Compartir

FREECINEMA

Junto a los “Nuevos Cines” que surgieron en Europa mediados del siglo XX, como el Neorrealismo italiano o la Nouvelle Vague, se dio en Inglaterra el llamado Free Cinema.

Este movimiento, que se mantuvo vigente entre los años 50 y 60, se caracterizó sobre todo por la renovación que supusieron las temáticas de sus películas, y por su implicación social.

El Free Cinema fue el resultado del descontento que muchos artistas y cineastas británicos sentían en relación al cine tradicional de los grandes estudios Hollywoodienses, que con sus películas propagandísticas alejaban las historias de la realidad del momento.

Estos cineastas, entre los que cabe mencionar a TONY RICHARDSON, LINDSAY ANDERSON y KAREL REISZ, que pasaron a ser llamados The Angry Young Men, demandaron películas con un fuerte compromiso social y ansiaban un cine inconformista y reivindicativo, pero sobre todo libre, libre de toda coacción.

De este modo en sus películas se trataron temas y aspectos no tocados anteriormente por el cine británico, como el inconformismo social, la crítica a la burguesía y a la sociedad inmovilizada.

a taste
EL SABOR DE LA MIEL (1961)

En sus historias se percibe siempre un trasfondo de tristeza y de amargura por la mecanización a la que ha sucumbido la vida humana, y representan una denuncia por el aislamiento y la individualización del ser humano.

SOLE0
LA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO (1962)

Por ello, las tramas son genéricas y tienen como base los problemas sociales de todo el proletariado británico en su conjunto, a la vez que presentaban temas nunca antes tratados en el cine británico, como el aborto, la homosexualidad y la liberación sexual de la mujer.

DARLING0
DARLING (1965)

Los protagonistas de estas películas suelen ser jóvenes trabajadores o en paro, de clase media-baja, desesperanzados y cínicos con la sociedad que les rodea, generalmente con una familia desestructurada y con un final feliz difícilmente imaginable.

Para dotar de mayor realismo a las historias y aproximarse aún a más a lo cotidiano, el argumento se desarrollaba en ciudades oscuras, en zonas industriales y se respetaba el lenguaje popular de las gentes.

Debido a que entre sus mayores influencias estaban el cine documental y el neorrealismo italiano, los directores rodaron sus películas con pequeños equipos, normalmente cámara en mano y en movimiento, al margen de los estudios y con presupuesto ínfimo, en blanco y negro y habitualmente con una pista de audio no sincronizada y agregada por separado.

Y es que este movimiento también supuso un cambio en el ámbito musical, puesto que con ellas se dio una renovación en la composición de bandas sonoras, ahora formadas por temas del más típico jazz, en contraposición al clasicismo de anteriores filmes británicos.

Aunque con el tiempo sus integrantes se dispersaron y muchos de ellos pasaron a trabajar en su antes tan odiado Hollywood, sus postulados nunca desaparecieron del todo, ya que este movimiento desarrolló una variante del realismo que años después fue utilizada por directores como KEN LOACH, MIKE LIGHS o STEPHEN FREARS. Éste último realizó películas tan clarificadoras como MI HERMOSA LAVANDERÍA (1985), ÁBRETE DE OREJAS (1987) y SAMMY Y ROSIE SE LO MONTAN (1987).

 

Películas imprescindibles del Free Cinema: 

SÁBADO NOCHE, DOMINGO MAÑANA. (TONY RICHARDSON, 1962)

SA0

Argumento: Arthur Seaton, un rebelde y agrio trabajador de una fábrica, mantiene relaciones con dos mujeres distintas. Una es esposa de un compañero de trabajo y queda embarazada de él, mientras que la otra, de la que se enamora, le exige un compromiso serio.

¿POR QUÉ VERLA?: Porque esta crónica de la vida de un pobre obrero inconformista retrata con maestría el conflicto entre los propios impulsos del individuo frente a las exigencias sociales imperantes.

 

EL INGENUO SALVAJE. (LINDSAY ANDERSON, 1963)

THIS

Argumento: En un pueblo minero del norte de Inglaterra, Frank Machin, tipo inglés de carácter violento y arrogante, disfruta de la gloria que le da ser la estrella del equipo local de rugby. Sin embargo, la relación con su casera, una joven viuda, le descubre una nueva forma de ser y de ver las cosas.

¿POR QUÉ VERLA?: Por la asombrosa interpretación de ED HARRIS de un minero sucio, maleducado, y egoísta (lo que le hizo merecedor del premio al mejor actor en el Festival de Cannes de 1963), que en el fondo sólo quiere lo que todos: sentirse querido.

 

LA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO. (TONY RICHARDSON, 1962)

SO0

Argumento: Un joven rebelde, enviado a un reformatorio por haber robado en una panadería, empieza a correr, y gracias a sus cualidades como corredor de fondo, va ganando puestos en la institución penitenciaria. Durante sus solitarios entrenamientos empieza a reflexionar sobre su vida antes de entrar allí, lo que lleva a comprender que se encuentra en una situación privilegiada.

¿POR QUÉ VERLA?: Porque está película, considerada por muchos la mejor dentro del movimiento, señala con un acierto incomparable los problemas reales que afectan a los menores, sus causas y sus secuelas.

 

IF…. (LINDSAY ANDERSON, 1968)

IF0

Argumento: En una elitista escuela privada inglesa tiene lugar una revolución dirigida por el alumno Mick Travis.

¿POR QUÉ VERLA?: Porque se trata de una sátira violenta e imprescindible contra las escuelas superiores privadas y el establishment británico, que dejará boquiabierto al espectador.

 

LEJOS DEL MUNDANAL RUIDO. (JOHN SCHLESINGER, 1967)

LEJOS

Argumento: Bathsheba Everdine, mujer obstinada, joven y hermosa, hereda inesperadamente una gran granja y se convierte en el objetivo de tres hombres totalmente distintos: un criador de ovejas, un soltero empedernido y acaudalado, y un violento sargento.

¿POR QUÉ VERLA?: Porque, aun siendo la película más atípica dentro del Free Cinema, es un excelente drama de época, perfectamente interpretado por una JULIE CHRISTIE en el mejor momento de su carrera.

 

Estos cinco filmes son desde mi punto de vista los más ilustrativos dentro del género, pero sin duda hay muchos más. Películas tales como UN LUGAR EN LA CUMBRE (1959) de JACK CLAYTON, o MIRANDO HACIA ATRÁS CON IRA (1958) y UN SABOR A MIEL (1961), ambas dirigidas por TONY RICHARDSON, merecen plenamente un visionado para acabar de conocer este interesantísimo movimiento cinematográfico.

 

 

Nacho B. Gutiérrez

No hay comentarios