechosa, según el relato de Bolado, señalando un único culpable que escondía los auténticos cabecillas y cerebros del asesinato.

 

COLOSIO200

 

La película nos muestra con un gran dinamismo y una trama compleja, la personalidad de Colosio y cómo, en su afán de acabar con la corrupción y con el control del narcotráfico (recordemos que en esta época muchos periodistas luchaban por demostrar el poder que el narcotráfico tenía dentro de la política mexicana, hecho hoy indiscutible) se granjea importantes enemigos que serán los instigadores de su asesinato. BOLADO nos hace un retrato de los distintos intereses que conforman la política mexicana a través de sus cargos institucionales, nos expone sus tácticas, sus traiciones y la naturalidad con que se acepta una corrupción endémica.  Para ello cuenta con unos diálogos cargados de contenido y segundos sentidos, donde lo que no se dice es tan importante como lo que se dice. Utiliza (pecando de cierto abuso) unos primeros planos muy próximos de los rostros de los protagonistas que contribuyen a crear una sensación inquietante y de rechazo.

 

COLOSIO300

 

Más humano resulta el retrato de los que se encuentran al otro lado, los que buscan la verdad, víctimas necesarias de un sistema donde, como se afirma en la película, “la gente creerá lo que tenga que creer”.  Gracias a una aproximación más profunda a estos personajes, entre los que destacan las interpretaciones de JOSÉ Mª YAZPIK y KATE DEL CASTILLO, BOLADO nos muestra la verdadera cara que se encuentra detrás de las cifras de muertos en un país donde la vida no vale nada. Él da valor a esa vida y consigue conmocionarnos con la violencia y la impunidad con que se acallan verdades que ponen en peligro un mundo de privilegios y corrupción, en palabras del Fiscal encargado de la investigación  “cuando el campo se anega salen las ratas”.

 

COLOSIO EL ASESINATO es una película de intriga política contextualizada en una realidad histórica que no nos puede dejar indiferentes. Pero es ante todo una película de denuncia, un intento de contribuir desde el cine a una función social que es necesario conocer y que aún hoy genera inquietudes. Muestra de ello es la polémica generada en México por el estreno de la película coincidiendo con las elecciones presidenciales y las amenazas e intentos de coacción a sus realizadores.

 

 

 

LO MEJOR:

  •  La función social que en ocasiones el cine está obligado a asumir.
  •  Los diálogos cargados de significado.
  •  Una trama ágil y compleja que atrapa nuestra atención.

 

LO PEOR:

  •  El dinamismo y la sugerencia a veces generan cierta confusión en la exposición de los hechos.
  •  Algunas interpretaciones algo sobrepasadas y unos primeros planos que en su abuso pierden fuerza.

 

 

 

Marina Calvo.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta